La inopia sigue su curso

Queridos lectores desearía empezar esta historia con un título bonito, como si fuese un cuento de hadas, de cuando fuimos niños, Zaparanda, Un país llamado cielo, o La mágica flor verde. Pero la realidad hace desaparecer cualquier fantasía de aquellos días felices de la niñez inocente, de los cuentos de Hadas con Peter Pan Campanilla y príncipes valientes.

Estamos viviendo en un país real, ayer éramos miles en los años sesenta, la juventud del MIR del PCV, luego las FALN, nos fuimos a conquistar nuestros sueños a las verdes montañas y en las ciudades, y no lo logramos. Ahora, los que quedamos de aquella historia de los años sesenta, se nos puede contar con los dedos de una mano y a lo mejor sobran dedos. Los años han pasado sin darnos cuenta. Este era el último sueño de nuestra vida, de los guerrilleros del MIR del PCV, de las FALN, de los héroes de Puerto Cabello, Carúpano y Barcelona, (que ya nadie o pocos recuerdan), de los Aguiluchos de Avensa (operación Livia Guverneur), del secuestro del Anzoátegui y del Santa María, El de Alfredo Di Stéfano por Paúl del Río, (Máximo Canales) FALN. Esta es la última ilusión para muchos que luchamos, y otros que cayeron en combate o asesinados, torturados o desaparecidos por los cuerpos represivos de las democracias punto-fijista de AD y Copey, CIA Muchos fueron los venezolanos que sacrificaron sus vidas por un país más justo y digno para todos. Fue, para nosotros Chávez, una esperanza, un nacer de nuevo, aquella madrugada del 4 de febrero. (La operación Ezequiel Zamora) nos volvió a la vida, con aquel ¡por ahora! del comandante insurgente.

Hoy, ha pasado tan poco tiempo de ese inmortal recuerdo que ya es historia patria. Todavía nos aliente el recuerdo de nuestro presidente y comandante Hugo Chávez, sus enseñanzas, sus discursos, sus Aló Presidente, sus canciones a su pueblo amado. Con nuestra mirada retrospectiva corremos la cortina del tiempo, podemos ver; las vidas, el esfuerzo y sacrificios de un pueblo, para alcanzar la -Revolución Bonita-que Chávez dejo al pueblo como legado, cuando partió un 5 de marzo del año 2.013.

Los hijos de Chávez, vivimos ahora en un país demasiado alejado, del que soñamos con Chávez, muy distantes de la -Revolución Bonita- que Chávez quiso para su pueblo. Hoy, el país real que vivimos, es una sombra, que se desdibuja y escapa rápidamente de aquel sueño, de aquella ilusión que supo sembrar Chávez en el corazón del pueblo, de cada revolucionario. Hoy el socialismo es efímero, nada más se nombra, si acaso en algún discurso por puro compromiso, aquel socialismo bolivariano, y su ideología, se desvanece rápidamente por la ausencia del líder, se van con el viento de las acciones contradictorias y el tiempo de la historia, como los pétalos marchitos de una rosa arrancados por el viento de una tormenta implacable.

Bla, Bla, y más bla, bla, dimes, diretes, discursos, promesas, pero no vemos ningún hecho concreto, ni táctica ni estrategia definidas, que logre sacar al pueblo de a pie de este atolladero económico y de seguridad que está viviendo. Que tiene nombre, claro que si, La Crisis de la Inopia, de la inflación, de la escasez, de la miseria, la carestía, la necesidad, la penuria, la privación, la fatiga y la falta de medios para comprar las cosas más necesarias a los precios injustos de hoy día. Hoy con el dólar paralelo a Bs. 500. Por el que se rigen, diga lo que diga el gobierno, los comerciantes y abasteros venezolanos

Hoy por hoy el bachaqueo y el contrabando son negocios que dan pingües ganancias, aparte de la corrupción imperante

No podemos pedir lealtad para un gobierno que no escucha al pueblo, que se reúne a puertas cerradas con la oligarquía y permite una especulación de precios jamás vista-

Quizá nos toman ¡por ahora!, como el pito del sereno, a los escribidores de Aporrea, y le ocurra al gobierno como aquel cuento de Pedro y el lobo.

Nuestras voces de advertencia, a la que se une la de José Vicente (abogado, periodista y político) en sus palabras dirigidas al presidente Maduro Moros al recibir el premio Simón Bolívar el día del periodista, “Abrirse al país real” le hace recomendaciones sobre temas que considera “sensibles” para la sociedad venezolana como: desabastecimiento e inflación, inseguridad, corrupción. “Es tiempo de resultados de la batalla por la guerra económica “señaló”, Corren hoy por el desierto, como granos de arena sus palabras, nuestras voces arrastrados por el viento de esta historia. ¡Vivimos en un país de inopia!, y ella nos arropa día a día.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2080 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a210296.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO