Un partido de órdenes superiores o feliz navidad

Si algo tuvo el PSUV fueron ordenes, una organización formada y desarrollada no por políticos y si por militares cuya característica era la jerarquía y no la democracia interna, si algo discutió la izquierda desde hace mucho tiempo fue como más horizontal la toma de  decisiones y como hacer del liderazgo colectivo el ingrediente, lo cierto es que se comenzó desde el principio a desarrollar una especie de tribunal para juzgar la iniciativa y poner bajo la lupa de la dirección aquel que osara dudar de una opinión, decisión, dictamen del jefe de turno.

Llegue a conocer casos de algunos amigos que como el Pedro de la biblia tenía que negar el conocerte para poder obtener papel para que un libro de su autoría fuera impreso, casos en que “ “gracias” al negar el conocerme su libro seria impreso y publicado y el papel entregado de manera expedita, cosas en que pensar y cosas que se conocen y se conocían y que de nada valía la denuncia al fin y al cabo no había ley, estatuto organismo que no sufriera los embates de un “todopoderoso” a la hora de conocer el  “ quien manda” .

Hoy leí lo publicado por Díaz Rangel el  Diario Ultimas Noticias pocas cosas más cercanas a la verdad “Es un partido que no opina de ningún problema, nacional o internacional, por grave que parezca, hasta que no se conozca la opinión del gabinete o del Presidente, que lo es de la República y del partido, y por supuesto, sus opiniones estarán en absoluta armonía con las ya emitidas. El Psuv no está jugando el rol que le corresponde como partido revolucionario; es, se sabe bien, una aceitada estructura orgánica de gran utilidad durante los procesos electorales -como también lo fue AD-, es una maquinaria electoral, insuficiente para contribuir a la consolidación y fortalecimiento de una revolución como esta, asediada desde el exterior -no solo desde Washington-, con poderosos enemigos internos, que lleva sobre sus hombros una gran responsabilidad en Latinoamérica y el Caribe. No obstante ello, acaba de sufrir un descomunal descalabro, y todavía no se conoce la opinión del partido sobre lo sucedido, causas y perspectivas”  http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/politica/los-domingos-de-diaz-rangel-el-partido.aspx#ixzz3vYFZZ2F1

El partido que nunca existió como tal termino siendo un conciabulo de mandaderos cuya única discusión era quien era más obediente, quien seguía a pie juntillas las órdenes superiores y quien enviaba más cartas denunciando al tercero para ganar buen trato con superior, por los días que vienen el PSUV y sus organizaciones apéndices fusionadas en el GPP tendrán que buscar razones y no culpables de su descalabro electoral, yo ya había prometido no votar en caso de que no apareciera el REVOLUCIONARIO ALCEDO MORA, solo cumplí con la palabra empeñada.

Me pareció espantoso que ni la Fiscal General, CICPC, Defensor del Pueblo y claro tampoco los diputados de la Asamblea Nacional ejercieran la más mínima presión para encontrar a un desaparecido político un silencio que todavía no termina y que donde el mutis de un gobierno y sus seguidores, de un gobierno de izquierdas pero con algunos extravíos totalitarios siguen cubriendo con mantos de silencio y complicidad la desaparición de un ciudadano.

Los pretextos del PSUV se fueron agotando  y la incredulidad fue llegando al tope de nuestra resistencia emocional, nada más ofensivo en una sociedad que habla de libertad de expresión que ejercer el silencio militante, me da una gran tristeza y quizás indignación que se asumiera la denuncia acerca del caso Alcedo Mora como una colaboración con la derecha nacional.

Si algo es cierto es que todas o casi todas las instituciones se fueron cuadrando a un poder centralizado, de nada valían las charreteras obtenidas en procesos de lucha en el pasado, se quedaron en el estalinismo más crudo y vulgar y entre vaivenes y pesadillas tuve que ver a muchos y muchas peleándose por participar en el besamanos del señor, del mandamás.

Para terminar, y con esto de la herencia judeo/cristiana de nuestro pueblo imagino que estarán en la búsqueda de la resignación, del perdón a instituciones que como la Defensoría del Pueblo o la Fiscalía General de La Nación no hicieron nada o muy poco para dar con el paradero de  Alcedo Mora, pero permítanme escapar por un instante de esa lógica de la paz inclusive para los culpables o los que hicieron de la inacción su política, a ellos permítanme desearles desgracia eterna y un venturoso año nuevo… hasta que aparezca Alcedo Mora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1235 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /ideologia/a220164.htmlCd0NV CAC = Y co = US