Venezuela: el único país del mundo donde el precio de la gasolina aumenta todos los días

El aumento del precio de la gasolina fue un tema inflamable por décadas en nuestro país. Durante la IV República la población no aguantaba ni el más mínimo aumento de la gasolina sin protestar. Por décadas aceptamos que el precio de la gasolina era una de las principales causas de la inflación. Al aumento del precio de la gasolina siempre le seguía un aumento de los pasajes, de los alimentos, etc., se reforzó la idea de la correlación como causalidad. Se reafirmaba cada vez más la idea que el aumento de la gasolina tenía como efecto el aumento de los precios de todas las mercancías y de los servicios. Por tanto, los políticos hacían todo lo posible para no aumentar el precio de la gasolina y la sociedad hacía todo lo posible por oponerse a ese aumento. Los intentos de violar ese contrato social llevaron a manifestaciones de diversas magnitudes, incluso a reacciones violentas que llevaron a poner al gobierno de Carlos Andrés Pérez en jaque.

Con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de la República en 1999 se dio inicio a una serie de importantes cambios políticos. En otros aspectos de la vida social hubo muy pocos cambios, uno de ellos fue la percepción de la relación entre el precio de la gasolina y la inflación. Es más, creo que el propio presidente Chávez era un creyente de esta relación. En efecto, el presidente Chávez introdujo muy pocos cambios en el precio de la gasolina. Las pocas veces que aumentó el precio de la gasolina se recurrió a ciertos artificios para disimularlo. Esta creencia era tan fuerte que las evidencias proporcionadas por la realidad y a la vista de todas y todos no la afectaban. Durante todos esos años que el precio de la gasolina se mantuvo bastante estable o sin alteraciones, la inflación nunca dejó de crecer, algunas veces de manera alarmante.

La llegada de Maduro a la presidencia dio inicio a un nuevo período en la vida política del país. El presidente Maduro comenzó a eliminar o modificar sustancialmente políticas implantadas durante los gobiernos de Chávez y retomó muchas políticas de la IV República. El precio de la gasolina seguía siendo un tema inflamable, esta vez agravado por los efectos de las ilegales sanciones de los EE.UU. contra nuestro país. El presidente Maduro escogió el camino de la demagogia y decretó la gratuidad de la gasolina. Medida de consecuencias económicas catastróficas, cuyo daño a la nación algún día será calculado. Esa medida de distribución gratuita de la gasolina era insostenible.

El gobierno del PSUV presidido por Maduro, ya conocía la respuesta a la escasez de alimentos que se popularizó entre la población. El dicho: "no importa cuánto cueste pero que haya", se convirtió en sentido común. La conocía el gobierno y le funcionó. Entonces, recurrió a este sentido común para aumentar el precio de la gasolina. El gobierno del PSUV presidido por Maduro aprobó el aumento de la gasolina más brutal de nuestra historia., de Bs. 0,00 a $0,50. Pero no sólo fue este el aumento más brutal, sino que instaló un mecanismo para aumentar periódicamente sin aviso alguno el precio de la gasolina. Este gobierno instauró un sistema mediante el cual el precio de la gasolina aumenta diariamente. En estos últimos tres días el precio de un litro de gasolina ha sido de 4,19; 4,20 y 4,22 respectivamente. Aumentos que pareciera despreciables, pero son constantes y no siempre de esta magnitud. De esta manera el gobierno del PSUV presidido por Maduro ha impuesto un mecanismo nefasto para la población mediante el cual aumenta a diario del precio de la gasolina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 847 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: