Venezuela, Petroleo y Tareck

Quiero dejar algunas ideas en torno a lo que significa para la industria petrolera venezolana -PDVSA- su actual situación de producción y refinación. Referirse a este tema es candente pues es de inmediatas decisiones para su perenne futuro.

Estamos en la trama tecnológica y la misma está secuestrada por transnacionales energéticas su adquisición. Estos importantes equipos son la vida para la industria petrolera nacional.

Para Venezuela como nación petrolera tomar decisiones en cuanto a estos procesos es de suma urgencia pues de estas va a depender la ampliación del arranque de la industria petrolera nacional.

Por más de cien años nuestra economía ha estado a expensas de este comercio y si no hacemos importantes colocaciones de crudo en los ávidos mercados internacionales siguiendo nuestra interrupción de manera más prolongada esto nos podría llevar al borde precipicio muy delicado.

Para la actual dirección de la industria petrolera y gasífera venezolana en un mediano y urgente plazo debe concebirse, desarrollarse y construirse un nuevo espíritu de liderazgo con el propio conjunto de técnicas a las cuales debían llegar.

Ahora, inmediatamente no podemos tener la anhelada independencia. Tan pronto no podríamos, pero si puede aprobarse, concebirse la estrategia de construir ese nuevo liderazgo y esto debe iniciarse cuanto antes. Sería la base para cualquier decisión.

De concebirse este liderazgo su desarrollo iría agrupando ideas para que el Estado venezolano pueda ir implementado, firmando, sellando e incorporado a su funcionamiento en primer lugar para el aumento de la producción de crudo y el aprovechamiento de las grandes alianzas con otras naciones.

Venezuela ha impulsado nuevos acuerdos donde participan como principalísimos socios La Federación Rusa, igual que la República Popular China, La República Islámica de Irán, la India, esto solo por nombrar algunas de las grandes y más importantes alianzas.

Ahí está Irán que es de la OPEP, más Rusia quien tiene un gran protagonismo y liderazgo dentro de la OPEP Plus. Pero también posee -Rusia- un importante crecimiento tecnológico en lo gasífero y petrolero.

Estos dos -Irán y Rusia- mantienen un gran e independiente desarrollo tecnológico. Durante décadas han estado bloqueados pero esa particular situación los ha llevado a entender durante décadas asumir la dirección en sus industrias lo cual las llevó a un modelo de desarrollo como gobiernos.

El espíritu de un liderazgo en las industrias petroleras y gasíferas no es un mito ni tiene que llegar a ser una dependencia permanente con los Estados Unidos de Norteamérica. Sin dudas se necesita de un fuerte e integral liderazgo, una nueva gerencia, todas adoptadas integralmente por el Estado.

Para Venezuela en particular la situación política y económica sometida por EE.UU. tan fácil no va cambiar. La mirada internacional va a ser la misma, se va a mantener con fuerza el bloqueo.

La geopolítica internacional no va a cambiar hacia Venezuela por eso hay que repensar toda su estructura de producción la cual debe entender que para subsistir tiene que encaminarse hacia la independencia de su propia industria, pero esta vez toca hacerlo con tecnología criolla.

En este caso para la industria petrolera y gasífera es urgente la sustitución progresiva de piezas y equipos lo cual se traduzca en la activación de taladros, levantar producción, servicios a pozos, extraer crudo, llegar a tener su propia flota de buques, terminar la construcción de poliductos, gasoductos y oleoductos –Sumandes II, Sufaz, Trasandino de Gas, Planta de llenado de Santa Bárbara del Zulia, Cardón IV– que se dejaron a medio concluir, y terminar de definir la construcción de los conocidos Mejoradores en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Esta tarea para Venezuela en comparación con otros países igual de sancionados no viene a ser distinta ni diferente simplemente es la línea de algo que aquí se avizoraba, se estudió previamente, se venía tanteando. El nivel de las agresiones lo iba indicando. Y ya sucedido y frente a esto el horizonte venezolano para su despegue debe ser y estar en lo tecnológico, mecánico, científico, técnico y especializado. Pero propio, nacional, no hay otra salida.

Despegar es un clima de riesgo como está la industria por las decisiones importantes que deben tomarse, debe ser interpretar y aprovechar al máximo la hazaña que debe concebir en materia energética la industria petrolera venezolana. Esa es la mayor enseñanza en las relaciones internacionales con las naciones que nos apoyan.

PDVSA debe incorporarse a desarrollar la nueva tarea con cada uno de estos países para el despegue de nuestras refinerías y su adecuación a nuevas tecnologías criollas en todos sus conjuntos.

PDVSA tiene la ventaja de contar con una industria donde confluye la experiencia de los mejores técnicos e ingenieros, y ellos deben unirse con los mismos profesionales de los países que nos apoyan.

Por ejemplo: Puerto la Cruz y Guaraguao se puede trabajar con la Federación Rusa. la República Islámica de Irán debe estar al frente del Complejo Refinador Paraguaná -CRP- junto a Cardón y Amuay y la República de la India junto a la República Popular China al frente de la Refinería El Palito. Y así hasta hacer arrancar cada una de las refinerías existentes en el país.

Esta jerarquización va a ir dependiendo del costo en cada área de producción dentro de los pozos y la garantía de producción indudablemente como una de las estrategias de PDVSA hacia los crudos livianos. Es decir, extraer crudos livianos tanto por su costo, aprovechamiento y los mercados que este producto tiene, todo esto junto es beneficioso para repuntar la nación en lo económico.

Debemos tener como primordial estrategia mantenernos en la extracción de crudos livianos y sus diluentes como se conocen, y estos diluentes que están en los crudos livianos los tenemos en Oriente y Zulia. Estos serán los que posteriormente serán utilizados para preparar el crudo que se extrae en La Faja petrolífera del Orinoco.

Del crudo de la Faja nosotros debemos aprovechar dos cosas; primero tenemos excelentes trabajadores, ingenieros y técnicos, esto unido a las grandes reservas, pero debemos revisar y jerarquizar el tema de los taladros por área, por profundidad, ir con la estrategia de levantar la producción de pozos caídos y perforar en crudo fresco.

El acorralamiento de la actual situación no viene solo de una paralización única, total y exclusiva de las sanciones o bloqueo. Indudablemente debemos identificar las causas como verdaderamente han sucedido, causas y variables que igual nos accedan a identificar la realidad para poder actuar y que con la nueva ayuda y estrategia que pueda adoptarse hechos del pasado no vuelvan a repetirse y ser borrados definitivamente desde dentro de nuestras zonas de producción.

Ciertamente que la actual situación nos identifica que venimos de paralización de taladros y cerrar producción entre otros daños. Pero aquí también se vandalizaron muchos equipos con el objetivo de algunos beneficiarse económicamente y su estrategia fue el saqueo, robos, paralización de la industria tras fuertes daños al sustraer cables, zinc, bronce, cobre, piezas, bombas, tarjetas, y ahora nos encontramos que para reactivar todos esto hay que invertir sumas millonarias en dólares.

Y cualquier mortal exclamaba y donde estaban los cuerpos de seguridad del Estado quienes tuvieron que haber notado un gran movimiento de cosas extrañas. Muy sencillo existen bandas afuera en la calle porque dentro de las instalaciones hay elementos con actuaciones peor que delincuenciales, terroristas dedicados a hacerle daño a la república quienes se han dedicado a extraer equipos con sus materiales estratégicos.

Hay mafias internas responsables de esa vandalización y un irreparable daño patrimonial a la nación. Los equipos sustraídos son la parte más importante en cuanto a la paralización de la industria petrolera.

Conozcamos otro sustancial elemento el cual por ser escrito de último no es el menos significativo, la corrupción por parte del "grupete" de anteriores gerentes los cuales se dedicaron una vez instalados en el seno de la industria petrolera venezolana con todo su equipo a robarse más de setecientos mil millones de dólares hasta quebrar la industria.

Y no tan solo fue un daño patrimonial con los equipos y recursos de la industria, sino que la estrategia de producción fue premeditadamente disminuida con sus estrategias técnicas e ingenieriles. Por eso la producción y desmejora de equipos se vino a pique.

Sigamos, PDVSA mantiene pozos inactivos en El Lago de Maracaibo, estos pozos deben reactivarse, no ir a perforar pozos para sacar cien o trescientos barriles diarios, eso no es negocio, no vale la pena, tenemos que ir a los mayores indicadores de producción, mayor jerarquización, tenemos para eso crudos livianos en Oriente y en Occidente en El Lago de Maracaibo para sacar los llamados crudos lubricanteros los cuales sirven para fabricar lo que necesita el CRP que es sacar lubricante pues es lo que necesita el país y genera riquezas por medio de divisas.

Tenemos un mercado interno que debe mantenerse y cuando hablamos de mercado interno hablamos del día a día de la población, de su producción y capacidades propias, hablamos de la activación del país, ósea de la responsabilidad que tiene PDVSA en esto.

Para esto debe jerarquizarse tanto en La Faja como en la Dirección Ejecutiva de Oriente-Occidente Costa Afuera, donde deben concentrarse las baterías en reactivación de trabajos, no para perforar -como lo dije anteriormente- sino para levantar producción, para levantar pozos inactivos que se alzan reparándolos bien sea por bombeo electro sumergible o por bomba de cavidad progresiva, válvulas de gas y de balancines hasta normalizarse en su operatividad.

Debe entenderse que no es lo mismo un pozo en el Norte de Monagas inactivo que se activa con bombeo electro sumergible que un pozo en La Faja que se activa con balancines, eso es totalmente distinto porque hay pozos que están varados y por tanto hay que sacarles la tubería en la cual se va a encontrar un fondo pastoso dejado en estos conductos de producción producto de su paralización, bueno los mismos hay que hacerlos circular con gasoil caliente para mejorar su viscosidad, una vez hecho esto va a permitir activar pozos de categoría 1 y 2, esto nos va a montar en el vehículo hacia los mejores indicadores para recuperar producción.

En el mantenimiento de instalaciones petroleras hay que recuperar plantas compresoras, compresión, inyección a gas, estaciones de flujo, producción de crudo, refinación, producción, todo es un denominador común de los llamados procesos de Parada los cuales se dejaron inconclusos y ahora hay que planificarlos de nuevo.

Ese denominador común significa repuestos, mantenimiento mayores a las instalaciones donde se necesitan kits de compresores, bombas, componentes eléctricos, componentes de instrumentación asociados a equipos de automatización, eso acarrea una gran responsabilidad y las consecuencias de cómo va a quedar la producción.

Pero aquí viene el problema ya que muchos de esos repuestos no fueron sustituidos a tiempo, y aquí es donde se hacen sentir las sanciones. Tomemos este ejemplo: las turbinas marca Solar su casa matriz está en Norteamérica, y ahora no llegan repuestos, esas turbinas tienen una vida útil de unas treinta mil horas, hoy, hay algunas de estas unidades con adecuaciones técnicas se han extendido hasta cuarenta y cinco mil horas ampliando su tiempo de trabajo.

Anteriormente -turbinas marca Solar- se llevaban a EE.UU. para hacerles el overhaul lo cual consiste en un tratamiento profundo de cada pieza con la finalidad de afinarlas y dejarlas en óptimas condiciones, se trata de un proceso regenerativo que abarca tanto sus componentes como otras partes importantes.

También lo que son las Estaciones de Flujo, sellos mecánicos -muchos de ellos se cambian a diario- todo esto corresponde a las llamadas plantas compresoras. Y allí es donde sentimos que nosotros somos la imagen y semejanza en cuanto a nuestro poder refinador en la hechura de los Estados Unidos.

También está la inyección a gas para mantener la energía en los yacimientos, estos equipos son marca General Electric y ahora todo esto hay que transformarlo pues nos prohíben comprarlos.

Hemos llegamos por las sanciones a un acorralamiento y asfixia de la industria, pero en paralelo también se llegó a esta situación por una acción humana, llamémoslo así, llegamos a un estado de descuido de las instalaciones, pero también fuimos descuidados cuando el barril de crudo rebosaba los cien dólares no hicimos un colchón para responderle al manejo futuro de la industria.

Y algo más importante y delicado. Nunca hemos preparado con verdadera conciencia social de compromiso patrio a los trabajadores de la industria para que su conciencia les haya impedido hacer estos actos de sabotaje y robo. Pero tampoco se hizo nada en cuanto a ir creando alternativas tecnológicas en cuanto a sustitución de equipos por la situación que se venía venir.

Las Paradas deben realizarse cada cuatro mil horas de uso de los equipos, estas se planifican con dos años de antelación. Hay paradas de mantenimiento mayor y menor, primero se hace cuando las refinerías llevan cuatro mil horas de trabajo y posteriormente vuelve a hacerse a las diez mil horas. Pero cuando el país estuvo en la buena con grandes recursos pues las Paradas que se hicieron todos sus equipos fueron dejados tirados en el suelo. Esto no trajo ni sanciones a los responsables ni la voz de nadie que denunciara este terrible daño a la producción de crudo.

Y había como recuperar esos equipos, pero bueno no era negocio, era estropear, arruinar. Son muchos los elementos en el descuido, también la corrupción y la estrategia de golpear y parar a PDVSA.

Por ejemplo, el personal que sale jubilado nadie los reemplaza. Anteriormente antes de jubilarse le ponían al trabajador saliente a otro profesional para que le enseñara lo que habían sido por años sus responsabilidades, trabajo, oficio y así este lo orientara. El eslogan fue: que aprenda a los golpes.

A otros que nos les convenía que siguieran dentro de la industria sencillamente les llegaba una carta donde se enteraban del adelanto de su jubilación, así empezó la crisis con estos intencionados errores.

Aquí debemos detenernos un momento y analizar las verdaderas dificultades históricas en la industria las cuales no son de los últimos veinte años de revolución. La crisis es detectada por el modelo en el cual fue fundada. La industria tiene trances los cuales vienen desde décadas atrás. Pero para corregir estos trances no se ha hecho nada en lo efectivo para corregirlos. Aun cuando tenemos una nueva Ley hemos sido especialistas en mantener el camino hacia el desastre.

Hay que entender que la industria petrolera venezolana como tal de la manera como viene funcionando choca con el modelo Bolivariano, pues PDVSA viene de la nacionalización en 1976 y anterior a esta del mal manejo de las trasnacionales que dominaron la extracción del crudo por décadas.

PDVSA es la causante de un rentísmo violento, eso lo ha producido nuestra industria petrolera la cual sin empacho ha creado gravísimos daños sociales. Viene de la internacionalización que nos llevó a la compra de veintidós refinerías, puertos y terminales en el mundo.

Compramos chatarra. Los informes de nuestros Comisarios eran de una maquinaria obsoleta, estados financieros oscuros, quebrados pero sin embargo así fueron adquiridas y presentadas durante décadas como un modelo a seguir.

Las sanciones no son de ahora. En el año 1986 los EE.UU. -después de ser el "gran socio"- iniciaron sanciones a la gasolina venezolana obligándolos a fabricar gasolina y gasoil ultra plus, verde, "súper ecológica", demasiado costosa y hoy día estamos amarrados con algunos de esos aditivos.

Esto trajo como consecuencia que la industria petrolera nacional creará una cultura ingenieril. Esa cultura la cual fue creada hace décadas y nosotros no hemos hecho nada para invertirla. Esta es la causa de nuestro antidesarrollo.

Luego en la década de 1990 pasamos de nuevo a una nueva desnacionalización, -quizás una de las peores- la Apertura Petrolera y no quisimos entender que esa estructura aperturista -nos advirtió- nos llevaba rumbo al paro, sabotaje y golpe de Estado petrolero del 2002 y 2003.

Pero con todo esto aún no se ha asumido cambiar el modelo. Esto que narro no es para ir mañana a parar la industria y hacerla cambiar, no, las cosas llevan un espiritu, una huella, lleva unos pasos, esto no se inyecta, no se embebe un nuevo brío por la política del petróleo.

A cada momento se dice que la industria petrolera es la misma de ayer, ojalá sea mejor, que el trabajador, pero no se incentiva o construye un liderazgo y los liderazgos no se erigen a punta de Planes Operativos anuales, o dar órdenes para que la industria vaya hacia tal parte.

Entonces perdemos cosas importantes como el adiestramiento, y se dicen cosas pero que tampoco se hacen, o no se cumplen, por lo menos con los rusos que a la fecha ya debió haberse traído los componentes de las turbinas y los compresores para hacer funcionar los turbocompresores los mismos no han llegado.

Por eso cuando afirmamos que la industria petrolera tiene su crisis en décadas atrás esta como resultado la situación de ahora, esto sumado al desencanto, pues esto nos llevó a este grave camino agravado y profundo en sus dificultades.

Un nuevo liderazgo debe dar respuesta y aplicar correctivos cuando observa por ejemplo que la clase trabajadora de subsuelo y superficie no se comunican, o no se reúnen por bloque como es el caso de Oriente, cuando debemos ser monolíticos no lo somos.

Tenemos una clase trabajadora con ausencia de lo que en la industria se llama como el Bloque Humanístico. Usted se enferma o le pasan calamidades resuelva como pueda y constitucionalmente el país no está concebido de esta manera ni estilo.

Tras esas situaciones entonces vienen las "famosas oportunidades" de quítate tú pa ponerme yo; ve a ver cómo te salvas; yo si me salvo y veo cómo te hundo, ósea, y el Bloque Humanístico donde queda, eso que fue convocado para dar solidez de cuerpo y diera un nuevo respeto al trabajo de cada quien, donde quedó.

Hay daños internos que son graves pero el modelo pasado aún se impone y esto no nos cuadra, y aún cuando tenemos un nuevo marco jurídico y político, igual esto debe funcionar aguas adentro de la industria.

Las principales decisiones no deben estar por fuera, debemos hacer entender a esa nueva clase trabajadora que nos corresponde hacer alianzas profundas y verdaderas de altísimo nivel dentro de la industria en cuanto a producción y refinación.

Nosotros tenemos la asesoría para hacer en el país cosas buenas con nuestros recursos como es el caso de Morichal en estado Monagas (Oriente de Venezuela) allí están las instalaciones del Taller Venezuela, también se encuentra la sede de la Universidad Ludovico Silva, estas escuelas tienen tornos de 3D, que hacen lo que se les pida.

Y en paralelo nosotros tenemos que ver los modelos cómo ha crecido la industria en Irán, China con sus industrias. En Rusia y la India hay un cuerpo, recuerden lo que Chávez habló de Fábrica de fábricas

Si nosotros creamos nuestro propio modelo podemos dar respuesta a situaciones como las de Anaco estado Anzoátegui (Oriente venezolano) donde hay muchos proyectos los cuales deben concluirse.

Allí está la Universidad de los Trabajadores y el tema del gas en Anaco es dar grandes respuestas a problemas de proyectos que se hicieron y quedaron allí y el país necesita desconcentrar esta zona y activar Falcón, pero para esto hace falta un claro liderazgo, contundente, con cuerpo.

Punta de Mata en el estado Monagas (Oriente venezolano) anteriormente tenía cien vehículos para operar, ahora tiene diez, y nosotros tenemos una responsabilidad en los yacimientos porque si no le prestamos atención a los mismos estos se depletan se paralizan y el daño después es peor.

Pero tampoco podemos volver a la PDVSA donde se compraban flotas de vehículos y después se arrumaron en inmensos terrenos, olvidados, saqueados, desvalijados. No, no y no, esto no puede volver a pasar en la industria, debemos recuperar ese parque automotor abandonado y poner responsables de esto al frente.

Igualmente, la industria debe recuperar su credibilidad, debe rescatarse la creencia de creer de nuevo en PDVSA tanto nacional como internacionalmente y me refiero al crédito pues ahora tenemos nuevos inversionistas y tenemos que retribuirles en las exigencias de los contratos que se han firmado.

La estrategia debe estar muy clara y es aprovechar ese conocimiento técnico incluso con los jubilados los cuales quieren ayudar. Es necesario contratar especialistas externos porque muchos se han ido incluyendo los de calibración de equipos. Muchos de estos especialistas renunciaron, se fueron están en otros países, en otras cosas, tenemos que llenarnos de especialistas.

Debemos rescatar la producción con la generación de jóvenes trabajadores que ingresaron a la industria después del paro petrolero la cual ha sido una generación que se le ha dejado abandonada.

La producción, aumentar la refinación y muchos proyectos a futuro se han hecho puntos urgentes. La industria necesita un discurso sólido que sea capaz de activar los bloques no por sectores no por parcelas, la realidad de Oriente, Occidente, Los Llanos tienen vicisitudes, pero también ventajas y oportunidades y necesitan una respuesta de cuerpo, atención, gerencia y liderazgo.

La industria necesita un liderazgo como tal. La industria tiene ahora un momento de poder hacer muchas cosas, de no hacerlas después sería peor, un año pasa rápido y en ese tiempo se pueden desarrollar muchas de estas actividades, de estas cosas, de esos conocimientos, de esta dirección, tenemos el personal y las ideas para esto.

Cuando Chávez llegó en 1999 la industria tenía cuando mucho veinticinco mil empleados, luego para el 2013 pasaban cerca de ciento sesenta mil empleados. Hoy quedan unos sesenta mil empleados, con ellos se puede operativizar la industria.

No es un mito la producción ni la refinación, esta es una estrategia, una parte técnica de la industria petrolera que debemos rescatar. Recuperar los espacios técnicos que hemos perdido. El bloqueo ciertamente golpea brutalmente pero también la desidia hace mucho daño.

Hoy estamos en deuda con esa nueva industria apta para este nuevo Estado, esta nueva nación llamada la Quinta República la cual entra sin dudas en pugna con el modelo petrolero de 1976 y que debe cambiar.

Hoy en día PDVSA cuenta con aspectos muy sólidos y es el pensamiento gerencial al cual hay que ayudar y motivar a que lo desarrolle, esa pieza en la industria hoy en día es Tareck El Aisami, gerente, hombre que tiene la gallardía para llevar adelante esta estratégica visión que en este momento debe ser la nueva industria petrolera.

Estamos en la nueva convocatoria al compromiso espiritual por la conciencia del petróleo. Venezuela es la casa del petróleo, nosotros somos el Sur geopolítico del petróleo. Tenemos retos, mercados y una vasta experiencia. No nos cuesta hacerlo…

Hasta más pronto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1135 veces.



Miguel Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Director del Diplomado en Geopolítica del Petróleo. Sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor