La Democracia es participación, es 11 y 13 de abril, masas de gente debatiendo, impulsando, escogiendo

El Golpe

¿Qué se debe aprender de un golpe de Estado?

¿Qué se debe aprender de haber dado la vida por la Democracia?

Que la democracia es el valor que nos une como nación y con las demás naciones. Que los movimientos democráticos en Egipto, Libia, Siria, Túnez, Marruecos, Yemen, nos gusten o no nos gusten, son tan valiosos como el de Venezuela, Honduras o el Chile del 73. Que nuestro espíritu libertario debe acompañar a los pueblos que pierden su libertad en Mali, en Somalia y la desangrada Siria. Que no hay democracias buenas ni malas, mías o tuyas. Solo hay caminos por recorrer.

¿Qué se debe aprender de un golpe de Estado impulsado por los EEUU, apoyado por España y Colombia, jugado por todas las grandes piezas del empresariado venezolano?

Que los mercados no dan Democracia, la dan los pueblos. Por ello el pueblo venezolano se la dio, como una regalo bien merecido, con una cinta roja, como la franja del pabellón, que recuerda la sangre derramada por nuestros 11 muertos, un 11 de abril. Muertos tuyos y míos. Muertos que no deben repetirse.

Que con dinero no se compra una Democracia, ni la pro-estadounidense, ni la socialista. La Democracia es participación, es 11 y 13 de abril, masas de gente debatiendo, impulsando, escogiendo. No es BANDES ni el Fondo Conjunto Chino. Ni el presupuesto del Departamento de Estado, ni el grupo PRISA.

El mercado dijo “maten” y un puñado de compatriotas desalmados jalaron el gatillo. ¿Qué detuvo el mercado? La decisión de un pueblo, no lo detuvo meter más dinero.

¿Qué se debe aprender de un golpe que se extendió a un paro petrolero-alimentario? ¿Qué se debe aprender de haber sobrevivido y derrotado el poder de las transnacionales petroleras?

Que es lo contrario de lo que siempre decimos. El petróleo es la maldición de este país. Y nosotros, los venezolanos, la bendición.

Por eso Venezuela debe reandar su camino de pluralidad, debate y democracia. Detener el secuestro mediático. Asegurar nuestro futuro por la vía de la inversión productiva, el trabajo y la justicia.

Somos un país democrático a pesar del aguacero. Pero, si no hemos aprendido nada de esto, de verdad lo siento, no hemos aprendido nada. No tenemos nada que celebrar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2117 veces.



Daniel Castro Aniyar


Visite el perfil de Daniel Castro Aniyar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: