Insisto, es responsabilidad del PSUV

La crisis actual del capitalismo, el cinismo potenciado del imperialismo y su influencia en la perdida del discurso y propuesta de la derecha “venezolana”  lejos de motivarnos conductas triunfalistas en la izquierda, más, debe servirnos para convocarnos a realizar profundas reflexiones. Es cierto que las encuestas nos favorecen en las próximas elecciones presidenciales. También es cierto que ningún candidato de la burguesía posee el liderazgo, el carisma y amor que desborda la pasión revolucionaria del camarada Chávez y viceversa de su pueblo. Pero la canalla burguesía siempre apuesta al desencanto, al desgaste y desamor. Pretenden desmoralizar y desmovilizar al pueblo exacerbando nuestros errores. Es esa la única estrategia electoral que procurará la canalla profundizar. Y no les queda de otra, porque simplemente discurso y propuesta no tienen. 

Siento que nuestra dirigencia pierde mucho tiempo preciado en resaltar en los medios la falta de unidad de la canalla, o los “puñales” que clavan en sus propias espaldas los payasos del circo imperial. Dejemos ese trabajo a nuestros astutos comentaristas. Tarde o temprano el imperio pondrá orden en el circo y elegirá al candidato rival del Presidente Chávez. El sionismo internacional presiona porque sea Radonsky su candidato, o se impondrá el hijo del “filosofo” del Zulia.

El momento histórico implora voltear nuestras miradas hacia dentro. La sabiduría del reflexivo Comandante entiende esto y nos convoca a todos para esta batalla. Se trata también de la salud de la revolución que se manifiesta en la moral y ética en las instituciones del Estado, las empresas pero sobre todo en su militancia política.

Muy interesantes y acertadas han sido las últimas reflexiones del compañero Reinaldo Iturriza en su reciente artículo titulado “Cuando la revolución se hace camello”. El compañero Iturriza nos trae la parábola “De las tres transformaciones”, en Así habló Zaratustra, del hoy muy citado Friedrich Nietzsche (1844-1900) por el camarada Presidente Chávez. Coincido con Iturriza en sus alertas que son motivadas por sus observaciones y muchas otras reflexiones críticas que varios camaradas han venido planteado de alguna manera en los diferentes espacios abiertos por la revolución. Lamentablemente, son pocos los espacios y también pocos los que se atreven o tienen la pericia  de emprender una crítica constructiva y prepositiva.

La parábola de Nietzsche traída por Iturriza nos dice que “Una revolución, puede decirse, es camello, león y niño. Es el camello (la vieja sociedad con sus viejos valores) dando paso al león que subvierte al viejo orden y que, a su vez, abre paso al niño que crea la nueva sociedad. Pero no es así de sencillo, de lineal: toda revolución corre siempre el riesgo de convertirse en camello: ya sea porque fue incapaz de saldar cuentas con lo caduco, y repite errores del pasado: el nuevo socialismo copiando al viejo socialismo; el nuevo partido copiando al viejo partido; la burocracia haciendo el papel de Herodes, el asesino de niños”.

Insisto, es responsabilidad del PSUV despojar a la revolución de los corruptos, poner en cintura a los burócratas y destruir al Estado burgués, pero mientras su dirigencia esté atrapada en responsabilidades de Estado, o sometido al poder de los burócratas, nunca cumplirá su papel y las sabias reflexiones de Chávez no habrán valido de nada.

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1745 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: