Al Señor Presidente Hugo Chávez y a la OPEP

El Precio del Petróleo no depende de su oferta

Aunque pequemos de majaderos y recibamos calificativos de los más
indeseables, particularmente de ignaros y cómplices en el saqueo mundial del
energético más importante de los dos últimos siglos, insistimos en este tema
sobre la equivocada versión económica sobre la Oferta y la Demanda de un
bien sui géneris como lo es cualquier producto natural NO RENOVABLE y
FUNGIBLE, y particularmente el de los HIDROCARBUROS.

Paradójicamente, esa tergiversación se halla incrustado en de la propia
Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) donde priva el
criterio del recorte o del incremento en la extracción y venta del petróleo
crudo ora liviano, ora pesado.

Una de las más populares leyes de la Economía Burguesa es la de la Oferta y
Demanda de las mercancías. Léase bien: ley de oferta y demanda; no son dos
relaciones, una para cada categoría, sino una sola que envolventemente rige
para ambas.

Ocurre que esas categorías económicas, funcionalmente inseparables entre sí,
presentan una conducta irregular. Precisemos que esta ley es sólo aplicable
a la producción manufacturera (Sector Secundario) de menor, mediana y alta
escala, y extensiva a los bienes minerales de reciclable uso como los
metales preciosos y afines.

También debemos tener presente que principalmente los Sectores Manufacturero
y el Terciario son de alta sustituiblidad en sus productos, de tal manera
que si sus precios se encarecen su demanda necesariamente debe atenuarse en
búsqueda de sucedáneos, y hasta puede desaparecer, llegado el caso. Así,
decimos que mientras mayor sea la oferta de un bien, menor podría resultar
su precio y su aprecio, aunque sólo en estricta correspondencia con la
cuantía de su respectiva demanda.

Sin embargo, mientras más crece la demanda o solicitud de una mercancía, más
sube su precio porque ha subido su aprecio o necesidad del mismo. El
crecimiento demográfico descontrolado, el bombardeo publicitario, que tanta
ganancia garantiza al Sector Servicios, son evidentes causas del
encarecimiento de las mercancías demandadas, ya que por lo general la oferta
siempre se queda convenientemente rezagada.

Se trata de variables con apariencia paradójica, variables concomitantes y
de reacción encontrada y diametralmente inversa. No puede esperarse otra
conducta para dos actos conjuntos que de partida se nos presentan como
contrarios: producción, o desconsumo, y consumo, o desproducción.
Lógicamente, si un bien es altamente desproducido, o fuertemente demandado,
su precio debe subir, y si una mercancía es altamente desconsumida, o
fuertemente ofrecido, su precio tiende a bajar. Como vemos, la paradoja
termina esfumándose.

Débese precisar antes que la prioridad entre la demanda y la oferta corre a
cargo de la primera categoría, aunque dentro del sistema burgués nos las
presentan como irrelevante o coexistentes, y más bien como si primero fuera
la oferta y luego la demanda, en estricta correspondencia con el privilegio
que se le atribuye al manufacturero, como patrono, frente a al obrero, como
consumidor.

Ahora bien, la demanda y la oferta de las mercancías del Subsector primario,
particularmente del PETRÓLEO responden a otra gobernabilidad. Este recurso
natural, a diferencia de los productos agrícolas, es NO RENOVABLE, y no
podemos ejercer ningún control sobre su producción, misma que ya nos vino
dada para los tiempos que corren, ni sobre su oferta. (No se puede
incrementar la producción de petróleo por vía artificial, y esto no debe
confundirse con extracción y puesta en venta). Lo único regulable por las
mismas leyes burguesas es su demanda. Pero, además, el petróleo es un bien
fungible o no duradero, no es atesorable ni acumulable, sino todo lo
contrario: se halla en constante vía de agotamiento e irrecuperabilidad.

De tal manera que al suministro petrolero que hacen los países privilegiados
con la tenencia de este recurso natural mal podemos aplicarle la ley de la
oferta y demanda, no con la linealidad que se puede aplicar a los productos
renovables, o a los no renovables pero duraderos, a los manufactureros y a
los del Sector servicios, como lo son: patentes, innovaciones técnicas,
maquinaria sofisticada, bienes de consumo masivo de alta sustituibilidad,
fármacos en constante perfeccionamiento terapéutico, vestidos, calzados y
mil bisuterías más que el sector manufacturero e industrial procesan en
ingente oferta y que son promovidos por el Sector servicios con sus patentes
publicitarias que suelen crecer como monte yerbal.

Lo que queremos denunciar es que la OPEP (Organización de Países
Exportadores de Petróleo) debe ponerle coto prontamente a la engañifa
vendida por la Economía Burguesa en materia del comportamiento regulado de
su oferta, según las inciertas mendaces leyes de dicha economía.

Digamos que la OPEP no debe temer a posibles reducciones en la demanda del
petróleo, sino todo lo contrario. Esto lo confirma el crecimiento
demográfico mundial y el incesante consumo energético por parte de los
países imperiales, mismos que han sido tradicionalmente subsidiados por los
países exportadores.

Por el contrario, mientras más se incremente la OFERTA de PETRÓLEO, este
debe encarecerse, porque sencillamente su disponibilidad merma con cae con
cada barril extraído.

Estamos en presencia, pues, de una mercancía natural que responde a una
oferta natural cuya demanda sí acepta la ley correspondiente, pero a
sabiendas de que es una oferta que no puede asimilarse a la de los productos
industriales. De Perogrullo: Mientras más petróleo saquemos en venta
deberíamos venderlo a mayor precio. Tal es la paradoja del subsector
primopetrolero.

Insistimos: La OPEP está de partida imposibilitada para regular precios, y
debería limitarse a elevarlos indefinidamente en estricta correspondencia
con la creciente escasez y agotamiento que de ese recurso se realiza. Por el
contrario, mientras la OPEP asuma el rol de cartel y le aplique al crudo el
método de aumento y reducciones para bajar o subir su precio, sólo estará
maladecuándose a los caprichos e intereses comerciales de los intermediarios
y de las grandes potencias insaciablemente consumidoras. "La OPEP no tiene
porqué asumir como suya la crisis de los banqueros imperialistas", y
recordemos que de esas crisis ya saldrán unos cuantos favorecidos con la
desgracia económica que ellos mismo produjeron

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4453 veces.



Manuel C. Martínez C.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: