(O cuando la Competencia Burguesa se vende como Socialista)

Conozcamos el Desarrollo Desigual y Combinado

Aunque la Física Cuántica parece tener otro criterio, los fenómenos, prima facie, sin importar su naturaleza sustancial, no dan saltos al cambiar de un estado a otro,  y sin   abordar directamente los intríngulis del Micromundo, ni  sumergirnos  en la “última matrioshka” [i] , la imposibilidad de cambiar de súbito y 100% el modo burgués por el modo comunista por lo menos   ha resultado muy cierta hasta ahora.

 A lo sumo, podría  atenuarse los “dolores del parto”, según aconsejó Karl Marx. [ii], quien  con   esto   daba “luz verde”   al aserto aristotélico sobre: “natura non facit saltus”. Pensamos que elucubraciones como estas podrían haber desbrozado el camino al científico y político Vladimir Ilich Lenin, bolchevique y primer gobernante proletario durante la incipiente Rusia soviética, y sería así cómo él arribó al descubrimiento de la importante ley dialéctica del Desarrollo Desigual y Combinado.

En obediencia o respeto a esa ley, los fenómenos transitan por fases intermedias preparatorias de la extinción gradual  del modo saliente, y concomitantemente alumbradores de  los prolegómenos del modo siguiente hasta su definitiva implantación. Digamos que, en líneas gruesas, del modo burgués  se pasa a la fase socialista, durante la cual se va   liquidando  atenuada  y progresivamente  el primero y con ello va dándosele la bienvenida al modo comunista.

 En el caso de la China “comunista”, nos parece que esta Economía es un prototípico ejemplo de cómo están coexistiendo en ella 2 modos de producción. Así, la sobrepoblada Economía China nos luce parcialmente socialista para sus adentros, para su población proletaria, aunque, “malas o buenas lenguas” (algunos observadores mediáticos) afirman que allá se cultiva todavía el modo esclavista[iii]. De igual manera, China, fuera de sus fronteras geográficas, asume un régimen capitalista altamente desarrollado  y heredado de su “fructífera” experiencia burguesa en la  Hong Kong, sesquicentenaria colonia inglesa y burguesa.

 Ese desarrollo industrial   la capacita para competir ventajosamente con los imperios capitalistas occidentales de viejo cuño que han ejercido dominio en   las  economías americanas desde los mismos tiempos  de Simón Bolívar.

Corolario: Sobre las bases del carácter apátrida del capital, con ayuda de los modernos transportes transatlánticos, con la de la comunicación satelital en pleno proceso de perfeccionamiento, y gracias a la virtualidad de las operaciones cambiarias mercantiles,  y debido también a las innegables ventajas comparativas de un país que cuenta con la población proletaria  más numerosa del planeta, sobre esas bases, colegimos  que Venezuela estaría ahora trocando su comercio exterior con la misma alta burguesía de todos los tiempos modernos, sólo que ahora se trata de capitales fundidos accionariamente en empresas sitas en una China que se  nos vende como “socialista”, pero que, desigual y combinadamente, opera con los mismos intereses lucrativos capitalistas de todos los tiempos, aunque se trataría de una competencia ruinosa para los burgueses medios y menores norteamericanos que, desde luego, por ahora  “no van pa’l baile”  en esta reconfiguración  del capitalismo transnacional. 

 


[i] Manuel C. Martínez M./Pedro González H., “La última matrioshka en las Investigaciones del Micromundo” ( AsoVac, Acta Científica  Venezolana, 1990, p. 119 )

[ii] Karl Marx, “El Capital, Tomo I, Prefacio Primera Edición Alemana”.

[iii] http://www.forosperu.net/showthread.php?t=27473

marmac@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2333 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: