Sanciones contra PDVSA, desastre de quienes han manejado la industria petrolera y la gasolina

Desde 2010 sanciones aplicadas a PDVSA comenzaron a afectar la capacidad de producción y distribución de gasolina en el país, aunque no con fines de clarificar honestamente el impacto de la sanciones al día de hoy en nuestra principal industria, el exministro Rafael Ramírez confiesa, en su más reciente publicación, que "…en 2010, a raíz de que EE.UU. impuso sanciones contra PDVSA por las relaciones de nuestro país con Irán, no tuvimos más acceso a la tecnología norteamericana, por lo que nuestros gerentes y especialista de refinación e INTEVEP hicieron un excelente trabajo de selección de tecnologías, catalizadores y aditivos, y equipos equivalentes, lo cual nos permitió mantener operativas nuestras refinerías".

Y más adelante reitera "…nosotros en PDVSA ya estuvimos sometidos a sanciones estadounidenses, tanto tecnológicas como financieras, desde el 2010".

Cuesta imaginarse que después de 100 años de dependencia tecnológica de nuestra industria petrolera de los EE UU, en poco menos de 10 años, PDVSA podría lograr, apenas con nuestra escasa capacidad tecnológica interna que la industria se mantuviera a flote, por mucha voluntad que le pusieran los "gerentes y especialistas" como pretende argumentar Ramírez.

La fecha que señala el personaje citado podríamos decir que corresponde a los últimos tiempos de Hugo Chávez en la Presidencia y a pesar de que muy probablemente el Comandante probablemente intuir la magnitud de lo que se avecinaba, la inminencia de su enfermedad, así como el fracaso de proyectos como el de la Faja Petrolífera del Orinoco, en el cual tiene mucho de responsabilidad Ramírez, impidieron que Chávez abordará la catástrofe que se avecinaba en PDVSA.

En este sentido vale la pena citar la opinión del economista Mendoza Potellá quien, interrogado por Terán Mantovani acerca de qué ocurrió con la política petrolera que Chávez siguió respecto a la Faja Petrolífera del Orinoco, responde "…fue convencido por la labia e ilusionismo, en particular de Bernard Mommer, y en eso la complicidad de Rafael Ramírez no es extraña, quien lo puso de viceministro y se alió con él…en el 2005 comenzaron los megaproyecto, los disparates, la "siembra de pajaritos preñados" que anunciaban que íbamos a producir en 2015, 5 millones de barriles de petróleo diarios. En 2012 estábamos produciendo menos que en 2005…"

Por otra parte, también podemos citar la opinión del escritor Britto García quien sin nombrar expresamente al exministro del petróleo de Chávez, no deja lugar a dudas (por la fecha mencionada) de quien era el responsable de la ejecución del "proyecto fallido", "En septiembre de 2006 inició PDVSA la reactivación del programa de gas vehicular, en virtud del cual gran parte del transporte, sobre todo de carga y de pasajeros, se movería con gas, liberando la preciosa gasolina para la exportación. De haberse completado, nuestro parque automotriz se movilizaría con un combustible abundante y barato, que actualmente se quema en la atmósfera. El proyecto fue inexplicablemente descontinuado".

En extenso y detallado artículo Rafael Ramírez y su Corresponsabilidad en el caos de PDVSA publicado por el ingeniero petrolero Millán Arcia, plantea que "…Ramírez recibió en sus manos, una PDVSA con mucho dinero, prácticamente sin deuda, con brillo, pujante, lucida y sobretodo efectiva y eficiente…". Y más adelante "…Ramírez lleva a L. Vierma y E. Del Pino a la directiva, donde juntos tejen el parapeto de Siembra Petrolera para justificar erogaciones de capital faraónicas en Costa Afuera y la Faja del Orinoco, que desembocaron en la más cruenta corrupción y pérdida de recursos jamás visto en PDVSA, tejiendo a partir de allí la destrucción hoy conocida de la industria".

Como a Ramírez le encanta mostrar cifras, vale la pena las que respecto a su gestión en la industria petrolera cita el autor mencionado "Entre el ejercicio2005 y el cierre de 2014 ingresaron a PDVSA unos $1.068.542 millones y aún así, la deuda financiera a la salida de Ramírez ascendió a $46.200 millones desde $2.300 millones en 2005-2006"

Pero remata este interesante "pliego acusatorio" contra el exministro afirmando que "Ramírez sumergió la industria en corrupción, manipulación de cifras y todo tipo de tráfico de influencias. Hoy intenta lavarse la cara escondido en la corta memoria del venezolano común. Lo invitamos a desmentir estas cifras que mostramos y de las cuales guardamos registros oficiales"

No sólo las sanciones impuestas por EE. UU a nuestro país, incluida a la industria petrolera nos tienen contra las cuerdas hoy, claro que quienes han manejado nuestra industria, sin excluir incluso a los de nuestros días, tienen responsabilidades ante la historia.

Ante las perspectivas que se abren con el incremento de la gasolina y el "nuevo esquema de distribución de este combustible" anunciado recientemente, parece que enmarcado en la reestructuración de PDVSA abriendo las puertas a la participación del capital privado, parece que se nos impone conocer los desconocido como, en interesante artículo señala Irurriza Reinaldo, cuando expresa "un detalle que resulta particularmente curioso es el poco o nulo conocimiento que tenemos sobre un actor decisivo del mercado interno de combustibles, lo que a su vez se relaciona directamente con su notable bajo perfil público :los expendedores de gasolina"

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 776 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: