Sentir Bolivariano

Corresponsabilidad revolucionaria

Nuestra Constitución Bolivariana, en su artículo 326 señala: “La seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil para dar cumplimiento a los principios de independencia, democracia, igualdad, paz, libertad, justicia, solidaridad, promoción y conservación ambiental y afirmación de los derechos humanos, así como en la satisfacción progresiva de las necesidades individuales y colectivas de los venezolanos y venezolanas, sobre las bases de un desarrollo sustentable y productivo de plena cobertura para la comunidad nacional. El principio de la corresponsabilidad se ejerce sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar”.

Quise comenzar citando nuestra carta magna, porque ésta encierra de manera perfecta los principios de corresponsabilidad entre el Estado Nacional y el Poder Popular. Es indispensable la voluntad política de esas dos partes de la sociedad para trabajar juntas, de manera armónica y articulada, para seguir progresivamente alcanzando, desde los más pequeños objetivos que como comunidad nos atañen, hasta el más grande que como revolucionarios y revolucionarias debemos tener claro: La consolidación definitiva del Socialismo Bolivariano.

Este proceso revolucionario que ya lleva 11 años de lucha por el derecho y la justicia social, se ha caracterizado por integrar, de manera protagónica, la participación de los ciudadanos y ciudadanas, a través de la organización del poder popular y comunal, en vínculo directo con la gestión de gobierno, nexo perfecto que está en la capacidad absoluta de garantizar todos los derechos sociales. El gobierno bolivariano ha valorado este principio desde todos los ámbitos y ha venido consolidando diversos mecanismos y herramientas para ejercer dicha acción, tales como la Ley de Participación y Poder Popular, la ley de los Consejos Comunales; en los Planes de Desarrollo Económico Social 2001-2007 y 2007-2013; y en el progresivo debate ante la creación de nuevas leyes que cimienten el Poder Popular, como el importantísimo elemento jurídico que le ha dado vida al Consejo Federal de Gobierno.

Es sumamente importante camaradas, tener claro que el Estado sin el Poder Popular no tendría ninguna guía para accionar en función del bienestar del pueblo. Somos todos y todas, unidos, entrelazados, articulados y mancomunados, juntos pues, los que podemos ir consolidando el desarrollo social, económico productivo de nuestras regiones, de nuestros sectores, de nuestras comunidades, encaminados en la construcción del nuevo Estado Socialista.

Compatriotas, estamos invitados por esta revolución a participar de manera decidida, a intervenir en actividades públicas, a articular con el estado y a interactuar con él. También nuestro Proyecto Nacional Simón Bolívar nos solicita la participación desde la corresponsabilidad social que nos concierne, porque somos ética y moralmente responsables de lo que ocurre en la sociedad, de la formación de ese hombre nuevo, de esa mujer nueva, que debe trascender positivamente a superponer los intereses del colectivo, ante los intereses individuales, a trabajar sin egoísmos de ningún tipo por el bien común de su entorno. De que cada día, con mayor fuerza, se transfiera poder efectivo y eficaz al pueblo.

Es decir, el poder popular, debe servir de contrapeso a la direccionalidad de los entes públicos, ejerciendo sus tareas con mucha conciencia del deber social, teniendo claro que las acciones que se emprendan, en esta difícil transición, son observadas y evaluadas por toda la sociedad, por lo que debemos ser ejemplo y testimonio revolucionario y bolivariano.

No se debe confundir el poder de un pueblo organizado con el anarquismo, el libertinaje o la manipulación, elementos que podrían desviar desmesuradamente los objetivos bolivarianos. He allí la sustancia de la corresponsabilidad. En la medida en que, en lo individual y lo colectivo, se asuma la cuota de responsabilidad ante los problemas y conflictos que aún, en este período de transición, están presentes en las comunidades y se tomen decisiones conjuntas entre Estado y Poder Popular, estaremos cada vez más cerca de alcanzar la victoria: Una nación libre, soberana, independiente y próspera.

Insisto pues, en la invitación a seguir organizándonos, consejos comunales, comunas socialistas, frentes sociales, Poder Popular y nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela, el cual también es visualizado como una organización de vanguardia, en la acción y el acompañamiento político-social, a seguir articulando mecanismos y estrategias para accionar en beneficio del colectivo, asumiendo responsablemente que aún hay muchos errores y fallas que corregir, pero que esos tropiezos debemos sobrepasarlos juntos, basándonos en una planificación estratégica donde ambos entes de acción social, Estado y poder popular, construyamos conscientemente el destino promisorio de nuestro pueblo: El Estado Comunal, en el Socialismo Bolivariano.

Finalizo con un mensaje de nuestro máximo líder, Hugo Chávez Frías, en este sentido: “El poder popular es un poder infinito, cuando se despierta, cuando se desata, no tiene limites puede mover montañas, puede hacer milagros”. Hagamos nuestro milagro: Construyamos nuestra Revolución Bolivariana.

Hasta la victoria siempre!!!

Patria Socialista o Muerte!!!

Venceremos!!!


sentirbolivarianobarinas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3487 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor