¿Se tiraron al general Manuel Quevedo de Pdvsa?

¡Así como así: suavemente? ¿Qué pasó? Algo pasó. ¿Lo atrapó acaso: Trump y su grupo de "bandidos" compras conciencias? No lo dudo. El dólar divierte, el dólar distrae, el dólar arruina naciones enteras, el dólar te desnuda, pero el dólar no compra la muerte: ayuda a conseguirla sin ninguna eutanasia de compasión. El poder, siempre el poder: el magnate no pierde su tiempo y muchos hombres se han contaminados sin importarles un bledo sus posibles cargos de conciencia, sino son inmorales de la misma conveniencia. Pero menos mal que todo, tarde o temprano, sale a flote, y el mal seguirá siendo él mismo para el vendido como para el comprador -ambos dentro de la balanza: son de la misma calaña.

Y todos ellos por igual se irán a la tumba sin llevarse nada, a no ser: las inmoralidades cometidas que perduran por más hondo que los entierren, aunque sus familiares queden a beneplácito del mismo pesar que debe quedar en la inscripción de su epitafio: "Aquí yace un héroe que vendía y nos vendió tranquilamente la Patria. ¿Pero cuál Patria? Si el vendepatria no tiene Patria, pero si tiene la ambición de desfigurar su nombre propio, la única propiedad que se lleva, al sembrar de amenazas bélicas y contaminar el planeta por su ambición de morir en paz". Paz a sus restos. Terrible afirmación que puede ser llevada al cine como se llevan hoy las vidas de las grandes figuras que como capos valientes por, haberle metido miles de toneladas de drogas al pueblo de los Estados Unidos más que otros y, que quedará para la posteridad.

¿Cuantos oficiales de todos los rangos de la ruleta chavista: migran por el mundo como pobres hombres que vendieron su alma al amado dólar? Claro que hay muchos que, el imperio se los tragó a cambió de qué. ¿Más dignidad a su honor, o lo que en sí eran: cobardes que el capitalismo no los corrompió, sino que ellos: faltos de moral y luces, alguna vez sin llegar a conocer en profundidad a Bolívar ni a Chávez y, lo más seguro, odiándolos, se convirtieron en sinvergüenzas? Quizás como tenían precios como un artículo no de primera mano, la extendieron para recibir los dólares ofrecidos a cambio de prestarse a ridiculizar el gobierno o, quizás transformarse en espías -¿cuántos no los han sido?- que por solo pasar la información solicitada vivirán en otro Paraíso por las viles monedas que compran a los hombres que, sale de la táctica como la máxima capitalista que, "el dinero compra todo" y, hasta habrá el que piensa por tener dólares que, ¿dime cuánto tienes y te diré cuanto vales? Se creen fabulosos y, por dentro muertos no por el coronavirus, sino por falta de compromiso humano.

Todos los militares que se han volteados para el bando de Trump deben de vivir como reyes en los Estados Unidos como una cepa de traidores antirrevolucionarios que, con la espada de Democles en sus manos, nada parecida a la espada del Libertador, llegó el general Cliver Alcalá en avión privado desde Bogotá a ponerse a la orden de Trump contra Maduro, a quien quiere cortarle su cabeza como pana, panita de Chávez y, a quien Trump no pudo recibir con los honores de un general no en jefe que fue a demostrar que sin luchar se gana y de despacha el gobierno del -"dictador Maduro"- es su esperanza y, que es posible que Trump lo nombre su almirante en desacato de los mares quietos que, debe y lo va a impulsar a redescubrir Venezuela mediante tres calaveras que el imperio construye y que Cliver Alcalá más que el almirante Colón prestará sus auxilios navíos y por nosotros embarcará en la TrumpCovi-20 y detrás de él de desplazarán las otras dos calaveras, como son: La PompeAme con Pompeo y La ElliottTrump con Abrams como máximo gestor de lo que Guaidó debe hacer y como castigo imperial de la poca paciencia de Trump, seremos: VenezTrump en lo adelante como castigo desigual.

El general Manuel Quevedo como expresidente de Pdvsa que, nos animó de falsas expectativas con la industria petrolera cuando, era su presidente: salió disparado sin decirnos adiós y la deja peor como la encontró. ¿Es o no es verdad?

No aseguro nada, pero quizás pueda decir como Sócrates que: "yo solo sé que no sé nada y, al saber que no sé nada, algo sé porque sé que no sé nada. Claro está que me lavo con agua y jabón mis manos y más rápido contra el coronavirus de tanta maldad suelta de lado a lado.

¿Será Tareck El Aissami el enterrador de Pdvsa con precio incluido? A decir verdad..., no digo nada, como nada digo.

¿Y Rafael Ramírez no tiene velas en ese entierro? Posible será que, en futuros informes como presidente "eterno" de Pdvsa extraiga del subsuelo de su rabia madurista la lápida de la muerte de Pdvsa sin llorisqueos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6982 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: