Boletín petrolero Venezuela 01 al 20 de enero 2021

El año inicia con sombrías perspectivas para el país. La grave crisis económica se profundiza con un deterioro masivo de los índices de calidad de vida del venezolano, cuyo salario mínimo mensual es uno de los más bajos del mundo, 1 dólar o 0,03 centavos de dólar diarios, muy por debajo del umbral de la pobreza de las Naciones Unidas de 1,90 dólares al día, ello en el marco de una economía dolarizada, que el gobierno reivindica como un logro o una bendición, lo cual coloca a más del 96 % de la población en condición de pobreza62.

El proceso hiperinflacionario que sufre el país desde al menos 5 años, estimulado por las masivas emisiones de dinero inorgánico del gobierno, han colocado el tipo de cambio oficial en 1.561.382,13 bolívares por un dólar, lo cual ha hecho desaparecer de facto al bolívar como moneda de curso legal en el país. Mientras más del 70% de las operaciones se transan en dólares, el gobierno utiliza el bolívar para pagar sueldos y salarios, colocando a la mano de obra venezolana entre las más baratas del mundo.

Por su parte, la economía venezolana sufre una contracción brutal desde 2015, con una caída acumulada del PIB de 72%, lo cual no solo ha desmantelado al aparato productivo nacional, incluyendo al sector petrolero, sino que ha provocado que millones de venezolanos no tengan empleos de calidad, están sub empleados y sub pagados, lo que al final, en conjunto con el desabastecimiento, falta de servicios y la crisis política, han provocado un éxodo masivo de venezolanos, que según datos de la UNCTAD correspondientes al mes de noviembre de 2020, ya alcanzan la cifra de 5,4 millones de venezolanos que han salido del país63.

En medio de esta crisis sin precedentes, el gobierno de maduro, continúa controlando todos los espacios políticos del país, eligiendo una nueva Asamblea Nacional, que no es reconocida internacionalmente, producto de un proceso electoral viciado de irregularidades, mientras continúa incrementando la represión, censura y encarcelamiento contra sectores políticos, sociales y trabajadores del país.

Producción de Petróleo

El sector petrolero no escapa a esta situación de profunda crisis y disfuncionalidad del Estado venezolano, por el contrario es el centro de la crisis económica y el sector más afectado por la mala gestión y la nueva política petrolera del gobierno.

El pasado mes de febrero de 2020, el gobierno decretó una intervención más de la industria petrolera y de PDVSA, luego de un proceso interno de represión y encarcelamiento de gerentes que derivó en la militarización de la empresa en diciembre de 2017 y el colapso de la producción de petróleo, combustibles y gas en el país.

La Comisión interventora, llegó a la empresa con un Plan de privatización que se ha puesto en marcha, pero que, lejos de incrementar la producción de petróleo, como ha prometido el gobierno, ha profundizado los problemas operacionales y de gestión de PDVSA, cuya producción ha caído, 2,6 millones de barriles dia de petróleo entre 2014-2020.

La Comisión interventora, recibió una producción, ya disminuida, de solo 760 mil barriles dia de petróleo en febrero de 2020 y el mes de diciembre pasado cerró con una producción de 431 MBD, una caída de 43,3% en 10 meses, además del colapso del sistema refinador nacional, el cual opera a solo 10% de sus capacidades.

En el reporte mensual de la OPEP de enero, correspondiente a los datos del mes de diciembre, se refleja que la producción de crudo llegó, escasamente a los 431 mil barriles día, de acuerdo a información proveniente de fuentes secundarias.

PRODUCCIÓN PAÍSES OPEP

(2018-diciembre 2020)

Fuente: MOMR Opep

Como hemos venido alertando en Boletines previos, la pésima conducción del gobierno en Petróleos de Venezuela, la militarización de los cargos de dirección, así como la persecución de los trabajadores y el desvío de los recursos de operaciones, inversión y mantenimiento de la empresa, al pago de compromisos del gobierno entre 2015-2017, han provocado el colapso operacional de la empresa una de la cual provenía el 96% de ingresos de la nación.

Esta caída en su producción petrolera coloca a Venezuela en el puesto número 10 de los países productores de petróleo agrupados en la OPEP, retrocediendo 7 escaños en apenas 7 años, solo por encima de pequeños productores que no tienen más de 3 años dentro de la Organización.

En la actualidad, PDVSA es incapaz de sostener operaciones confiables, estables y seguras debido a que todos sus procesos operacionales, administrativos y de control han sido vulnerados.

A pesar de que la producción petrolera no ha hecho más que retroceder entre 2014-2020, en el mensaje anual del gobierno, Maduro asegura64 que aumentará en 2021 la producción de los niveles actuales a 1.5 MMBD, algo que parece improbable dado el desmantelamiento de la empresa y el rezago en sus inversiones.

PRODUCCIÓN PETROLERA DE VENEZUELA (2014 - Dic 2020)

Fuente: Datos MOMR OPEP, elaboración propia

No es la primera vez que el gobierno de Maduro promete incrementos en la diezmada producción petrolera en el país, situación que ha ocurrido, precisamente por sus sucesivas intervenciones en la empresa y su desmantelamiento, lo cual forma parte de una política deliberada del gobierno de debilitar a la empresa para su privatización.

Así, en noviembre 2016 cuando anunció el financiamiento de Empresas Mixtas por un monto de 10,7 millardos de dólares prometió un aumento de producción de 850 MBD.

Igualmente, se celebró, en septiembre 2017, la firma de un acuerdo65 con las empresas Schlumberger y Halliburton, para la rehabilitación de 800 pozos al norte de Monagas y en el estado Zulia, para un aumento en 300 MBD de la producción, pero la realidad es que entre 2017 y 2018 la actividad de taladros cayó en 65%, y al cierre de 2020, según el reporte OPEP, no hay taladros activos en Venezuela, ni la correspondiente producción de petróleo.

TALADROS ACTIVOS EN VENEZUELA (2012 - 2020)

Fuente: Datos MOMR OPEP, elaboración propia

Con la designación del General Manuel Quevedo, en noviembre 2017, Maduro prometió aumentar la producción petrolera del país en 1,8 millones de barriles día en un año, pero, por el contrario, lo que sucedió fue que la producción cayó 41% respecto a 2017, el mayor retroceso interanual de la industria. En paralelo con esta designación, se militariza la industria y se desató una persecución de gerentes y directivos de la empresa, que hasta hoy registra como resultado más de 100 trabajadores presos y la salida de más de 30 mil trabajadores, ingenieros y personal calificado de PDVSA.

En agosto 2018, en el marco del Decreto 3.368, y en violación de los establecido en la Ley Orgánica de Hidrocarburos, se firmaron 14 acuerdos de servicios conjuntos con privados, en el marco del Proyecto Integral de Recuperación de la Producción66, con empresas prestadoras de servicios como: Well Services Cavallino C.A; Petrokariña C.A.; Helios Petroleum Services C.A.; Shandong Kerui Group; Consorcio Rinoca Centauro Karina; Consorcio Petrolero Tomoporo y Venenca, con el objetivo de aumentar en 660 MBD la producción petrolera. Esto fue denominado por el General Quevedo, todavía presidente de la empresa, como el "inicio de una nueva era dentro de PDVSA", asomando así el rumbo que tomó la industria con la entrega de sus operaciones a privados, política que se fortalece ahora con la nueva Comisión interventora y la aprobación en la extinta Asamblea Nacional Constituyente de la inconstitucional, ley denominada ley Antibloqueo.

La política del gobierno de no informar y no rendir cuentas de su gestión, ha sido seguida por la empresa, por lo que PDVSA carece de informes Financieros Auditados y no rinde cuentas de su gestión a los organismos de control del Estado en una reedición de la "caja negra" de PDVSA durante la Apertura Petrolera de los años 80-90.

Venezuela pierde CITGO

Esta semana, un juez del estado de Delaware autorizó67 la venta de acciones de CITGO, filial de Petróleos de Venezuela con sede en los Estados Unidos, para la cancelación de los 1.400 millones de dólares que el gobierno de Maduro se comprometió en noviembre de 2018 a cancelar a la empresa minera canadiense Crystallex, completando un pago inicial de 425 millones de dólares68, por su finiquito de activos en el país, un monto exorbitante considerando que la canadiense no hizo ningún tipo de inversiones ni extracción de oro en el país.

Con esta decisión, el gobierno venezolano continúa perdiendo el control de sus activos en el exterior, producto de una deficiente gestión legal y de activos en el extranjero.

La ley antibloqueo y las condiciones ilegales para atraer inversionistas

La agencia de noticias Reuters aseguró, el pasado 14 de enero, que el gobierno de Nicolás Maduro, a través de Petróleos de Venezuela, ofrece a pequeños empresarios del país nuevas condiciones para estimular la inversión en algunos campos petroleros69.

Estas conversaciones suceden en un momento en el que la industria petrolera venezolana enfrenta la crisis más profunda de su historia debido a la desinversión y militarización de sus operaciones, además de las sanciones norteamericanas que, aunque no son el origen del colapso de PDVSA, han restringido los niveles de exportación de crudo venezolano.

Hasta la fecha se desconoce si estas empresas han formalizado su participación en estos acuerdos, sin embargo los retrasos en los compromisos de pago a las contratistas de PDVSA y las sanciones norteamericanas para aquellos que presten servicio al Estado venezolano, son una limitante en el momento de establecer algún tipo de negociación.

Sin embargo el gobierno, aunque tiene el propósito manifiesto de privatizar PDVSA y entregar el petróleo a la gestión de operadores extranjeros, no ha tenido éxito en lograr atraer empresas internacionales, fundamentalmente porque el sector petrolero internacional, incluso las empresas rusas y chinas, es reacio a establecer nuevos acuerdos con el gobierno, tanto por los problemas de legitimidad del mismo, así como por la violación que se están haciendo de las reservas de la Constitución vigente sobre el sector petrolero y del marco jurídico de los hidrocarburos del país.

En base a la experiencia de los operadores petroleros en el país, saben que cualquier inversión o desarrollo en el sector en base a la Ley Antibloqueo70 y en vioalción al marco legal de los hidrocarburos en el país, conlleva importantes riesgos para sus inversiones cuando la situación política interna y el gobierno cambien.

Negligencia en el Esequibo

La inacción y negligencia del gobierno de Maduro en el manejo de la controversia con Guyana sobre el territorio Esequibo, ha permitido que la Exxon Mobil y otras transnacionales norteamericanas y chinas hayan iniciado la explotación de los vastos recursos petrolíferos que se ubican en el mar territorial del territorio y en la fachada Atlántica de Venezuela.

PRESENCIA TRANSNACIONAL EN EL ESEQUIBO

Fuente: Elaboración propia. www.rafaelramirez.net

En enero de 2020 se hizo la primera exportación de crudo producido en ese territorio: un millón de barriles de petróleo rumbo a las refinerías de Exxon en el Golfo de México, un cargamento con la cuota de crudo al cual tiene derecho de propiedad la empresa norteamericana, según el acuerdo Guyana-ExxonMobil. En febrero del mismo año, Guyana realiza su primera exportación con la cuota de crudo a la cual tiene derecho -según el mismo acuerdo-, también de un millón de barriles de petróleo y con el mismo destino71.

En octubre de 2020 la producción petrolera en Guyana alcanzó los 105 mil barriles día de crudo, en el campo Liza del bloque Stabroek (en costas del Esequibo y la Plataforma Atlántica venezolana), y de acuerdo a los descubrimientos realizados por la ExxonMobil se estima que puedan alcanzar los 350 mil barriles día en 2021 y 750 mil barriles de crudo en 2025

Actualmente las empresas Esso Exploration and Production Guyana Ltd., filial de ExxonMobil (la operadora del bloque); Hess Guyana Exploration Limited, filial de la estadounidense Hess Corporation; y CNOOC Nexen Petroleum Guyana Limited, filial de CNOOC International, subsidiaria de China National Offshore Oil Corporation – CNOOC Limited, son las empresas que operan en el bloque Starbroek.

Se estima que las reservas recuperables contenidas en este bloque están por el orden de 9 mil millones de barriles, entre petróleo y gas, más otros miles de millones de barriles (aún no cuantificados) de potencial exploración.

Las actividades de producción en Guyana continúan. El pasado 30 septiembre de 2020, ExxonMobil anunció que continuará con el desarrollo de Stabroek, esta vez en el campo Payara, el cual tiene una capacidad bruta de producción de 220 mil barriles/día cuya producción iniciará en 2024.

La empresa norteamericana ExxonMobil actúa con ilegalidad respecto a la explotación de los recursos en la referida zona, debido a que son operaciones "no autorizadas" en el territorio en disputa entre Guyana y Venezuela, aunque hayan sido aprobadas unilateralmente por el gobierno guyanés.

Esta producción petrolera está sujeta a cuestionamientos legales, pues los hidrocarburos producidos son parte de la disputa territorial entre Guyana y Venezuela, lo que representa el despojo de los recursos naturales y una violación a la soberanía nacional venezolana.

Todo esto sucede ante inacción y desconcierto del gobierno de Maduro, que ha sido negligente en el manejo de la disputa con Guyana, lo que ha provocado que en la actualidad la situación del diferendo territorial sea ventilado ante la Corte Internacional de Justicia72, luego que el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, desistiera de su actuación como buen oficiante establecidos en el Acuerdo de Ginebra de 1966, lo que ha significado una victoria diplomática del gobierno guyanés y un estruendoso fracaso para Venezuela.

Hoy día la Exxon Mobil y otras transnacionales petroleras, tomando ventaja de la profunda debilidad del gobierno venezolano y las ambiciones de los sectores políticos de Guyana, han optado por desarrollar los recursos petrolíferos del territorio Esequibo en una acción temeraria de dudosa legalidad, que convierten a la zona en una eventual zona de conflicto en un futuro cercano.

Referencias Bibliográficas

62. Ganar menos de un dólar al mes en Venezuela, Euro News, primero octubre 2020.

63. Refugiados y migrantes de Venezuela, Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela, 05 enero 2020.

64. Presidente Maduro: tenemos la meta de producir 1 millón 500 mil barriles diarios, PDVSA, 15 enero 2021.

65. Halliburton y Schlumberger ratifican compromiso con incremento de la producción petrolera, Aporrea, 29 septiembre 2017.

66. PDVSA firmó acuerdo con empresas para incrementar producción de crudo, Ministerio de Petróleo de Venezuela, 28 agosto 2018.

67. U.S. judge authorizes sale of Citgo parent shares despite Treasury ban, Reuters, 15 enero 2021.

68. Gobierno acuerda pago de deuda con Crystallex para proteger a Citgo, El Estímulo, 26 noviembre 2020.

69. Venezuela propone acuerdos que permitan a empresas privadas operar campos petroleros: fuentes, Reuters, 14 enero 2020.

70. Esta es la Ley Antibloqueo con todos sus detalles, Banca y Negocios, 30 septiembre 2020.

71. Guyana to export its first share of oil in coming days: oficial, Reuters, 12 febrero 2020. Arbitral award of 3 october 1899, Corte Internacional de Justicia, 18 diciembre 2020.

72. Arbitral award of 3 october 1899, Corte Internacional de Justicia, 18 diciembre 2020.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1354 veces.



Rafael Ramírez Carreño

Ingeniero y político venezolano. Ex-embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU. Ex-ministro de Energía y Minas y expresidente de empresa pública Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) hasta el año 2014. Militante Revolucionario, Chavista y Bolivariano.

 @RRamirezVE

Visite el perfil de Rafael Ramírez Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: