Nos encanta el capitalismo pero...

Los sesudos a decir de profundo conocimiento del materialismo histórico siempre y/o casi de continuo nos alegran la vida cuando el capitalismo se expresa en una crisis como la de reciente fecha como la de Wall Street expresando y comunicándonos que el capitalismo "kaputt", es decir, que al día siguiente ya estamos en los caminos del socialismo, en nuestro caso, socialismo criollo pero siempre sale un aguafiesta como "el profe", don Jorge Giordani, que la crisis es del Capital y, en ese momento, los sesudos arriman la brasa para su candela y le recuerdan y nos enseñan que el materialismo dialéctico, es decir, las contradicciones se están expresando en esa transición y amarran la frase del italiano (no nos estamos refiriendo a Negri) que reza en perfecta oración litúrgica aquello de los tiempos pasados y los tiempos futuros pero, no sabemos porqué, no mencionan los tiempos presentes a menos que se repita aquello de las contradicciones inevitables.

La verdad nos, nos encontramos en un nada perfecto "cul de sac" donde nos llevan los sesudos cuando por simple información estamos, actualmente, disfrutando de realidades que cada día son más incomprensibles. A título de ejemplo el extraordinario desarrollo demostrativo de don Luis Britto García titulado: "Charlie Hebdo". Algo así como una masacre incompresible e inhumana de intelectuales con criterio y humor convertida esa masacre en aquelarre en mise en place de "santos varones" y promesas de presupuesto para una vasta publicación de la revista para "mass media consumismo". Es decir, todo gira alrededor de "todo barato, todo a crédito" que los impuestos pagan.

Pero regresemos al "…pero…" del título en propuesta y las argumentaciones de los sesudos seudo-conocedores del desarrollo de la Historia inevitable de la Humanidad. Para nada negamos lo interesante de los contenidos del materialismo histórico, de su linealidad inevitable sin mención de la perfectibilidad obligante, de su perfecta demostración de ¡quítate tu para ponerme yo", de su inevitable profecía en acto y de su objetividad no demostrada aún históricamente. Gracias a Dios no somos expertos en los escritos de Karl Marx aunque debemos reconocer que pagamos la peregrinación obligante de Highgate además desconocemos ese teutónico lenguaje y nuestro anglo-saxo vocabulario nos limita nuestros caminos hasta la puerta del lenguaje de la Filosofía y muy poco de la Historia y la Economía como para poder realizar una seria pero nada objetiva comparación entre ese primer volumen de "El Capital", de la "Introducción General de la Economía Política y otros escritos sobre problemas metodológicos" (Cuadernos de Pasado y Presente. P&P, 1. Cóodoba, Argentina, 1974, pp. 135), del texto de Karl Marx adobado por Eric Hobsbawm: "Formaciones económicas precapitalistas" (Cuadernos de Pasado y Presente. P&P, 20. Córdoba, Argentina, 1974, pp. 107), éste último tan bien estudiado en la Escuela de Historia de la UCV como también se estudiaría a Karl Popper gracias a doña Alicia de Nuño, y, por último, cualquier serio análisis en desarrollo del "materialismo histórico". Viva el socialismo real que de real obliga a la reflexión pero así son los sesudos dogmáticos.

El materialismo histórico cuando le aplicamos la Dialéctica solucionamos todos los problemas sobre papel en amenas conversas confrontadas y en obligados esquemas gubernamentales ideológicos. Pero como nos, nos complace ponerle "palos a las ruedas" nos atrevemos a llamar la atención sobre ese concepto tan manido denominado "estructura económica" que supone llevaría a las contradicciones de clase inevitablemente. Es decir, en la medida que las relaciones sociales de producción y las fuerzas productivas van in crescendo históricamente pero no linealmente afectan, inevitablemente, la "estructura económica" fundamental en una economía, en este caso, capitalista.

Curiosamente, como mentara nuestro camarita en lejanas tierras nevadas, en una economía nacional se pueden presentar diferentes modelos de "estructura económica". Generalmente, los sesudos conocedores del materialismo histórico en un santiamén pueden calificar una economía nacional en expresiones precapitalistas, feudales, transición hacia el capitalismo y capitalismo rentista de un solo guamazo, así de simple con lo cual cualquier neófito revolucionario no le queda más remedio que emular a su docto conocedor y repetir como buen alumno "frases hechas". Claro siempre está presente el típico saboteador que eleva la incómoda pregunta al sesudo docto enseñador de esquemas rígidos sobre los impactos que han tenido sobre los bienes de capital las tecnologías a lo cual otro intrépido cruzado de buenos oficios intercede ante el supremo para preguntarle qué efectos en las finanzas mundiales ha tenido la denominada como "Crisis de Wall Street" y en ese momento salta a la palestra cual Juana de Arco una inquieta militante para inquirir sobre que le pasaría al imperio sí necesita controlar el mercado mundial de las materias primas y no se queda atrás algún uniformado coleado en tan brillantes disertaciones académicas de los sesudos conocedores del materialismo histórico para disertar sobre los desarrollos de los escenarios de pre-guerra de baja y mediana intensidad en espacios geográficos de todos conocidos. Total que el sesudo se siente en la silla de tan elevado atrio para mirar con profunda inquietud el alud que se le viene encima.

Nos que además de ser demócratas somos revolucionarios de "tabaco en la vejiga" emulando a nuestro camarita en lejanas tierras nos preguntamos para nos solamente: ¿qué es el socialismo criollo y nacional autóctono?

No hay una solo revolucionario patriota que no se mente "socialista" sin vergüenza y desparpajo no importa cuanto conocimiento haya obtenido en la universidad, en el instituto universitario sustentado en esquemas rígidos y convenientes para el discurso público pero a la primera pregunta se le caen los esquemas ideológicos y se transforma en consumista mayamero porque el desconocimiento de lo significativo de la estructura económica incomoda al discurso político público. Unas cuantas frases bien estructuradas en los momentos y escenarios precisos y zas somos revolucionarios de la mejor estirpe chavista. Pero la realidad de la economía nacional en su escenario nacional y en su escenario allende nuestras fronteras nos llevan a objetivar nuestras propias limitaciones académicas por lo que es de obligación estudiar como, continuamente, nos repetía nuestro Comandante en jefe, Hugo Rafael Chávez Frías.

Por ejemplo, está sobre la mesa dos tesis: la de las zonas económicas especiales y los paradigmas que sustentarán esas zonas económicas especiales. Como nos hemos tenido la oportunidad histórica de haber visitado la primera zona económica especial instalada en China en el pueblo pesquero de Shenzhen, de haber visitado a posteriori la de Zhuhai, ambas zonas económicas abiertas y aquella de la isla de Taiwan al sur pero cerrada podríamos considerar que, entre las propuestas en mesa, priorizamos a propuesta de la Gobernadora del estado Falcón, doña Stella Lugo, por sus realidades geográficas y geoestratégicas y las oportunidades de la inclusión de nanotecnologías que impactarían profundamente los desarrollos de la "estructura económica" en el marco de la economía en vías socialistas que viene trabajando el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1606 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a201367.htmlCd0NV CAC = Y co = US