Sentir Bolivariano

Planificación revolucionaria

Permítanme insistir con el tema de la planificación. De ella he hablado en anteriores oportunidades a través de este espacio y otros más y, teniendo en cuenta que es una arista bastante amplia y compleja, se hace necesario recordar y seguir profundizando y debatiendo sobre este concepto que, a mi juicio, es elemental para avanzar con solidez en el logro de nuestros objetivos revolucionarios.

El comandante Hugo Chávez ha dicho lo siguiente: “Tenemos tres horizontes de planificación estratégica, uno se cierra con el ciclo 2012, en referencia a los comicios presidenciales del próximo 07 de Octubre….y posterior a esa etapa…viene el otro horizonte, próximo plan sexenal 2013-2019, y luego viene la década que se me ocurre llamar la década de oro 2020-2030”.

La Planificación Estratégica de la que habla el comandante Chávez, debe basarse en las acciones conscientes de cada uno de nosotros, camaradas; partiendo del estudio constante, de la formación académica e ideológica y del crecimiento político, social y espiritual. No puede bastarnos con la planificación inerte y diaria esperando a que el día termine sin contratiempos…Aunque sea eso importante, debemos ir más allá de lo cotidiano, exigirnos cada día más y más. Debe ser un proceso dinámico, participativo; vivo. Además, debe asegurarse la eficacia de esa planificación en su accionar diario, para poder conducir exitosamente el proceso de cambio, de transformación; para seguir introduciendo modificaciones radicales en todas las estructuras de la producción y la reproducción nacional, para la formación definitiva de la nueva sociedad venezolana. La Revolución nos lo pide a gritos.

Ahondando en esos tres horizontes de los que habla el comandante, importante es reconocer la planificación certera en el despliegue de las patrullas de vanguardia socialista, con las visitas casa a casa que se han venido desarrollando en todo el estado. Esa planificación estratégica en lo político, sin duda, va abonando el camino hacia la victoria de la gran Misión 07 de Octubre. Puede servirnos de ejemplo, de una aceptable planificación masiva de nuestros militantes y fuerzas aliadas en pro de alcanzar importantes objetivos.

En cuanto al segundo horizonte, que va en el sexenal 2013 – 2019, debemos basarnos en la experiencia que hemos obtenido en estos 13 años de revolución bolivariana. Debe servirnos para organizar nuevos planes y seguir con otros ya establecidos, con bases fuertes y sólidas en lo general y en lo concreto, echando mano del avance existente en cuanto a la organización popular; continuando con la reestructuración de las instituciones públicas y manteniendo la lucha contra el burocratismo, la corrupción y otros flagelos heredados de la cuarta república, que son a veces, los que obstaculizan algunas planificaciones bien fundamentadas en teoría, pero que, al entrar en contacto con la “realidad real”, se estacionan sin ánimos de avance, por lo menos en lo inmediato necesario. Como lo plantea el profesor y filósofo Fernando Martínez: “… el plan es producto de la conciencia organizada, que tiene el poder y conoce los límites de la voluntad, los datos de la realidad y las fuerzas que tiene a favor y en contra…”.

En artículos anteriores, cuando hablábamos de la “Planificación en la transición socialista,” citaba a Orlando Borrego en su libro El trabajo de dirección en el socialismo. Me atrevo a repetir tales citas ya que hacen referencia a la importancia de la Planificación y de lo estratégico que es para el sistema socialista, involucrar a la masa popular en ese proceso, teniendo en cuenta que durante la transición en la que vivimos, se viene elevando el nivel cultural del pueblo. Como son ya 13 años de revolución, “… constituye un reto el incrementar al máximo la participación de las masas en la planificación, de tal forma que aporten, no solo sus valiosas experiencias al desarrollo de la economía nacional, sino sus posibilidades de inventiva y creatividad, con el fin de ganar escalones más altos en la eficiencia económica del país”. En el mismo libro de Borrego, el autor dice: “En un régimen de dirección consciente como el socialismo, hablar de planificación significaba algo más amplio, en relación con el sistema de dirección, que considerar en un plan las necesidades puramente económicas de la sociedad. Se trataba según él (El Che), de conocer, con la participación plena del pueblo y particularmente de los trabajadores, con el auxilio de los medios automatizados de información y cálculo, y la inteligente dirección política del país, el conjunto de necesidades económicas, culturales y espirituales que sería necesario satisfacer, y adecuándola a los recursos disponibles, conformar la proyección socioeconómica para el período de tránsito al socialismo”.

Basándonos en las propuestas de Borrego y en la visión futurista y acertada del Che, es el pueblo, el poder popular, quien debe sostener la convicción en torno a que el futuro deseado es posible; pero para ello importante es seguir preparándonos y formándonos, alimentar y desarrollar esa conciencia revolucionaria. Para lograrlo es necesario abrir paso y canalizar las potencialidades humanas, que como hemos dicho en otras oportunidades, se desatan, salen a flote, en el proceso revolucionario; lo que nos permitirá una mayor y mejor capacidad organizativa, en la vanguardia y en las masas, para dirigir realmente nuestro propio destino.

Ya lo dijimos también, no está permitido improvisar en la construcción definitiva del Socialismo Bolivariano. Nuestras orientaciones deben basarse en una planificación seria y consistente. Que esa planificación certera nos conduzca a la concreción de metas y objetivos a corto y mediano plazo. Porque, como lo plantea Jorge Giordani: “Los cambios deseables deben ponerse en práctica para que su realización material no quede en la mera formulación ideal de la tarea por realizar y las funciones por cumplir. Pasar de una ineficacia en el proceso de acumulación al de una cierta eficacia en su rol liberador y constructor de nuevas realidades requiere algo más que una voluntad política, la cual damos por descontado ante el mandato popular de acelerar el paso hacia una sociedad de carácter socialista para Venezuela”. Cabe acá también, recordar al CHE Guevara: “… Nuestra tarea es seguir perfeccionando el sistema…, ir buscando las causas…, las nuevas interrelaciones que existen en el socialismo entre el hombre, el individuo y la sociedad, para poder utilizar las armas nuevas que se ofrecen y desarrollarlas al máximo…”.

Sigamos pues, con mucha conciencia revolucionaria, con unidad y pasión patria, consolidando la Planificación Revolucionaria, que como reza la Constitución Bolivariana de Venezuela, debe ser estratégica, democrática, participativa y de consulta abierta.

Independencia y patria socialista!!
Viviremos y venceremos!!

sentirbolivarianobarinas@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5268 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: