Resistencia a la crítica y la autocrítica en la dirección chavista y el pico de zamuro

Se nota resistencia a la crítica y la autocrítica en los niveles del alto Gobierno bolivariano y en la alta Dirección del PSUV, ambos componentes se imbrincan o solapan en la Dirección del chavismo, tomando en consideración que en la alta dirección partidista hay preponderancia del funcionariato de alto rango gubernamental, podríamos inferir que esa resistencia tendrían que ver con la defensa del poder por el poder, es decir del poder en tanto que fin en sí mismo, y no como medio o instrumento para la construcción del Estado Socialista, ello explica la preeminencia en los espacios de poder de los mismos personajes, se recurre a rotaciones y nepotismo, o a través de personajes interpuestos o tutelados que forman parte del entramado de los bloques del poder palaciego, pareciera que el ejercicio del poder genera como una especie de suerte de derechos adquiridos que no permite la alternancia en el liderazgo o por lo menos en los Directivos, esto último lo decimos porque muchos de ellos no poseen las cualidades para ser reconocidos como verdaderos líderes, acaso como pseudo líderes.

Obviamente que el chavismo de base no tiene el complejo de la inhibición de la crítica y la autocrítica, y más aún en el contexto post 6—D, en medio de una tumultuosa derrota electoral que pone en alto riesgo, o como popularmente suele decirse en “ pico de Zamuro” la permanencia de chavistas y pseudo chavistas en la ocupación del poder político desde las instancias del Gobierno nacional después de tres lustros de detentar dicho poder. En primer lugar porque el chavismo de base que es el propio pueblo internalizo el proyecto socialista bolivariano en su trascendencia histórica, y en la única posibilidad de salvarse así mismo y a la humanidad enfrentado al capitalismo salvaje y desbastador; para mantener y actualizar dicho proyecto el ejercicio permanente de la crítica y de la autocrítica es necesario y consustancial al ser revolucionario tal que nos lo dejara el comandante y gran líder del Socialismo Bolivariano Hugo Chávez. Por otro lado por entender al proyecto bolivariano como proyecto histórico que va más allá de circunstancias electorales y la administración del poder desde las instancias burocráticas en la institucionalidad de la burguesía como lo son los Ministerios y otras dependencias, confeccionadas para el ejercicio de un poder formar reproductora de las relaciones de poder desde la burocracia, y desde el cual no podemos impulsar la creación del Estado Socialista, como decía el Che Guevara y el Comandante Fidel Castro, no podemos construir al Estado Socialista con las armas melladas del capitalismo, valga decir con la institucionalidad burguesa.

El único camino que tenemos los chavistas para desarrollar el Proyecto Socialista Bolivariano es impulsando al Estado Comunal, el “Bolivarianismo burocratizado es un fracaso” como quedo demostrado el pasado 6—D, la creación del Parlamento Nacional Comunal es un inicio, esperamos que la resistencia a la crítica y la autocrítica de la alta Dirección Chavista no torpede esta necesaria iniciativa promovida por el Presidente Nicolas Maduro, como dice un conocido aforismo “Sólo el pueblo, salva al pueblo”

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1294 veces.



Mariano Crespo Colina

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: