Vientos de la sabana

Los aciagos días de febrero

Por estos días, hace 24 años, la historia reciente del país, nos mostró la faceta más oscura y asesina de los gobiernos cuartorepublicanos contra nuestro noble pueblo venezolano. Fue allí cuando las garras del imperialismo en defensa de sus intereses económicos mundiales, a través del paquetazo de Carlos Andrés Pérez, sugirió una serie de recetas venenosas para Venezuela, que ya tenía en ese entonces al 84 por ciento de la población dentro de la pobreza generalizada. Los pobres habitantes de los cerros de Caracas, Los Teques y Guarenas no aguantaron estas medidas neoliberales de aumento de la gasolina, el pasaje y la comida, que fueron el detonante para el estallido social llamado por algunos sociólogos y políticos, el Día en que bajaron los cerros. Algunos ya obstinados de comer perrarina, ante la especulación y acaparamiento de los alimentos de la canasta básica.

La respuesta del indolente gobierno fue peor. Masacrar a un pueblo indefenso, que despertó del letargo de ver cómo pequeñas familias venezolanas apátridas, grupúsculos económicos en complicidad con los medios privados y gobiernos corruptos y parasitarios, regalaban y se apoderaban de las grandes riquezas del suelo venezolano, abriendo un insondable abismo entre ellos y las grandes mayorías de venezolanos y venezolanas que dejaban el sudor de sus frentes y no alcanzaban el más mínimo acceso a la comida mucho menos a servicios básicos como agua, electricidad, educación, salud, empleo, seguridad social y justicia social.

Fueron los aciagos días de febrero cuando las armas de la patria salieron a empañar de sangre las calles de Caracas, derramadas por las voces del pueblo inocente y pobre que demandaba justicia e igualdad social.

La rebelión popular y las acciones asesinas de un gobierno nefasto, sirvieron de plataforma para ir madurando las ideas de un grupo de hombres y mujeres militares y civiles que decidieron alzarse el 04 de Febrero comandado por nuestro líder, comandante y Presidente Hugo Chávez, para volver las esperanzas de un bienestar social y un mejor vivir, con dignidad, que poco a poco se ha venido construyendo desde el 99 con la llegada de Chávez a Miraflores.

Pese a la oposición burguesa apátrida, que ha obstaculizado todos los proyectos revolucionarios, ese 84 por ciento de la población ahora posee mayores beneficios de un gobierno sensible lleno de amor, que ha sabido entender y atender sus necesidades. Se han abierto las puertas de la inclusión social, ahora las mayorías de venezolanos y venezolanas tienen acceso a la alimentación, al agua, a la electricidad, a la salud, a la educación, vivienda y contamos con más de dos millones y medios de pensionados en el Seguro Social. Hemos cumplido con las metas del milenio, brindamos una atención oportuna a niños, niñas y adolescentes, así como una gran expansión de la Misión Amor Mayor. Nos hemos llenados de Misiones que van directo al corazón de los venezolanos y venezolanas.

Todo para honrar el compromiso con un pueblo digno, libertador, pacífico y buena gente como somos todos; otra para honrar la sangre de los mártires del 27 y 28 de febrero que fueron borrados por el gobierno asesino de Carlos Andrés Pérez.

Por esos más de tres mil hombres y mujeres que dejaron sus vidas en ese febrero, hoy tenemos que estar más unidos que nunca, más firmes que nunca, para gritar a los cuatro vientos que esa burguesía parasitaria, que esa oposición dibujada hoy con nuevos rostros, esas mentes perversas MAS NUNCA VOLVERAN! Y seguiremos, por siempre hacia la construcción de la Patria Grande, a construir ese sueño libertario de Simón Bolívar de dignidad, paz y amor con nuestro Proceso Transformador de nuestro Presidente Hugo Chávez Frías.

*Diputado AN

santanajerez@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1793 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor