Todo importa, el color, las frases…

La vida es energía, todo lo que nos rodea lo es; nada carece de esta, ni siquiera la piedra que aparentemente muerta reposa sobre la tierra deja de tenerla o producirla y la energía que emana el universo esta regida por leyes incorruptibles e irrompibles.

No existe poder de ninguna índole que pueda alterar en una micra ninguna ley del universo, en especial las leyes que rigen el comportamiento de la energía ya que estas constituyen los enlaces que hacen posible la vida en cualquiera de sus manifestaciones.

La principal de todas las leyes universales es, la Ley de la Atracción, esta es la ley que mantiene unida a todas las manifestaciones existentes en el universo; su principio es muy simple, polos iguales se atraen; este enunciado explica el porque de la sincronía de los eventos universales y permite entender como funciona el enlace energético mas fuerte que se conoce, el amor.

Si lográsemos entender solo un poco de su funcionamiento, nuestra vida cambiaria para siempre y descubriríamos el inmenso poder que llevamos dentro y que no sabemos administrar.

Según la ley de la atracción solo podrás atraer vibraciones iguales a las que emanas, si sonríes atraerás sonrisas, si lloras atraerás lágrimas, si amas atraerás amor y si odias solo odio podrás atraer.

Nosotros somos energía y la energía no se destruye solo se transforma, si lográramos sacudirnos los complejos que adquirimos a través de los tiempos y simplificamos nuestra conducta, entonces nuestra vida tendría realmente sentido y nuestra muerte también.

Profetas, pensadores y filósofos han venido y todos han traído el mismo mensaje, con el lenguaje apropiado a la época y el idioma respectivo; todos han coincidido en una sola cosa, la función primordial del hombre es ser feliz, crear felicidad, y cuidar la heredad que tiene a su cargo: la Tierra.

Estamos hechos de energía, por eso no podemos ser destruidos solo trasformados y como todo conductor de energía nuestro cuerpo debe ser preparado para almacenarla o distribuirla.

Algunos profetas giraron instrucciones a sus seguidores sobre el cuidado del cuerpo y la alimentación, no como norma estricta cuyo rompimiento traería el peor de los castigos de un Dios, sino como necesidad para poder desarrollar los poderes de los cuales las leyes del universo (en este caso lo concerniente a la energía) nos han dotado.

Si el hombre hubiese entendido que tenia que comer sano y pensar sano para poder desarrollarse sano y no para impedir el castigo emanado por un Dios agresivo, el hombre hubiese seguido la norma con tranquilidad y felicidad; y hubiese desarrollado los sentidos de los que fue dotado.

El universo es energía, no es otra cosa, todo lo que se mueve; desde una pulga hasta un planeta es energía, y toda esa energía es cambiante de forma, de intensidad y de apariencia…pero sigue siendo energía.

¿Será más impresionante un micro chip y su utilidad comparada con el cerebro que está dentro de la cabeza de una hormiga con todas las funciones que maneja?

¿Será mas impresionante el mas sofisticado de los inventos electrónicos comparado con una abeja, o con el vuelo impresionantemente ágil de una mosca?

Lo que llamamos cultura nos hace creer o no creer, todo va a depender de donde nacemos, donde crecemos y donde habitamos; las creencias son solo relativas al entorno o a las circunstancias que nos rodean.

Vinimos a aprender y evolucionar, por eso cuando nuevas consignas van apareciendo o nuevos planes surgen, debemos alegrarnos eso significa que vamos caminando, que vamos evolucionando; el hombre no puede ser inmóvil ni absoluto, nada lo es; el hombre tiene que ser inquieto, móvil, cambiante.

El comandante Chávez es un ser humano que transita por este momento junto a nosotros y las circunstancias que nos rodean; es un ser de luz, lleno de energía, por eso una amplia mayoría lo sigue; estamos obligados por ley natural a seguir lo que nos atrae, he ahí su fuerza y su magnetismo; sus ideas socialistas nos hacen pensar concientemente a algunos e inconscientemente a otros en el origen ancestral de nuestros inicios; el hombre nació en comunidades socialistas; el resto de los animales que no han sido “culturizados” siguen viviendo en socialismo.

Por eso el socialismo atrae, nos invita a volver a nuestros inicios; antes de la gran manipulación a la que hemos sido sometidos.

Hoy se escuchan voces que se alzan rechazando cambios en la conducta de Hugo Chávez; yo los celebro, esos cambios hablan de inteligencia y dicen mucho de porque el hombre esta en el sitio donde esta; a mi humilde modo de ver, esos cambios indican evolución y aprendizaje.

El color importa, no es que el amarillo sea mejor o peor que el rojo, no es por ahí la cosa; es que nuestra sintonía con la fuente de toda energía depende de nuestra actitud y si eso se entiende y se practica sin complejos, entones tendremos acceso a la fuente de toda energía; si nos empeñamos en mantenernos inmóviles creyendo que no necesitamos cambios, jamás evolucionaremos; todos los días son diferentes y debemos adaptarnos a nuestros cambios diarios para mantenernos en sintonía con el universo.

El hecho de que Hugo Chávez, el ser humano se ponga una camisa del color que lo haga sentir bien, no tiene nada que ver con el cambio del camino propuesto, los colores no son nuestros enemigos, nuestros enemigos somos nosotros mismos independientemente del color con que nos vistamos.

El cambio de la frase es a mi modo de ver otro sano síntoma de evolución ideológica y radicalización de nuestra originalidad, ¿acaso todos no aprendimos a leer y escribir repitiendo con el maestro?, ¿Ó a caminar imitando a nuestros padres?; todos lo hemos hecho porque por algún lado hay que empezar; hasta que algunos encontramos nuestra originalidad y leemos lo que creemos interesante, escribimos lo que consideramos nuestras verdades y caminamos con nuestro propio estilo, esto es evolución.

¡Patria, socialismo o muerte!; ¡Patria socialista, o muerte! Consignas derivadas de la lucha de clases de los pueblos rusos, aplicadas por la revolución cubana en una época donde el combate era a fusil; frase que adoptó nuestra revolución en un momento histórico, donde sin fusiles de por medio la lucha era a muerte también.

Nuestra originalidad y nuestra propia esencia nos dio una frase que quedó grabada en letras de oro “¡No podemos optar Entre Vencer o morir; Necesario Es Vencer!” lanzada por José Félix Rivas ante la proximidad de Boves y sus huestes asesinas…Hoy el cambio de frase del presidente nos invita a reencontrarnos una vez mas con nosotros mismos, con nuestra historia y con nuestra esencia.

Nadie puede vivir por nosotros nuestra propia experiencia de vida, por lo que es nuestra responsabilidad individual separarnos de lo que creemos nos podría hacer daño; entonces, comandante mi celebración por los cambios y por los ladridos de los perros que indican que seguimos caminando.

NO PODEMOS OPTAR ENTRE VENCER O MORIR

NECESARIO ES VENCER.

VIVIREMOS Y VENCEREMOS

PA´LANTE COMANDANTE.


oscarajimenezr@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2502 veces.



Oscar A. Jimenez R.


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: