Sentir Bolivariano

Integración nuestromericana: Legado de Chávez

Comenzamos esta semana llenos de optimismo, unidad, disciplina, motivación e impulso bolivariano, después de haber vivido en estos días eventos trascendentes, el primero de ellos, la realización de la plenaria nacional del III Congreso de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); vinculado a este acontecimiento, celebramos el 60 cumpleaños del líder histórico de la Revolución Bolivariana, el Comandante Eterno Hugo Chávez; también, nuestro país fue sede de la 46 Reunión del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), donde los Jefes de Estado asistentes a este conclave regional, nos acompañaron en los actos de homenaje a Chávez.

Todas fueron jornadas hermosas, de esas que nos dan fortaleza y vigorizan el deber de consagrarnos a esta batalla hasta el punto de no retorno de esta Revolución. Actos que se multiplicaron en todos los rincones de Venezuela y en numerosos lugares del mundo. Chávez está aquí con nosotros, nos acompaña, no hay dudas, su legado, su entrega total a la felicidad de nuestro pueblo, nos compromete por siempre.

Quisiera en esta ocasión referirme a uno de los temas que también marcó la agenda del reciente congreso de nuestro PSUV y que se relaciona con la reunión internacional realizada en Caracas, que menciono en el párrafo anterior: la integración de la Patria Grande, la unidad de todos y todas las mujeres y hombres de buena voluntad, que comparten firmemente la idea de que un mundo mejor no solo es posible, sino que es imprescindible.

Esa convicción de la necesidad de un mundo mejor y posible, es también parte del legado que el Comandante Chávez nos entregó para continuar la batalla. Su pensamiento acerca de la integración, la solidaridad, la unidad y la complementariedad entre nuestros países y pueblos, está recogido en más de un documento y en acciones concretas. De esos materiales, el más reciente, nuestra guía de acción, es el Plan de la Patria, aprobado por nuestro pueblo y convertido en Ley de la República Bolivariana de Venezuela, que resume en  cinco objetivos “históricos” nuestro proyecto:

  1. La Independencia Nacional.
  2. Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del siglo XXI en Venezuela.
  3. Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político.
  4. Contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica internacional.
  5. Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Todos estos importantes objetivos están interrelacionados entre sí, pero, en este contexto, los enunciados en el tercero, cuarto y quinto, están estrechamente vinculados con el tema que hoy les propongo. Por ejemplo, el tercer gran objetivo histórico se orienta hacia la consolidación de nuestro poder político, económico y social para lo cual se requiere, entre otras metas,  la definitiva  instauración del Estado Democrático y Social, de Derecho  y de Justicia, y el fortalecimiento de la estabilidad y la  paz en nuestra Venezuela.

Esta propuesta histórica incluye la estrategia de desarrollar el poderío económico nacional, aprovechando de manera óptima las potencialidades que ofrecen nuestros recursos, a la vez que se propone ampliar el poderío militar para la defensa de la Patria,  profundizando la nueva doctrina militar bolivariana y el desarrollo geopolítico nacional.

Con lo anterior, tenemos el compromiso de seguir desempeñando un papel protagónico en el proceso de construcción de la unidad latinoamericana y caribeña, impulsando la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y Petrocaribe, así como dinamizar los nuevos espacios regionales: la Unión de  Naciones Suramericanas (UNASUR), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La integración, la unidad de nuestros pueblos como la que impulsó nuestro Gigante, tiene por objetivo la transformación de nuestras sociedades, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias y, por ello, está concebida como un proceso integral que asegure la eliminación de las desigualdades sociales y fomente la calidad de vida y una participación efectiva de los pueblos en la conformación de su propio destino.

El cuarto gran objetivo histórico, relacionado con el anterior, implica continuar transitando el camino en la búsqueda de un mundo multicéntrico y pluripolar, sin dominación imperial y con respeto irrestricto a la autodeterminación de los pueblos.  Y el quinto de los grandes objetivos se traduce en la necesidad de construir  un modelo económico productivo ecosocialista, basado en una relación armónica entre el hombre y la naturaleza, que garantice el uso y aprovechamiento racional y óptimo de los recursos naturales, respetando los procesos y ciclos de la naturaleza. Convoca este a sumar esfuerzos para el impulso de un movimiento de carácter mundial para contener las causas y revertir los efectos del cambio climático que ocurren producto del modelo capitalista depredador.

En resumen compatriotas, el Plan de la Patria es “un programa que busca “traspasar la barrera del no retorno”. Para explicarlo con  Antonio  
Gramsci, lo viejo debe terminar de morir definitivamente, para que el nacimiento de lo nuevo se manifieste en toda su plenitud.(…) Sólo por el rumbo y el camino de la Revolución Bolivariana seguiremos triunfando, seguiremos  venciendo, seguiremos garantizando y construyendo la independencia nacional y el socialismo en Venezuela, y     convirtiendo nuestro país en una potencia para la vida,  y contribuyendo a crear la gran potencia suramericana…”.

Hará falta mucha voluntad. Y todos sabemos que la voluntad nace de la conciencia, del saber, y del querer. Uniendo nuestras voluntades, nuestros compromisos, uniendo nuestras fuerzas, nuestras ideas, nuestros corazones y nuestro espíritu revolucionario, podremos enfrentar los retos que hoy se nos presentan. Nuevos peligros nos acechan, tanto a lo interno como a lo externo, luchemos con unidad para derrotarlos.

Durante la reunión de fundación de la CELAC, el líder histórico de nuestra Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, dijo: “A nosotros, pareciera que alguien nos condenó a 100 años de soledad, y a 100 más. Pero quizás, porque fuimos condenados quizás a esos cien primeros, y a esos cien segundos, entonces alguien nos dio una segunda oportunidad sobre esta Tierra…”

“¡Aprovechemos esta segunda oportunidad, y hagamos la Patria de nuestros hijos! ¡Hagamos la Patria Una y Grande…! ¡Viva la Patria Latinoamericana y Caribeña! ¡Viva Bolívar!”

¡Hasta la Victoria Siempre!!!

¡Venceremos!!!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2553 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor