Amigos baratos

Hace unos días leí un artículo de de Heinz Dietrich, la primera lectura rápida, me pareció asqueroso. Al leerla con mayor detenimiento, fue peor. Me sentí confuso, no estaba seguro de la página que había abierto. Pensé que estaba viendo el ángulo superior derecho de la pagina de masturbación mental (que le llaman de opinión) de El Nacional. Pero en realidad la libertad de opinar, parafraseando a nuestro querido Hugo Chávez, no puede ser solo un discurso, sino una práctica cuotidiana. Y por supuesto tenía y tiene todo el derecho de expresar esa o cualquier opinión, aunque en ella descalifica en el fondo a Chávez y con pelos y señales al Presidente Maduro. No es el primero que lo hace, quiero decir desde la talanquera de lo que conocemos como la izquierda. Con sus matices, claro. Pero este genio de Heinz, se fue a fondo, despotricando sobre la política económica del gobierno de Maduro y apoyándose en las cifras y apreciaciones de este muchachón de la derecha criolla, que le gusta que le llamen "el experto en economía" Pepe Guerra. El cual, al igual que Jean Maninat y otros salidos del masismo, de la escuela de Petkoff, y que ahora parecen asesorar una conocida revista de opinión política colombiana, vinculada con un familiar del Presidente Santos. Pero Guerra es el referente en economía del Sr Dietrich.

Pero al padrastro de socialismo del siglo XXI se le olvidó que el proceso Venezolano es muy particular, muy sui generis, quizás la expresión socio-política más original después de la Comuna de Paris. Lógicamente no estaba en los manuales donde abrevan no pocos superizquierdistas, llenos de formulas para hacer revoluciones, pero ninguno de ellos ha hecho ningunita revolución ni en su propia casa, ni en su barrio, ni ha organizado comuna alguna, ni se ha instalado en las tierras repartidas para motivar, incentivar, politizar a los trabajadores del campo y lograr la anhelada soberanía alimentaria, o meterse a las fábricas estatizadas, con cualquier variable, para reforzar la capacidad política y la calidad revolucionaria de los trabajadores y convertirlas en una expresión real de la economía socialista. Con certeza ninguno paso un "domingo rojo" cuando estudiante colaborando con los camaradas campesinos a cosechar maíz o café. Devoradores de libros del eurocentrismo, nunca podrán entender los que aquí está pasando.

Pero sin lugar a dudas el señor Dietrich, no se ha estudiado a Hugo Chávez. Por lo tanto no puede entenderlo, como tampoco entiende a nuestro pueblo, que si comprende el pensamiento Chavista. Cuando nuestra gente dice..."todos somos Chávez" hay una interiorización político ideológica, pero también afectiva del pensamiento y la obra del líder de la revolución venezolana. Dietrich, en no pocas ocasiones, después de una "conferencia magistral" de la pureza revolucionaria, abre su maleta para vender sus libros, como los comerciantes de las píldoras del Dr. Ross. Chávez nos obsequió tantos discursos y nunca vendió una hoja. En verdad el socialismo es para hacerlo, construirlo, y este proceso revolucionario con su profundización de la democracia, su carácter libertario y la participación protagónica de nuestro pueblo, sea hoy una referencia para todos los pueblos del mundo.

Por supuesto que Dietrich no puede comprender o admitir el fenómeno Peronista en la Argentina, con certeza desconoce todas o algunas de las leyes sociales promulgadas por el general Perón. El innegable avance social de los peones del campo, el avance de los trabajadores, de la educación y la salud como patrimonio de todos los argentinos. Por supuesto que no conoce el extraordinario proyecto de País y la visión integradora frente al proyecto imperial norteamericano. 67 años después, 6 o 7 de cada 10 argentinos es, de alguna manera, Peronista.

Pero lo más curios del escrito del señor Dietrich, es la meticulosa coincidencia con las apreciaciones de los fascistas de la MUD. Es asombroso. Pareciera uno de ellos. Como cualquiera de ellos pronostica la caída del Presidente Maduro en el corto plazo. O como lo dicen algunos opinadores norteamericanos. Justamente en este momento en que estamos en plena guerra, económica, no como la torpeza de golpe de estado del 92. Hoy, con mayor habilidad y cinismo han construido una matriz de desabastecimiento y de especulación, de inseguridad, de crisis económica. Mientras tanto la FAO, organismo no Chavista señala que Venezuela es el País mejor alimentado del mundo.

Pero Dietrich, no es la primera vez que desde lo que llaman izquierda surge un despreciable personaje como tú, todos los venezolanos recuerdan a Luis Miquilena, también venía de la izquierda, pero estaba en la derecha y fue protagonista del golpe de estado contra Chávez el 2002, siendo su ministro del interior. Ese aspecto de trotskista tarifado es difícil de esconder. Supongo que no es sorpresa ni te ofendes, porque supongo que no ignoras que gente del POUM (trotskos españoles) estuvieron trabajando en los años 40 para el servicio secreto ingles. Han pasado muchos años, hoy es más sofisticado y masivo. La verdad es que "amigos" como tú de este proceso revolucionario, son los más baratos: amigos y enemigos a la vez. Créeme, la inmensa mayoría del Chavismo no los queremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1815 veces.



Roger Capella Mateo

Médico, gremialista. Fue ministro de salud en el gobierno bolivariano.

 rogercapella@gmail.com

Visite el perfil de Roger Capella Mateo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: