A mayor crisis capitalista, más socialismo bolivariano

Así como la contrarrevolución no cesa en sus ataques, la Revolución Bolivariana tampoco descansa. Hay sectores apátridas, antidemocráticos, fascistas, que pretenden aprovechar la actual coyuntura para reeditar el golpe continuado que vivimos durante todo el 2014. Olvidan estos aprendices del gorilismo criollo, que el pueblo de Chávez ha demostrado que se crece en las dificultades. La experiencia pasada, que concluyó con la derrota de la guarimba, nos enseñó a valorar la organización, la paciencia, la disciplina,la claridad ideológica sobre lo que estamos enfrentando. Por ese motivo, no hemos dado tregua a quienes tratan de destruir todo lo que hemos logrado como nación, como pueblo libre y soberano en estos 15 años de transformaciones profundas.

Se equivocan quienes creen que los laboratorios de propaganda nazifascista, manipulados desde el Norte, lograrán hacer mella en la fortaleza moral y espiritual del pueblo venezolano. Los medios de la burguesía insisten en crear una atmósfera para el “saqueo mediático”, el que sólo existe en la ola de rumores, y buscan perturbar a la población para que se transforme en violencia real. Nos mantenemos con la mayor firmeza y serenidad, conscientes de las dificultades, rodilla en tierra para defender la paz social y la paz emocional de todas las familias venezolanas.

Ya estamos en batalla, en batalla por amor a la Patria; y nos hemos puesto a la ofensiva para dar todo el respaldo al camarada presidente obrero Nicolás Maduro, en el lanzamiento del Plan de la Revolución Económica a corto, mediano y largo plazo, que reimpulsará el crecimiento del país siguiendo los lineamientos del Plan de la Patria, legado de nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez.

Y tengan por seguro que nada ni nadie nos detendrá en esta tarea. Con mucha humildad, pero también con orgullo,confianza y conciencia chavista, podemos decir que pese a la conspiración imperialista que está manipulando el mercado petrolero; y a la incitación a la violencia fascista de la ultraderecha criolla, hemos cumplido las metas sociales en el ámbito regional y nacional.

El informe de cierre del Banco Central de Venezuela, resalta que los indicadores que miden el bienestar social como el desempleo, el salario mínimo, el número de hogares pobres, dan cuenta de la acción contundente del Gobierno Bolivariano para garantizar, pese a las dificultades, la vida digna de la población venezolana.

Por ejemplo, cerramos este año con un récord histórico en la tasa de desocupación de un 5,9%; la pobreza extrema ha descendido a 5,4%, el nivel más bajo en estos años de gestión revolucionaria; el reconocimiento de la FAO de haber logrado progresos notables y excepcionales en la lucha contra el hambre, con miras a garantizar la seguridad alimentaria; aumento en el número de pensionados y del salario mínimo; es decir, en líneas generales, estamos en mejores condiciones para enfrentar la crisis capitalista mundial, que muchos países del llamado “mundo desarrollado”.

Para los profetas del desastre y la debacle económica, para los que se alegran con la baja en los precios del barril de petróleo porque piensan que de eso modo va a caer la Revolución Bolivariana, sin duda, estas son malas noticias.

Han querido asustarnos con el tema de la “Recesión Económica”, usando reiterativamente ese término para decir que el modelo socialista quebró al país. Los que arruinaron a Venezuela en el pasado, los que saquearon sus riquezas y dejaron a millones sumidos en el hambre, la pobreza, el desempleo y la desesperanza, son los mismos que nos adversan hoy y son los mismos que jamás volverán a gobernar esta Patria.

Los países del norte, del mal llamado “primer mundo” continúan, esos si, en recesión económica desde 2008 y sus pueblos pagan las consecuencias; las primeras medidas que anuncian los gobiernos capitalistas para “salir de la crisis”, son la reducción del empleo, la reducción de salarios y pensiones, la flexibilidad laboral; las recetas del fondo monetario internacional (FMI).

En la Venezuela Bolivariana y Chavista, sucede todo lo contrario, las primeras medidas que anuncia el Gobierno Revolucionario son para proteger el salario y el bolsillo de la clase trabajadora, para continuar asegurando los planes sociales; para seguir distribuyendo equitativamente nuestros recursos, proporcionándole al pueblo “la mayor suma de felicidad posible”.

La oposición vaticinaba que se tomarían “medidas económicas” como el despido masivo de empleados, el aumento de la gasolina, la eliminación de las misiones y de los programas sociales, para cubrir el déficit de ingresos por la caída de los precios del petróleo.

Y sucedió todo lo contrario. A la crisis capitalista, a la guerra del petróleo imperialista, a la conspiración de la burguesía importadora, le respondemos con más SOCIALISMO BOLIVARIANO; defendiendo el derecho al trabajo y al empleo con el decreto de inamovilidad laboral; dando prioridad a las Bases de Misiones para erradicar la pobreza extrema; asegurando el ingreso de las y los trabajadores, defendiendo el salario; con la plena garantía de lo que hemos conquistado en bienestar para todo el pueblo, lo mantendremos y lo mejoraremos.

La importante gira emprendida por el camarada presidente Maduro a la República Popular China, Irán, Arabia Saudita y otros países del Medio Oriente, son muestra del reconocimiento que tiene en el mundo la República Bolivariana de Venezuela como país pujante que juega un rol preponderante en la reconfiguración de un nuevo orden internacional.

No es como dicen los analistas de derecha, que fuimos “a pedir prestado para salir de la crisis”. El presidente Maduro fue a defender el precio justo de nuestro petróleo y a estrechar vínculos de cooperación que nos permitirán lograr el objetivo que nos hemos trazado para el 2015: acelerar la marcha en la construcción del Socialismo Bolivariano, logrando entre otras cuestiones fundamentales, la diversificación de nuestra economía.

Este período de la Revolución Económica, es, como lo ha dicho el camarada Maduro, el tiempo de la oportunidad; vamos de una vez por todas a superar el rentismo petrolero para convertirnos en una potencia socialista en lo económico, en lo político, en lo social, en lo cultural.

Es un gran reto el que tenemos por delante, comenzando un año electoral, donde debemos defender los logros de la Revolución Bolivariana y la integridad y la seguridad de la Patria. Por eso el llamado sigue siendo, a la militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a los aliados del Gran Polo Patriótico, a los frentes y movimientos sociales, pero también a aquellos que sin militancia alguna, sin tendencia partidista definida, aman a su Patria, quieren a su país, a mantenernos unidas y unidos hoy más que nunca.

Dos fuerzas están en pugna, la Patria y la Anti-Patria; la democracia y el fascismo; el socialismo y el capitalismo; el poder popular y la oligarquía imperialista; y como en el pasado, con Chávez a la cabeza, como líder espiritual de esta Revolución; con Maduro al frente del Gobierno Bolivariano, con el pueblo organizado, con una Fuerza Armada Bolivariana y consciente, con la unidad cívico- militar, los derrotaremos y seguiremos avanzando con paso firme hacia la consolidación del Proyecto Bolivariano.

Es el tiempo de la unidad patriótica. Todos los revolucionarios y revolucionarias, estamos en la obligación de mostrar cada día,que somos mejores socialistas:estudiar y luchar, dejar el sectarismo, desmontar los rumores y la guerra psicológica imperialista; y demostrar con trabajo, con mucha conciencia humanista, con mucho amor hacia los semejantes, la lealtad al legado de Chávez.

¡Como el Comandante Eterno nos enseñó, a mayor crisis capitalista, más Socialismo Bolivariano!!!.


¡Con Chávez y Maduro Venceremos!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

¡Viva el Socialismo Bolivariano y Chavista!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2413 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor