Autocrítica y Rectificación

Los resultados obtenidos en las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre obligan a una necesaria revisión y autocrítica. El primero en asumir esta autocrítica es el  Presidente de la República y Presidente del Psuv, Nicolás Maduro. De allí, y en forma de cascada, todos debemos asumir la cuota de responsabilidad que tenemos con los resultados obtenidos.

Ya  a lo interno del PSUV se han adelantado unos cuantos documentos que recogen las principales críticas, con nombres, situaciones, políticas y acciones que permitieron que la derecha llegara a tomar casi totalmente la Asamblea Nacional. Estos documentos deben traducirse en decisiones con las cuales arrancar lo antes posible, preparándonos para cuando la derecha tome la asamblea en los primeros días de enero.

Sin embargo, es importante reconocer públicamente algunos problemas y proponer algunas posibles soluciones.

Diagnóstico:

Estamos convencidos de que no le supimos explicar a nuestro pueblo que las colas y el derrumbe de nuestra moneda se deben a la Guerra Económica y no a la gestión del Gobierno Revolucionario. El común de la gente interpretó que esas colas se debían a una mala gestión y no a las agresiones imperiales y al entreguismo de nuestra derecha.

Sin embargo, el Gobierno Revolucionario también cometió errores en el manejo de esta Guerra: decisiones que no se tomaron o se tomaron tardíamente, políticas desacertadas, errores comunicacionales, etc. Estos errores tienen que ver con el tema de la alimentación: los mercales a cielo abierto o los que se han realizado barrio adentro han reforzado el clientelismo y han sido percibidos como una tortura para quien debe asistir a ellos.  Los Bicentenarios han sido una vitrina de fracasos y desaciertos, y la red de distribución ANSA junto con Polar y las transnacionales nos derrotaron en la calle al imponer su dinámica especulativa, acaparadora y de escasez selectiva.

Con respecto a la seguridad, la misma se ha manejado de forma espasmódica, las OLP sólo se realizaron en sitios específicos sin la debida continuidad. Desde las cárceles se manejan bandas de secuestro y extorsión, operando libremente y sin que el Gobierno haya sido efectivo en la prevención.

En relación a las agresiones a nuestra moneda, traducidas para el ciudadano común en una inflación descontrolada, no ha sido posible detenerla por nuestro Gobierno, dejando al pueblo a merced de comerciantes inescrupulosos quienes controlaron el tema de los precios. Se llegó al punto de que nuestro pueblo criticó severamente las regulaciones de precios porque se apropió del discurso de la derecha que decía que eso provocaba escasez. Fuimos derrotados primero en el aspecto ideológico y después en la práctica.

Por último, el Partido como Formador de Conciencia y Movilizador del pueblo se quedó en la campaña tradicional eludiendo el combate decisivo y el escenario de confrontación con la derecha. ¿En dónde hizo campaña la Derecha? pues en las colas del Bicentenario, de los Mercales y en cuanto supermercado ofrecía productos regulados. Allí el Partido estuvo ausente y allí se perdieron muchos votos.

Aún cuando la Gestión del Gobierno hizo esfuerzos enormes para atender a nuestro pueblo, el asistencialismo no dejó ningún saldo positivo, al contrario, regalar tabletas o taxis fue percibido como un intento desesperado por ganar unas elecciones a fuerza de prebendas, lo que ocasionó el efecto adverso, los de la derecha que recibían los beneficios decían que su voto no se compraba con una tableta o un taxi, y los de la izquierda se decepcionaban por quedar muchas veces fuera de estos beneficios.

También hay que decir que nuestra gestión de Gobierno ha estado mediatizada por la presencia mayoritaria de la oposición en nuestras instituciones de Gobierno. El día 7 de diciembre fue impresionante ver cómo se celebraba en algunos puestos de gobierno con total desvergüenza. Nuestro Gobierno debe ser incluyente y para nada excluir a los escuálidos, pero es inaceptable que estos estén en posiciones de dirección y de toma de decisiones.

Propuestas para Reimpulsar la Revolución

Como temas centrales en la Gestión de Gobierno, deben ser atacados el problema de la corrupción, el nepotismo, el clientelismo, la impunidad reinante que desencanta a nuestros militantes y el problema de la presencia enemiga dentro de las filas del Gobierno. Debemos asumir como principio de nuestra Gestión de Gobierno "un hombre - un cargo". No puede ser que un funcionario sea presidente de varias instituciones, ministro, vicepresidente y hasta dirigente con responsabilidades en el PSUV. Por más eficiente y brillante que sea un funcionario, debe dedicarse a un solo cargo o a una sola responsabilidad. Debemos confiar en el pueblo, por eso jamás debemos temerle al ejercicio pleno de la Democracia Directa y del Autogobierno. Ante la coyuntura de una mayoría que tiene la Derecha en la Asamblea, debemos volcarnos al pueblo legislador, a activar los parlamentos comunales y a convocar a los Consejos Locales de Planificación Pública.

Se hace necesario una reestructuración del Gabinete Ejecutivo. No hablamos de una política de enroques o reciclaje, sino colocar en los cargos ministeriales a líderes que conjuguen lo político con lo técnico, que estén en contacto permanente con el poder popular y que tomen acciones audaces que permitan hacer efectivo un verdadero sacudón en el Gobierno.

Alimentación

En necesario reorientar la política de seguridad y soberanía alimentaria, los bicentenarios y los mercales no han sido efectivos en la lucha por la alimentación y los planes de siembra, la misión AgroVenezuela no se han traducido en logros importantes hacia la soberanía alimentaria. Es urgente la territorialización de la distribución alimentaria, con la participación del poder popular y con poder efectivo para la fiscalización de toda la cadena de distribución, además de tener poder para la toma de decisiones. Se hace necesario la urgente modificación a través de campañas masivas de información de los patrones de consumo de la población. Es importante decir que, en 17 años no hemos avanzado en derrotar los patrones de consumo impuestos por el Capitalismo, no hemos superado la cultura del trigo que nos hace dependiente de un producto importado y que se ha hecho casi indispensable en nuestra dieta (la pasta, el pan, el cachito, el pastelito, la torta, las galletas, etc…). Es urgente volver a nuestros esquemas de consumo originarios y basados en nuestros productos. Es necesario tomar medidas contra el bachaqueo y el contrabando, evitando el tema de la impunidad. En el caso de los Bicentenarios, por citar un caso, es indispensable montar los sistemas informáticos que controlen a los bachaqueros, evitando los pagos en efectivo y atacando a las mafias enquistadas en ellos.

Poder Popular

Con respecto al Poder Popular, el Ministerio de las Comunas no ha avanzado en el desarrollo de las mismas, a veces decimos que las Comunas y los Consejos Comunales se han podido formar "a pesar" del Ministerio. Como vocero del poder popular he sido testigo de la falta de visión y de obstáculos de los funcionarios que dificultan el desarrollo comunal. Por eso urge que se reestructure el mismo con real participación y contraloría del Poder Popular sobre el Ministerio. El Ministerio de las Comunas debe ser el principal impulsor de las tesis revolucionarias de la Democracia Directa a través del Poder Popular y del Autogobierno, eo es lo que encierra el pensamiento central del Comandante Chávez cuando señaló "Comuna o Nada".

Seguridad

Con respecto a las Prisiones, no puede ser que desde dentro de las mismas se siga controlando el negocio de los secuestros y la extorsión ¿tan difícil es colocar un bloqueador de celulares y redes wifi? Hemos llegado al extremo de que, en algunas cárceles en las que se paga vacuna, los pranes tienen hasta puntos de venta para facilitar a los extorsionados que puedan pagar usando sus tarjetas de débito o crédito. Además debemos profundizar, con un carácter de permanencia, los operativos de la OLP, afianzar las policías comunales y desarrollar la inteligencia a nivel de las comunidades. La Misión Patria Segura debe continuar profundizándose.

Cultura Revolucionaria

Con relación a la cultura y a la formación del hombre nuevo no hemos podido avanzar. Los valores de la competencia, el individualismo y el consumismo no han podido derrotarse y siguen cada día más vigentes. Vemos que lanzamos mensajes contradictorios, por ejemplo, desde nuestros canales como TVES promoviendo el machismo, la competencia y la cosificación de la mujer. Otro caso, finalizando noviembre, dio pena ajena ver a funcionarios del alto gobierno anunciar con bombos y platillos la importación de pinos canadienses, declarando así que salvaban la navidad. Pareciera que nos rendimos a la transculturización. Cuando el Comandante Chávez pidió que no se colocaran arbolitos navideños, sino nacimientos en las instituciones, se cumplió su orden esa vez y luego cayó en el olvido. Por otro lado es necesario dejar de regalar tabletas, canaimitas, taxis y otros. No se trata de cobrarlos a precios especulativos del mercado capitalista, se trata de que cada instrumento que el Gobierno le dé al pueblo tenga una retribución en términos de trabajo colectivo y comunal. A quien se le regale o asigne un bien, en la medida de lo posible debe retribuir al Estado su valor, con trabajo, con dinero o con algún aporte, de lo contrario incentivamos el facilismo y el asistencialismo. Es urgente por tanto, profundizar en el tema de la formación e ideologización progresiva y permanente.

Industrialización

No hemos avanzado tampoco en la industrialización y en el desarrollo de una estructura eficiente de distribución de los productos que importamos. No hemos logrado la transferencia tecnológica de las empresas que hemos creado con el apoyo de nuestros socios internacionales, hasta hemos aceptado la triangulación de mercancías encareciendo nuestros productos. Por tal razón se propone la activación, con plenos poderes, de la Comisión Central de Planificación, para centralizar y planificar los medios de producción, generar los planes de industrialización y para ubicar aquellas cadenas productivas, completas, en las que pueda intervenir o que pueda asumir el Gobierno. No podemos estar encargándonos de empresas como piezas sueltas de un gran mosaico industrial, sino que debemos trabajar en cadenas completas que nos permitan tener el control desde la materia prima hasta la producción, distribución y comercialización. Debemos avanzar también en la formación de los trabajadores que nos permita impulsar la autogestión sin paternalismos ni asistencialismos, al contrario, asumir las empresas con profunda conciencia y responsabilidad de la tarea encomendada.

El Partido

En relación al Partido, debe crearse urgente la figura del Delegado del Partido por cada Institución, Dirección o Viceministerio, que participe de la Gestión y de la Contraloría, que tenga voz en las decisiones políticas que se tomen y que además, muy importante, no pertenezca a la institución. De lo contrario estaría su gestión mediatizada por la estructura y la dirección de la institución. La presencia formativa y rectora del partido, que se sienta omnipresente y activo en toda la sociedad puede cambiar radicalmente la conformación de fuerzas y construir la hegemonía que apunte a la Irreversibilidad de la Revolución.

Los Militares y la Defensa

Con respecto a los militares en la gestión de gobierno, la misma debe reducirse, ya que por su naturaleza, se hace muchas veces incompatible su forma de conducir una empresa o institución, en base al orden cerrado, con la forma en que la hacen los civiles, con controles horizontales y sin la verticalidad de la estructura de mando militar. Además se crean contradicciones en las que, por ejemplo, se tienen a militares subordinados a otros de menor jerarquía en un ministerio o institución.  

Como política acertada del Gobierno Revolucionario, el cierre de las fronteras debe permanecer, sin embargo, deben haber comisiones de seguimiento, mixtas (no sólo de militares) en el tratamiento del contrabando, el cual ciertamente ha disminuido pero que no ha desaparecido de las fronteras.

Es fundamental la instrumentación de planes de defensa de la patria con un alto contenido moral y formativo, generadores de conciencia revolucionaria, que contemplen el desarrollo de estrategias de defensa del territorio, palmo a palmo, y de cara a guerras asimétricas y de nuevo tipo.

Es imperativo la generación de ejercicios militares conjuntos y permanentes con naciones como Rusia, Irán y China, y con la participación de los países del Alba en las aguas del Atlántico, del Caribe y en el Pacífico, creando una presencia disuasiva que infunda respeto y la posibilidad de asumir la defensa inmediata de las naciones del Alba.

Planes de Trabajo

Es urgente la instrumentación de dos grandes planes de trabajo que implican la conceptualización, el desarrollo de indicadores y el seguimiento estricto para conseguir metas concretas en el mediano y largo plazo que apunten a la construcción del Socialismo. Estos son el Plan de Soberanía Alimentaria que contemple una política agrícola que recupere la producción agrícola y el Plan de Desarrollo Industrial que permita en un mismo sistema la coexistencia de las iniciativas públicas y privadas de corte nacionalista desarrollando cadenas productivas completas que el Estado pueda fortalecer o incluso asumir, estudiando modelos exitosos como los planes quinquenales de la extinta Unión Soviética en el área de la Industria Pesada, o los milagros industriales Iraníes o incluso el Modo de Producción Asiático. Debemos superar las concepciones tan arraigadas en el Ministerio de Industria que creen que una política de sustitución de importaciones (modelo impuesto por la Cepal en las décadas de los 60 y 70) son la vía para el desarrollo industrial. Debemos balancear el desarrollo planificado de nuestra industria y permitir las iniciativas autogestionarias de emprendimiento complementario basado en la innovación y la productividad.

En el aspecto de los medios de producción, es imperativo que el Gobierno Revolucionario tenga un plan que instrumente de inmediato el desarrollo de los medios que sirvan de plataforma de nuestra industria, agricultura, comercio y distribución. El plan ferroviario nacional, los grandes sistemas de riego, los grandes sistemas de transporte masivo, el desarrollo de una infraestructura comunicacional moderna, la electrificación y la generación de nuevas formas de energía, los planes de cabotaje y transporte fluvial, la masificación del uso de internet, en fin todo esto debe estar en un plan de desarrollo integral de medios de producción en la nación.

Petróleo y Economía

En relación a la política petrolera, la misma debe apuntar a lograr la comercialización en monedas diferente al dólar, mantener el empeño en fortalecer la OPEP, continuar con las políticas de defensa de los precios, pero sobretodo, en tratar de lograr el desarrollo de una industria petrolera que trascienda del negocio de extracción y nos coloque en el procesamiento y en general en agregar valor al crudo.

Con respecto al tema de las divisas, debe haber transparencia en el tema de la asignación de las mismas, debe prohibirse (en la práctica y no sólo en el papel) la importación de bienes y servicios que se producen en el país, y debe tenderse hacia la unificación cambiaria.

En el área tributaria debe asumirse el esquema según el cual el que más renta tenga, sea el que más pague. Los impuestos como el IVA deben desaparecer porque pechan a todos por igual contradiciendo el principio anterior. El aumento de la gasolina es una medida que debe tomarse de inmediato por las distorsiones que crea y porque es un subsidio directo a quienes más tienen.

Conclusión

Es importante lograr la hegemonía chavista y revolucionaria en el sentido gramsciano, es urgente copar los espacios de desarrollo cultural, cambiar patrones de consumo, eliminar el consumismo, construir relaciones de producción diferentes, lograr que imperen los valores cooperativos, colectivos, de solidaridad y de amor. Debemos profundizar en el rescate de nuestra historia y su estudio permanente, las cátedras de calle y la masificación del pensamiento Chavista. Solo así estaremos garantizando la irreversibilidad de la Revolución.

 

¡¡ Por una Patria Socialista y Chavista, con Democracia Directa y máxima Felicidad Social !!

¡¡ Viva la Revolución !!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1468 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas