La esperanza esta en la calle: donde nacio la revolución

Una gran mayoría del pueblo venezolano dicen y hacen lo que hacen una minoría. La presencia de familias en proceso de deterioro, ha obligado a muchos jóvenes a buscar el modelaje fuera de su entorno. Los valores y principios son imitados en base a los valores y principios, que el sistema capitalista promueve con la finalidad de vender un producto o una imagen y crean facilidades para el presente y el futuro, como medio de dominación.

Indudablemente, que en una noche y en una mañana, es imposible cambiar la idiosincrasia del pueblo venezolano. En este aspecto estoy de acuerdo con Los Sofista, que han sido atacados y vilipendiados por los Épicos griegos; Sócrates, Platón y Pitágoras, “Todo es relativo” Si se analiza la Ley del Uno o Ley de Contrarios, se puede inferir que las contradicciones son contrarios, pero no son complementarios, contrario a lo que afirma Ludovico Silva (1980) lo que existe es algo que lo complementan. Esto quiere decir; que en la mañana algo es malo y en la tarde es bueno, todo depende de la acera en que este situado, y para los otros es circunstancial.

De un lado, en la acera izquierda, lo bueno es todo lo que favorece a las personas pobres y excluidas. Es poner a disposición de una inmensa mayoría de venezolanos, gran parte de los recursos del país, para que con equidad y justicia tengan derecho a vivir al menos con las facilidades indicadas en la Carta Magna. Y del otro lado, en la acera derecha, una minoría que considera que el mundo es para los más capaces y hace todos los esfuerzos para liquidar a los más débiles. No obstante, en el medio, en la calle, existen una multitud que conoce la fortaleza del sistema, aprovecha las oportunidades, evitan las debilidades y neutralizan las amenazas. Están los NI-NI., como una mayoría con mayor densidad en capacidad, fortaleza y conocimientos. Es el sector que mas piensa, el que no esta alienado y el que se siente que es libre, el que nadie piensa en ellos; pero son los que le dan calidad al proceso revolucionario.

Por eso es que se dice que “LA ESPERANZA ESTA EN LA CALLE” porque ellos son la esperanza, fue allí donde nació la revolución bolivariana, bajo la Sombra del Samán de Guere. Ellos, a quien me refiero, un grupo que crearon un movimiento que lo llevo al poder. En ese momento, se mudaron para la acera izquierda, donde hay muchos, pero son una mayoría relativa y alienable. Se puede inferir que en la calle están una mayoría con mayor nivel de crecimiento personal, que tiene la capacidad de lograr que los de ambas aceras se complementen, mediante la selección de las cosas comunes, mientras que las diferencias se concilian o negocian.

La crisis que viven el mundo puede pasar desapercibida por una gran mayoría de las familias venezolanas, pero sienten que la vida se vuelve costa arriba y el futuro se vuelve desolador y esclavo para las generaciones futuras. Los trabajadores que existen, se esta provocando la ruina en los bolsillos, quedando a merced de algunos bancos que tienen la intensión de condenarlos al inframundo de la pobreza, amparan la libertad de precios en los alimentos básicos han disparado la carestía de la vida a niveles alarmante y nadie piensa en los que están sin trabajo, sobre todo a los adultos mayores, donde todos deben de gozar de una pensión digna.

Ante esta triste realidad que se presenta; a los de la acera izquierda lo quieren dóciles y sumisos, y a la vez esperan que sean civilizados, que se acepte sin quejarse del robo de la vida, del abuso y desfalcos que el sistema ha permitido a banqueros, políticos corruptos y altos ejecutivo. Los quieren confiados, obedientes y resignados a asumir la perdida de la revolución bolivariana, le importa que el futuro sea muy negro con tal de que su status se mantenga. También los quieren ciegos, mudos y sordos, y por supuesto, obedientes.

No hay que dejar que se salgan con la suya, es hora que los NI – NI pasen a la acción, con organización, con un liderazgo racional, porqué el futuro del país y del planeta esta en juego. Es necesario tomar las calles para protestar contra todo aquello que quiera invertir los verdaderos valores, todos juntos, para sean conscientes del Poder de los NI-NI, de que los problemas comunes son demasiados, y es necesario un cambio radical de rumbo, porque se corre el riesgo de perder la revolución, porque el enemigo es muy poderoso y se requiere que la inmensa reserva de los NI-NI se hagan visibles y den un paso al frente.

Es menester que la sociedad en su conjunto salga a la calle, los abuelos, los padres, los hijos, los nietos, esto nos afecta a todos. Hay que organizar manifestaciones, hay motivos sobrados para hacerlo, los NI-NI deben de unir ambas aceras en las calles para ser escuchados, las opiniones cuenten sin obviar, desde las instituciones y los medios de desinformación. Es la única forma de construir el Socialismo del Siglo XXI, previendo alternativas de sobrevivencia física, política, intelectual y social.

(*) Ing.Esp


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2014 veces.



Basilio A Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: