Mi Patria está donde está mi corazón



“¿Quién autorizó al gobierno a dar un paso tan importante para la nación? La presencia de barcos rusos en nuestros mares, en los ejercicios de la FANB, nos coloca en el centro de la guerra intercapitalista.”

…“Fue suficiente que Obama tomara unas medidas diplomáticas convencionales para que aquí se encendieran los tambores del nacionalismo. “La Patria está siendo agredida”, gritaron los voceros del gobierno con sus trajes verdes de combate; “a esta Patria nadie la profana”, aseguró otro alto funcionario. Nadie explicó por qué los agresores explotan orondos la Faja del Orinoco, o por qué sus bancos fiscalizan el oro del Banco Central, o por qué preparan inversiones en las zonas especiales de neocolonización, o por qué abrieron el control de cambio para favorecer a las trasnacionales. Nadie explicó si la Patria que se defendía era la de Chávez, la “Patria Socialista”, o era la “Patria capitalista”.”
Tomado de Toby Valderrama: Esta guerra es para fortalecer la patria capitalista .

Hablar con la Verdad.
El país vive hoy una experiencia inédita: la de vivir en la incertidumbre colectiva. En tiempos de la cuarta vivimos la certeza de ser víctimas sempiternas del engaño. Nuestro humor giraba siempre sobre la imagen de Juan bimba, quién pasó de ser la representación del pueblo humilde reivindicado por los adecos, a la del pueblo siempre engañado por un pícaro. En tiempos de Chávez, se vivió la certeza de ser un pueblo protegido, reivindicado por el Líder, la certeza de que había esperanza. Porque Chávez siempre leía en su pueblo, en el más humilde y en el menos humilde también, sus necesidades más íntimas. Y estas siempre fueron más morales que materiales. Dignidad, valor, respeto, distinción, reconocimiento. La calidad moral Chávez, su fuerza, perseverancia y su arrojo, no hizo posible que la tentación del lucro y los placeres vanos del hombre mediocre, lo cautivaran. Se impuso sobre cualquier cantidad de encantamientos: discursivos, seudocientíficos, seudopolíticos, tecnológicos, sicológicos, sociales. Este hombre de carácter tomó el poder, el control de este país con dos pares de bolas y pudo, como nadie, gobernar de verdad verdad.

Lo suyo fue hablar con la verdad, haber sido honesto y comprometido. En tiempos de Chávez no hubo humor mediático que pudiera con él. Es más, el humor pequeñoburgués se hizo amargo, cínico, escéptico, fatalista, cobarde, clasista (solo piensen en el resentimiento senil de ZAPATA, y en el resentimiento fascista de RAYMA. En fin, el humor ha sido también una medida distintiva de los intereses de clase).

Hoy vivimos en la incertidumbre colectiva. El gobierno nos abandonó, así como Roma abandonó a sus ciudadanos en tiempos de Claudio, de Nerón, de los emperadores. Al perder la esperanza en la institución de la justicia social, en la restitución de sus dignidades como pueblo trabajador que fue explotado por los capitalistas, el colectivo toma hoy el camino individualista, egoísta de ir cada quién por lo suyo. Sin una instancia moral clara, sin una obligación moral consistente, sin un ejemplo socialista claro, nos refugiamos en nuestro viejo egoísmo. Y vuelve el miedoso, el cobarde, el nihilista, el mercenario, el traidor, vuelven los miserables a gobernar los corazones.

El ejemplo de nuestros líderes es fundamental, pero, si ellos mienten sus incondicionales mienten, Si ellos se contradicen sus partidarios dudan. No existe nada en este mundo que se pueda ocultar a los ojos del entendimiento humano, a pesar de la palabra vana, falsa, del engaño mediático. ¿Qué les cuesta a los herederos del gobierno de Chávez hablar con la verdad? ¿Será que el disimulo no se nota? Ese descaro se paga caro.

Yo solo me hago estas preguntas: ¿Qué hicieron con nuestras reservas internacionales? ¿Cómo se invirtieron? ¿Quiénes son los que ofertan los dólares en el mercado paralelo? ¿Por qué si el gobierno ha repartido tantos dólares a los farmacéuticos no hay medicinas? ¿Por qué se les dio dólares preferenciales a las ensambladoras? ¿Por qué se les sigue dando? ¿Eso lo hubiera hecho Chávez?

Otras preguntas ¿A qué le teme el gobierno, a que caiga la revolución y el socialismo o a que caiga el gobierno?... Hablemos de Patria. Si me preguntan ¿Cuál es tu patria?, yo diría que hace dos años fue mi patria la Venezuela que quería ser socialista. Pero si me preguntas ahora ¿Cuál es tu patria? Yo diría que Petare, donde nací. Y si me provocas un poco más diría que Las Vegas de Petare, donde me crié. Y si insiste de nuevo te diría que mi patria está donde están mis amigos, los seres que quiero y que comparten conmigo mis recuerdos, mis valores, mis códigos, mis afectos, donde está mi corazón. Y mi corazón no está en todas partes. Cuando dejé de compartir mis esperanzas en el socialismo con mis vecinos, mi patria volvió a ser ese reducido espacio donde están las personas que más quiero. Chávez fue mi patria grande, y la patria grande de muchísima gente en la esperanza socialista. Pero murió. Y con él parece que murió su legado esperanzador.
…No rectifiquen señores del gobierno, que la historia los olvidará en la vulgaridad de sus más íntimos deseos…

hecto.baiz@gamil.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1735 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: