Sentir Bolivariano

Teoría y práctica revolucionaria

El Frente Francisco de Miranda cumplió 10 años en la lucha revolucionaria, es una de las obras creadas por nuestro líder supremo Hugo Chávez Frías. Recuerdo cuando el compañero Chávez, junto a Rafael Vargas y Elías Jagua, nos encomendó la tarea de seleccionar jóvenes del MVR, de los frentes sociales y otras organizaciones aliadas, a nivel nacional con la idea de formarlos, social y políticamente, con valores socialistas, con la finalidad de que se convirtieran en vanguardia de la revolución bolivariana. Y así organizamos la primera avanzada que salió a Cuba, en 2003, para formarse como Trabajadores Sociales.

Ya han pasado 10 años; y ese grupo de jóvenes, hoy en día más de 22 mil organizados como Frente Francisco de Miranda, está convertido en verdadera vanguardia de la revolución y, no por coincidencia, desde que se conformó esta organización, ha habido fuertes avances en la construcción de la patria socialista. Se han consolidado importantes logros, como la Universidad Bolivariana de Venezuela; se crearon y profundizaron las misiones sociales a través del convenio Cuba-Venezuela; y cuántos logros más. El Frente Francisco de Miranda se ha convertido en referencia revolucionaria y, después de esta primera década, siguen teniendo un gran compromiso, como pilar fundamental para este momento histórico que vivimos.

Le decía a los muchachos y muchachas con los que estuve compartiendo en un emotivo acto en el salón de eventos “Eladio Tarife”, el viernes pasado, celebrando el X Aniversario del Frente, que es importante seguir consolidando una vanguardia estudiosa y analítica, y que esa formación teórica sirva para ir a la práctica revolucionaria diaria y permanente, con mayor solidez de conciencia.

En mi humilde opinión, el proceso de aprendizaje no termina nunca y hay que tener presente además, que ese proceso debe ser teórico y práctico. No podemos olvidar que ese aprendizaje, que esa consolidación de la conciencia, es precisamente teoría y práctica, práctica y teoría. No podemos conformarnos, camaradas, con leer los textos, desde los más antiguos hasta los más recientes…hay que hacerlo, sí, tenemos que leer, estudiar, analizar todo lo que consideremos que nos hace falta, que nos ayude a fortalecer la conciencia revolucionaria, pero no es suficiente.

En algunos momentos de nuestra historia patria, se han cometido errores en los intentos de liberación, en los intentos de consolidar movimientos revolucionarios, porque algunos compañeros, verdaderos revolucionarios, cometieron el error de transformarse en excelentes teóricos y majestuosos académicos, intelectuales de la revolución, pero no fueron capaces de llevar esa teoría a la práctica; así como también, caso contrario, algunos líderes, algunos participantes directos de la lucha revolucionaria, se trasformaron en excelentes ejecutores de tareas y no se preocuparon por adquirir, asimilar, analizar las teorías revolucionarias; esos errores, lamentablemente, se siguen cometiendo y debemos terminar de superarlos; es formación integral, en lo teórico-práctico, para la lucha diaria en la calle.

Entonces, tengamos la edad que tengamos, tengamos la experiencia que tengamos, asumamos que siempre hay algo nuevo que aprender, que ninguno de nosotros “se las sabe todas”; y sobre todo, en este quehacer revolucionario, en este momento histórico que nos ha tocado vivir. Tenemos que seguir estudiando y analizando permanentemente las diversas coyunturas: la situación internacional, los temas nacionales, las situaciones estadales y locales; todo dentro de un análisis global y estratégico y poder así, aplicar todo ese aprendizaje teórico-político en nuestra lucha diaria y tesonera. Es esta una época de grandes retos; y nos corresponde a nosotros, la vanguardia revolucionaria de Chávez, del Proceso Socialista, seguir empujando fuerte, para de esa manera, asegurar que vamos a llegar completamente, más temprano que tarde, al punto de no retorno de la Revolución Bolivariana, que vamos a llegar verdaderamente a la irreversibilidad de nuestra construcción Socialista.

La formación integral de revolucionarios y revolucionarias debe ser permanente, es lo que nos va a permitir seguir consolidando la unidad de la fuerza bolivariana, chavista y antiimperialista. Es por ello que debemos seguir fortaleciendo nuestra alma, nuestro espíritu, nuestra inteligencia, en lo individual y en lo colectivo, para continuar defendiendo el legado de Chávez. Es entonces fundamental que nosotros todos y todas, combatientes, compatriotas, luchadores, luchadoras, asumamos verdaderamente, la necesidad de seguir acrecentando nuestra conciencia del deber social, nuestra conciencia revolucionaria. Es la conciencia necesaria para la “…unidad, lucha, batalla y victoria…”; para no permitir que nada ni nadie nos desvié del rumbo que hemos escogido como pueblo, para lograr nuestra liberación definitiva: Patria contra Imperialismo; Socialismo o Barbarie.

El Frente Francisco de Miranda ha tenido y seguirá teniendo una enorme responsabilidad como vanguardia revolucionaria leal con Chávez, una enorme responsabilidad como vanguardia revolucionaria creada por Chávez y mantiene en su lista de tareas, algunas que son sumamente importantes e imprescindibles para la consolidación del Socialismo Bolivariano, entre otras tantas, garantizar el cumplimiento de los 5 objetivos históricos del plan de la patria que nos dejó Hugo Chávez y, en lo adelante, convertirse en completos e integrales multiplicadores de esa teoría y práctica revolucionaria.

Vamos muchachos y muchachas, combatientes de esta revolución, a seguir construyendo el camino antiimperialista. “Hoy tenemos Patria, que nadie se equivoque…”

Chávez Vive, la lucha sigue…
Independencia y patria socialista
Viviremos y venceremos!!!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4681 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor