Presidente Maduro, en Salud no se ha dado pié con bola, y es muy lamentable

Ayer en la tarde, luego de leer un whatsapp que anunciaba la alocución de nuestro Presidente Nicolás Maduro para realizar importantes anuncios sobre salud, me dispuse a oírlo, como siempre, esperando noticias positivas, como corresponde a mi condición de militante de este proceso Bolivariano, Chavista y Madurista. Pensé, que por fin se hablaría de una política revolucionaria, Bolivariana en materia de salud, No fue así. Desde el mismo panel que lo acompañaba, se percibió que era más de lo mismo.

Cuando el Presidente comenzó a hablar de los avances en salud y mostró todo lo que se había invertido en remodelación de hospitales, pabellones quirúrgicos, compra de equipos de alta tecnología y médicos explicando donde hospitalizar y donde operar, es decir, como resolver lo relativo a las enfermedades, se entiende, que nadie le ha explicado al Presidente ¿qué es una política de salud revolucionaria, no capitalista? Por supuesto Presidente Maduro, no tiene usted porque saberlo, nadie se lo ha explicado, y quienes lo rodeaban sonreían y lo aplaudían porque forman parte del bloque imaginario hegemónico que no ha cambiado en salud, sigue siendo básicamente un enfoque capitalista. Por supuesto, no es nada novedoso lo que pretendo decir. Vale la pena recordar, que durante el primer gobierno del General Juan Domingo Perón, tuvo como ministro de salud, un extraordinario sanitarista de claros conceptos. Un día inauguraron un hospital infantil en Buenos Aires, y mientras lo recorrían, Perón le dijo: ojalá este hospital permanezca siempre así, ciertamente presidente afirmó y Perón añadió: limpito, bien dotado y el doctor Carrillo le respondió: no Presidente, vacío, bien vacío. Y esto en razón de lo que es opinión de maestros, el ingreso de un ser humano en un hospital, es en cierta manera el fracaso de una política de salud.

Presidente, en estos 19 años de proceso Bolivariano, hemos triplicado el número de establecimientos sanitarios. Pareciera que nos preparamos para un socialismo donde la población esté siempre enferma. Nada más ridículo. En contrario, ojalá podamos ir cambiando la función de esos establecimientos porque estemos construyendo una sociedad, cada día mas sana.

En algún momento usted habló de la creación del Servicio Único Nsciional de Salud. En realidad hay que comenzar una POLíTICA NACIONAL DE SALUD, que incluye el Sistema Único Nacional de Salud, como también el componente privado. Ambos componentes deben responder a un solo interés nacional.

Pero, como lo inducen a hablar de un sistema único nacional de salud, que no existe, a su lado vi tres de los mas de setenta componentes que tiene el servicio asistencial venezolano. Con Usted estaba el feliz ministro del MPPS, la presidenta de los seguros sociales ( por cierto pidiendo, lo que no es posible o capáz de recaudar ), el representante de Barrio Adentro. Creo que se puede hablar de sistema único, cuando exista un solo ente rector de la salud, cuando los 17 estados descentralizados entreguen su cuota de poder, las alcaldias, institutos autónomos, el seguro social, los ministerios, el Ispame, el Ipsfa etc, mientras tanto cargamos con la pesada diáspora que en muchos aspectos representa el poco eficaz, sistema asistencial venezolano.

Ciertamente, Barrio Adentro, constituyó un avance revolucionario, cuando en el 2003, 2004, gracias al apoyo del comandante Fidel Castro, de la Revolución Cubana y nuestro comandante eterno, Hugo Chávez recibimos más de doce mil profesionales cubanos para impulsar una política de atención primaria en salud. Verdaderamente fué extraordinario que por primera vez en nuestro continente o en el mundo se instala un sistema de salud, por demanda de la población y no por imposición del estado. El calor revolucionario que se desarrolló es casi indescriptible. Su consolidación, matizó su calidad revolucionaria. Pero es conveniente mencionarle que la primera experiencia en atención primaria en salud, se hizo en Valencia en 1967 antes de la Convención de Alma Ata en 1978, como una experiencia de la facultad de medicina de la Universidad de Carabobo. Fué el Centro de Medicina Integral del Boquete, barrio José Regino Peña. En verdad duró muy poco, 4 o 5 años, después se convirtió en un centro asistencial mas porque la experiencia que fue exitosa no trascendió del ámbito académico.

No cabe duda que resulta mucho menos costoso preservar la salud, evitar que esté comprometida, que tratar a enfermos, heridos, etc. Parece fácil entender que construir salud responde a una estrategia socialista y atender enfermos se corresponde con el clásico pensamiento hegemónico, Fleshneriano, capitalista.

Camarada Presidente, es un buen momento para tomar una decisión difícil, pero acertada, defina por fin, cual y como es la política de salud de la Revolución Bolivariana, solo asi construiremos una Patria socialista (está claro que no es solo con eso).

Nos hubiese gustado oirlo hablar de seguridad y soberanía en salud, pero entiendo que no es fácil el tema.

No dejó de sorprenderme el aguacero de puntos de cuenta que se vio obligado a firmarle a la Presidenta del seguro social, para la compra de medicamentos, en esencia una conducta tipicamente Fleshneriana.

Finalmente quiero decirle que los cambios gatopardianos solo contribuyen a preservar el viejo estado hegemónico, y facilitar la acumulación de fuerzas de la derecha fascista venezolana. Temo que el anunciado congreso de la salud, donde se encontrarán las opiniones del estado, las del partido y partidos que apoyan nuestro gobierno, los movimientos de trabajadores, sean una sola melcocha, y la discusión resulte mediocre y de resultados totalmente previsibles.

Aprovecho para felicitar al grupo numeroso de recién graduados en medicina. Aclaro no son doctores, son médicos. Y me pregunto ¿ Cuál fue la formación que recibieron para ser revolucionarios chavistas? Usted lo sabe Presidente, para impulsar una política revolucionaria en salud, es indispensable ser revolucionario, no basta con ser médico. La confusión fue mayor cuando los invitó a ser especialistas en disciplinas técnicas, cirugía, anestesiología, etc, y no los convidó a estudiar salud pública. Más de lo mismo.

No olvide Presidente que en momentos de guerra, la salud, es un componente fundamental de los planes de la seguridad y defensa de la Patria. El peso de esa responsabilidad está sobre los hombros de todas y todos los Bolivarianos que apostamos a derrotar el imperio estadounidense y construir una Patria Soberana y Socialista.

Todos y todas tenemos derecho a participar en la defensa de la Patria. No estoy ocultando verdades y realidades.

_______________________

Ex ministro de Salud en el gobierno bolivariano, ex embajador en Argentina



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1572 veces.



Roger Capella Mateo

Médico, gremialista. Fue ministro de salud en el gobierno bolivariano.

 rogercapella@gmail.com

Visite el perfil de Roger Capella Mateo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roger Capella Mateo

Roger Capella Mateo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad