…, ¡sin dimes y diretes!

Ante semejante responsabilidad que tenemos los revolucionarios de continuar afianzando las bases de consolidación de nuestro hermoso proceso de transformación social, ante el tamaño del trabajo diario de lucha socialista, de ideologización de las comunidades y colectivos organizados para que se agreguen a la edificación de una sociedad cada día más plena de justicia social y dignidad, no podemos perder ni un solo minuto en cuestiones banales, impropias y de absoluta carencia de valor alguno dónde podamos sumar voluntades para la gran patria.

Es por ello que tenemos el deber de concentrarnos en nuestras tareas diarias y no dejarnos llevar por los shows de una oposición que cada día se desmorona con unas tretas risibles, estúpidas, insensatas y burdas. Y esto lo podemos analizar viendo que ante la decadencia de sus planes de llamado a la violencia, la agresión en las calles avivados por el descontento de la pasada derrota electoral, ante el desvanecimiento del llamado al desconocimiento del pseudo líder opositor a no reconocer a nuestro presidente Nicolás Maduro como legítimo y constitucional; pues ahora la oposición, bruta y malvada, intenta desesperadamente desunir las fuerzas revolucionarias con un audio merecedor de un premio por su grandilocuencia semejante a las radionovelas de otrora y que resulta ser un montaje desmedido de una opinión particular sobre temas llenos de intrigas y cuestionamientos.

Qué bajo ha caído la oposición y sus secuaces internacionales que no escatiman ni un mínimo esfuerzo por montar piezas auditivas con el objeto de desmedrar los cimientos de valores y virtudes que hacen un compendio del obrar de cada uno de quienes seguimos firme los trazos dejados por nuestro genuino líder Hugo Chávez Frías, que no son otros que agrupar nuestro accionar en el obrar bien desde los respectivos puesto de batalla.

De allí que la unidad, la lucha, la batalla son banderas revolucionarias que nos permiten continuar mejorando nuestro devenir. Atizar el fuego del amor al prójimo, el predicar con el ejemplo, visualizar las necesidades de los demás y apuntar a resolver con eficacia y honestidad los problemas dejando un aroma a Chávez por donde vayamos haciendo patria.

Atrás va quedando rezagada y deteriorada una oposición decadente, apátrida, llena de odios y miserias, con sus reiteradas mentiras y engaños, con sus boconerías en sus medios irracionales proxenetas, fomentadores de oído, creadores de zozobras, estos últimos laboratorios de maldad; que no entendieron ni entienden, que hay un pueblo que se abrazó a una propuesta de libertad y dignidad junto a un Chávez que se inmortalizó en el corazón de las mayorías de venezolanos y venezolanas que creemos y luchamos por la construcción de un mundo diferente. Allá ellos que sigan con sus planes macabros, sus espantos televisivos y sus novelas radiales, todo un bodrio de circunstancias oprobiosas, humillantes, vejatorias, que por más que busquen expandir con rimbombancia no vulnerarán la coraza de amor y de justicia que está en cada mente de cada ser revolucionario y revolucionaria.

Caminamos mirando a Chávez, siguiendo a Chávez, oyendo a Chávez, comprendiendo que la lucha sigue y seguirá siempre por un país y un mundo mejor y necesario para garantizar la vida de la especie humana en venideras generaciones. No podemos desviarnos en pendejadas, en basuras de una oposición que no quiere sumarse a tan anhelado y loable designio espiritual. Allá ellos y su consciencia con los suyos, allá ellos nadando en el nefando muladar de sus inventos y mentiras…, mientras nosotros caminamos levantando los ojos al faro, allá donde crece la justicia y la dignidad, sin caer en los cotilleos de pasillos de los dimes y diretes a donde la flaca oposición nos quisiera arrastrar.

Sin mirar atrás, avanzamos erradicando los enfermos intentos del golpe suave que la oposición piensa fraguar, vilmente conversando con algunos militares; pero en vanos sus propósitos porque ahora más que nunca las FANB, están maduras e integradas en un todo con el ideario Bolivariano y Chavista. Nosotros seguimos alimentando la unidad, que siempre nos ha caracterizado y no como ellos que son especialistas en resquebrajarse; si no observemos los partiditos Primero Justicia, Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Proyecto Venezuela, por citar algunos, que son pedazos, fragmentos, de AD y Copei, que andan naufragando a la deriva del olvido, partiditos que andan ahogándose en el mar de su propia descomposición moral y ética frente a un pueblo digno que cada día robustece sus propósitos de construir la patria bonita.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1898 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición