Cambalache Petrolero: La Nueva Apertura de "PDVSA Ad Hoc"

¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor! No hay aplazaos ni escalafón, los inmorales nos han igualao.

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remache ves llorar la Biblia contra un calefón.

"Cambalache" / Enrique Santos Discépolo 1934

En mis dos trabajos anteriores, "Cerco y Aniquilación" y "Vuelan los Rebullones", hice referencia a las "nuevas" propuestas de política petrolera que comienzan a florecer frente a la desastrosa situación de nuestra industria petrolera.

En el primero de ellos, refería que "2020 comienza con una creciente proliferación de las propuestas aperturistas y privatizadoras, apelando a todos los medios de presión y de convencimiento de la inevitabilidad de las mismas, tanto si se mantiene en funciones el actual gobierno, como si se dan los escenarios políticos alternativos y se implantan los programas prediseñados desde los centros de difusión del pensamiento neoliberal como CEDICE y las Universidades norteamericanas. https://petroleovenezolano.blogspot.com/2020/02/petroleo-venezolano-en-la-tercera-decada.html

Destacaba allí la relación que se hacía de una supuesta "propuesta de consenso" de 10 de las principales empresas petroleras mundiales, para solucionar los problemas de ese sector en Venezuela.

En dicha propuesta se resumen tanto las magnitudes como las condiciones que debía cumplir Venezuela para obtener la "ayudita" de esas corporaciones:

https://www.thedialogue.org/wp-content/uploads/2020/01/VENEZUELA-FINAL-PDF-1.pdf

Este informe… busca comprender mejor el desafío que perciben las compañías petroleras extranjeras y las condiciones que serían necesarias para atraer la inversión privada a Venezuela bajo un nuevo gobierno.

Para… aumentar en 10 años la producción petrolera venezolana en 2 millones 600 mil barriles diarios, con una inversión de 90 mil millones de dólares en gastos de capital y 122 mil millones en gastos de operación, que incluyen la perforación de 13.400 pozos adicionales.

Remito al lector al enlace copiado para detallar el proyecto. Y llamo la atención sobre un agradecimiento de Interamerican Dialogue, con un subrayado cuya pertinencia percibirá fácilmente el lector más adelante:

We would like to thank Francisco Monaldi of Rice University’s Baker Institute for Public Policy; Osmel Manzano of the Inter-American Development Bank; and David Voght, Patricia Ventura, and Joel Guedes of consulting firm IPD Latin America.

En el segundo de los artículos citados "Vuelan los rebullones…" hice referencia a toda nuestra historia de planificación ilusoria, de "pajaritos preñados" con ruinosos resultados, productos de una combinación de malicia interesada e ignorancia tecnocrática que ha sufrido nuestra industria petrolera desde 1979 hasta nuestros días: https://petroleovenezolano.blogspot.com/2020/02/vuelan-los-rebullones.html

De manera particular, destaqué allí la "apertura petrolera de los años 90 del siglo pasado, conducida por Luis Giusti"… y entonces me encuentro con la presentación que él mismo se hace, en una carta a sus compañeros petroleros, en la cual resume su exitoso desempeño conduciendo ese proceso, difundida por Luis A. Pacheco, Ph.D., "Presidente de la Junta Directiva ad hoc de PDVSA" y Nonresident Fellow en el Center for Energy Studies, Baker Institute at Rice University.

Como crítico contumaz de la planificación de "pajaritos preñados", ya sabía que el Dr. Pacheco había sido uno de los tantos ingenieros Directores Ejecutivos de Planificación Corporativa de PDVSA y por tanto, corresponsable de los sucesivos fiascos reseñados en mis trabajos. Por ello, decidí estudiar sus propuestas y me encontré con su trabajo "Venezuela’s Oil Mythologie Have Hindered Its Development"

Para mi sorpresa, en seis cuartillas, el Dr. Pacheco hace tabla rasa con toda la producción intelectual venezolana en materia de historia, política económica y sociología, y reduce todo a unos supuestos ocho mitos, sobre los cuales, sus descerebrados responsables apenas llegaron a balbucear unas impensadas e incoherentes consignas:

• El petróleo destruyó la economía agrícola. (Alberto R. Adriani)

• Debemos "sembrar" los ingresos del petróleo para asegurar riqueza futura (Arturo Uslar Pietri)

• Debemos ahorrar petróleo para las generaciones futuras. (Celestino Armas)

• El petróleo es el excremento del diablo. (Pérez Alfonzo)

• Debemos separarnos de la OPEP. (Sosa Pietri)

• Los negocios autónomos de PDVSA son escondidos en una caja negra.

• Es preferible que PDVSA invierta las rentas del petróleo en vez de que los políticos las desperdicien. (PDVSA y otros).

• Ahora, el petróleo es verdaderamente nuestro. (Rómulo Betancourt, Pérez Rodríguez, Chávez Frías y otros).

El combate al irrespeto tecnocrático de "nosotros, quienes sabemos cómo se hacen las cosas", y a la simplificación matemática de las ciencias sociales a pura paja inoficiosa, ha sido algo que me ha llevado a enfrentarme en muchas oportunidades, tanto desde los tiempos meritocráticos como en los actuales, con personalidades como Humberto Peñaloza, padre del dicho "PDVSA es una empresa de ingenieros para ingenieros", Alberto Quirós Corradi, Calderón Berti, Luis Giusti, entre otros , hasta el "espía Salazar" rojo-rojito que en sus escritos de refutación, con la excelencia técnica y la razón política que le asistía, a mis ignaras y ofensivas opiniones, en "Aporrea", develó mi carácter de contrarrevolucionario infiltrado en el BCV, junto a no se sabe cuántos más…

Pero en esta oportunidad, con Pacheco, el nivel de simplificación e irrespeto llegan a niveles apoteósicos. Si este es el "Presidente de PDVSA Ad-Hoc", podemos inferir lo que se nos viene encima.

Suponer que Adriani, nuestro primer economista, sólo levantó un mito agrarista, o que Juan Pablo Pérez Alfonzo consideraba al petróleo como un "excremento del Diablo es una falta de respeto insólita, algo que sólo puede ser producto de una ignorancia supina.

Pero llevarse en los cachos a diez generaciones de estudiosos y analistas socioeconómicos venezolanos, de todas las tendencias y con todas sus aciertos y limitaciones, es algo digno de alguien al que le han practicado una lobotomía y le han insertado todas las historias racistas y anacrónicas de Trucutú, Tarzán de los Monos, Superman, Los Picapiedras, Mandrake el Mago y El Fantasma que Camina, como sus referencias históricas y sociológicas, con postgrados televisivos como "Yo quiero a Lucy" y "The Big Bang Theory", amén de rudimentos de la "Common Law" y de las técnicas de negociación de futuros en Wall Street.

Esa lista de "mitos" fue lo que trajo a mi memoria -sin alusiones a las respetables personalidades inconsultamente citadas- la letra del tango Cambalache, de Enrique Santos Discépolo, donde "no hay aplazaos ni escalafón" y donde da lo mismo -para colocar las mezclas del "cambalache" argentino de los años treinta en nuestra contemporaneidad- el filósofo Yogui Berra ("el juego no termina hasta que termina") y la teoría de la relatividad de Albert Einstein, Juan XXIII y Mussolini, Mozart y Daddy Yanqui, García Márquez y Delia Fiallo.

Sólo como referencia parcial del nivel de la insolencia, y con el perdón de muchas omisiones, producto de mis desviaciones profesionales, cito casi de memoria a algunos de los implicados en la relación de los mitos venezolanos:

Alberto Adriani, Gumersindo Torres, José Antonio Mayobre, Ernesto Peltzer, Manuel Egaña, Néstor Pérez Luzardo, Román Cárdenas, José Rafael Pocaterra, Rufino Blanco Fombona, Tomás Enrique Carrillo Batalla, Juan Pablo Pérez Alfonzo, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Mariano Picón Salas, Rodolfo Quintero, Jóvito Villalba, Felipe Pazos, Salvador de la Plaza, Luis Beltrán Prieto Figueroa, Andrés Eloy Blanco, Eduardo Arcila Farías, Luis Villalba V., Rufino González Miranda, Federico Brito Figueroa, Domingo Felipe Maza Zavala, Manuel Pérez Guerrero, Hugo Pérez La Salvia, César Balestrini, Francisco Mieres, Gastón Parra Luzardo, Pedro Esteban Mejía, Aníbal Martínez, Rigoberto Lanz, Hernán Méndez Castellanos, Chi Yi Chen, Ludovico Silva, Irene Rodríguez Gallad, Janette Abouhamad, Asdrúbal Baptista, Armando Córdova, Pbro. Manuel Pernaut, Manuel Caballero, Héctor Silva Michelena, Héctor Malavé Mata, Orlando Araujo, Carlota Pérez, Bernardo Ferrán, Pedro Miguel Pareles, Max Flores Díaz, Emeterio Gómez, Germán Carrera Damas, J. A. Silva Michelena, Diego Luis Castellanos, Arévalo Guzmán Reyes, Francisco Álvarez Chacín, Rubén Sader Pérez, Domingo Alberto Rangel, Eduardo Acosta Hermoso...

Protagonistas, o relatores y críticos de nuestra historia económica y social, a diversos niveles y desde las más variadas posiciones ideológicas y políticas, incluso antagónicas, contribuyeron a la gesta de nuestro actual ordenamiento socioeconómico, constitucional y legal en materia de hidrocarburos.

Por cierto, y valga la aclaratoria, no ninguneo ni excluyo de esa lista a la autodenominada "Gente del Petróleo" meritocrática, sino que ellos tienen suficientes medios para presentarse, tal como estamos viendo.

A la pulverización de ese ordenamiento anacrónico, -¡válgame Dios, hasta se remonta al Decreto sobre la propiedad de las Minas del Presidente de Colombia en 1829!- incompatible con los nuevos tiempos, se encaminan los proyectos aperturistas y abiertamente desnacionalizadores del clan "ad-hoc", Giusti, Pacheco, Szabo, Calderón Berti, con sus nuevos espadachines, como Gustavo Baquero, Leopoldo López y José Ignacio Hernández, "testigo experto independiente de derecho venezolano" utilizado por Cristallex en su demanda contra Venezuela y su "alter ego" Citgo, travestido ahora en "Procurador General de la República Ad Hoc". Todos ellos sostenidos por la prosapia neoliberal de nuestros Ph.D. criollos en las universidades norteamericanas e inglesas, y en las nativas –públicas y privadas- munidos con la orientación CEDICE, centro de difusión de esa escuela de ese pensamiento económico.

Los simplones y malintencionados "mitos" de Pacheco deberían avergonzar al prestigioso Baker Institute que los publica y hablan muy mal de la excelencia académica de los Phylosophus Doctors de la Rice University.

Pero sobre todo, dicen mucho de la calidad de la política petrolera que adelantará la"Junta Directiva Ad Hoc de PDVSA".

Pero la lluvia meritocrática aperturista no cesa. A estas alturas del presente escrito, me topo con otra buena nueva milagrosa:

Sale a la luz ahora Juan Szabo al frente del Plan País en materia petrolera:

"Aquí está el plan para que Venezuela vuelva a producir 3.000.000 de barriles diarios de petróleo"

alnavio.com/noticia/20517/informe-confidencial/aqui-esta-el-plan-para-que-venezuela-vuelva-a-producir-3.000.000-de-barriles-diarios-de-petroleo.html

Este plan se incorpora al festín de propuestas funambulescas a los cuales me he referido desde los años 80:

El plazo ahora es de 8 años, se perforarán 11.000 pozos en 4 años y la inversión requerida de 120.000 millones de dólares.

La desproporción, incluso con el proyecto de "consenso" de las transnacionales, antes citado por Interamerican Dialogue, es aplastante: 400.000 barriles diarios más, en dos años menos con una inversión de 90.000 millones de dólares menos.

El Plan País, presentado en Madrid ante un grupo de empresarios, establece requerimientos de inversión por 120.000 millones de dólares. Esos recursos no los tiene PDVSA. Ese dinero está en el mercado internacional. Ese dinero lo tienen las multinacionales. Y la empresa privada local. Para Juan Szabo, lograr el objetivo depende de una masiva participación de compañías privadas, tanto nacionales como internacionales.

Para estimularlas a que entren de lleno a operar, hay que cambiar de manera obligatoria el marco regulatorio y otorgar beneficios fiscales, y establecer reglas claras de juego.

El fuego graneado del "Plan País" es constante. Revisando la web encuentro su presentación en México por el "Presidente de la Comisión Especial del Plan País Para Venezuela" que, entre otras cosas, muestra la tendencia al otorgamiento indiscriminado de títulos presidenciales para sus voceros.

La recuperación de la industria petrolera venezolana sería factible sólo con condiciones fiscales y esquemas que apoyen la mayor participación privada posible y adaptadas a las nuevas realidades de ese país, afirmó el representante de la Asamblea Nacional, Diputado Juan Andrés Mejía, durante la presentación del "Plan País" para Venezuela, este fin de semana en la Ciudad de México.

"Venezuela tiene la costumbre, [de nuevo, ¡Válgame Dios!] como muchos países de Latinoamérica, de que sea el sector público el que lleve la bandera del sector petrolero. Nosotros queremos cambiar esa realidad; modificar la ley de hidrocarburos para permitir que el sector privado pueda invertir sin ningún tipo de restricciones." Mejía recalcó que Venezuela necesita de unos 60 mil millones de dólares, por los próximos cinco años, para sacar al país adelante.

Por lo visto, a la hora de citar cifras mil millonarias no hay ninguna restricción entre los proponentes de esta nueva apertura, ahora de puertas completamente abiertas.

Las condiciones siguen siendo las mismas:

Ellos las imponen y tú te callas. Luego te tocará pagar la deuda adquirida, para la cual tienes al Banco Mundial y al FMI listos para "auxiliarte" y amarrarte por los próximos 30 años, cuando ya no esté saliendo petróleo de esos nuevos pozos y se descubra, al fin, que la tasa interna de retorno de esas inversiones es negativa y que su saldo será una acumulación de deudas mil millonarias que deberán ser pagadas por las próximas tres o cuatro generaciones… quien sabe hasta cuándo.

Ya para entonces, ni yo ni la mayoría de los proponentes de tales desaguisados, estaremos vivos para dirimir quién tenía la razón. Confiemos en la benevolencia y capacidad de perdón de nuestros descendientes.

Pero veamos otros "detalles" de este proyecto..

Los supuestos de ese "Plan País Petrolero" son tan auspiciosos, según Szabo, puesto que

Venezuela no logrará nunca sacar del subsuelo todo el petróleo que tiene en reservas. Pero se puede aprovechar una buena parte de ello, tomando en cuenta que el costo de producción de un barril no pasará de los 10 dólares. "Es un costo muy competitivo", asegura.

Al parecer, el tiempo que ha pasado fuera de la gestión petrolera directa ha afectado su capacidad de reconocer los cambios que se han generado en la estructura de la producción petrolera venezolana, cada vez más pesada y extrapesada, en franca declinación por abandono de los yacimientos convencionales, cada día más complicada su reactivación, amén de los cambios que también se han producido en el mercado petrolero mundial.

En este último aspecto, tanto por el lado de la oferta, con la plétora del "shale oil" norteamericano, el presal brasileño, los noruegos Johan Sverdlup ya en pleno desarrollo y Johan Catsberg inicíandose, las crecientes posibilidades del petróleo convencional Guyanés y las auspiciosa expectativas sobre el futuro desarrollo de los campos de Uganda, enfrentadas todas a una competencia feroz, dadas las declinantes perspectivas del crecimiento de la demanda global, que apenas superará el 1 millón de barriles diarios para el próximo año, iniciando una irreversible tendencia al paulatino decrecimiento en períodos subsiguientes, hasta alcanzar la meseta a partir de la cual se iniciará, por efectos de la transición energética en puertas, la declinación definitiva de ese indicador.

Corresponde ahora hacer aquí un inserto de actualidad que pone tintes dramáticos a esta argumentación y la que sigue: Las noticias sobre el desencuentro entre la OPEP y sus asociados rusos, quienes se niegan a aumentar el nivel de unos recortes que ellos tampoco han cumplido realmente, está conduciendo a un desmoronamiento brutal de los precios de futuro de los principales crudos marcadores, alcanzando al momento de escribir un nivel sólo visto hace más de 4 años, precisamente en marzo de 2016: 31,49 $/bl., para el West Texas y 34,89 para el Brent.

¿En dónde se ubicarán, dentro de cuatro años según el "Plan País", los 2,2 millones de barriles diarios de petróleo que se producirán en los siguientes cuatro?

¿Declararemos una guerra petrolera simultánea contra la capacidad cerrada de Arabia Saudita, Kuwait, la Zona Neutra, Irak, Irán, Noruega, Brasil, Guyana, Uganda, Rusia y los Estados Unidos?

Pero sigamos:

Miente a mansalva Szabo cuando afirma que costo promedio de la producción de crudos venezolanos es de menos de 10 dólares. Tanto como han mentido sus antecesores:

Esa es una reiterada fábula, contada desde los tiempos de la apertura y repetida, sin pausa, durante los 20 años recientes. Un ectoplasma nunca materializado y mucho menos comprobado por ningún cazafantasmas...

La significación política y económica de estas presentaciones tramposas me induce a pedir la venia de los lectores para adelantar una exposición detallada de mis argumentos, sometiéndome a las seguras refutaciones de los técnicos puros, incontaminados de sandeces sociológicas:

Basta con revisar las estimaciones sobre el precio requerido en las distintas áreas del mundo para justificar una nueva inversión, el muy mentado punto de equilibrio o "breakeven value", que publican las principales agencias analistas del mercado petrolero mundial, y la posición que en esas presentaciones ocupan los crudos extrapesados y convencionales venezolanos:

Desde luego, las anteriores son estimaciones, que en el caso venezolano se refieren a la suma de costos, impuestos y tarifas de la producción de petróleo extrapesado.

Pero veamos el "optimismo" o la capacidad de engaño de nuestros operadores, sostenidos por la "razón técnica que les asiste", quienes sí saben lo que hacen porque han tenido al petróleo en sus manos y reconocen sus olores y colores…

En 2016, la estimación del entonces Ministro, Eulogio Del Pino, era de un costo promedio de 13 dólares el barril:

El ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de Petróleos de Venezuela, S.A., (Pdvsa), Eulogio Del Pino, aseveró que el costo promedio de producción de petróleo en Venezuela es de 13 dólares por barril.

Del Pino explicó que este promedio incluye los costos de producción de distintos campos petroleros, que van desde un monto inferior a los 5 dólares por barril, y otros más altos, que incorporan recuperación mejorada y mejoramiento de crudos.

Estos 13 dólares de Del Pino en 2016 ocultaban una minimización de los costos reales, incrementados por la creciente declinación de los campos convencionales, acentuada por décadas de abandono para privilegiar el "escenario Faja", y la complejidad, y por ende, mayores costos implícitos de los procesos de extracción y los procesos adicionales de dilución o mejoramiento y transporte de los crudos extrapesados de esa Faja.

Pero, ¿cómo producen esas cifras optimistas? Reduciéndolas todas al costo del "levantamiento" del crudo, omitiendo todos esos costos adicionales requeridos para llevarlos a puertos y refinerías.

Ahora, en 2020, la estimación de la excelencia meritocrática Szabo, de un costo de producción menor a 10 dólares el barril, como promedio, para la producción total venezolana, es sólo una nueva añagaza demagógica, una más irreal que las anteriores.

Para tener una idea de la magnitud del bulo, es pertinente analizar la última presentación del Rystad Energy sobre los diversos niveles de cotización del crudo Brent, requeridas como "breakeven value", precio de equilibrio para justificar la inversión en los campos actualmente en producción en el mundo y las posibilidades de incremento de la producción en regiones ordenadas por su nivel de factibilidades:

E:20190509_pr-chart-1-v1-global-liquid-supply-curve.jpg

Veamos:

En el eje de las abscisas, vale decir en el ancho de cada franja, se representan, expresadas en miles de millones de barriles, las cantidades de recursos de hidrocarburos líquidos recuperables en cada una de las localizaciones consideradas.

En las ordenadas, el alto de las franjas, están registrados los niveles máximos, mínimos y promedio del precio de equilibrio, estimado en términos del marcador Brent, correspondiente a dichas localizaciones, sobre el cual se fundamentan los volúmenes estimados

De tal suerte, Rystad Energy estima que, en los campos actualmente en producción en el mundo, existen unos 800 mil millones de recursos remanentes, que requieren un "break-even Price" promedio de 26 dólares por barril para el crudo marcador Brent, dentro una franja que marca un mínimo de 10 y un máximo de 40 dólares el barril para ser desarrollados.

A ese precio promedio del Brent, esos 800 mil millones permitirían la producción de 110 millones de barriles diarios durante 20 años, justamente más que suficientes para cubrir la demanda total actual y estimada en ese lapso.

Sucesivamente, se presentan los niveles del precio de equilibrio promedio requerido para hacer viable producciones nuevas en distintas áreas, ordenadas según su factibilidad.

Así, se tiene que en los campos en tierra del Medio Oriente, los menos costosos en el mundo, el precio de equilibrio del Brent que justificaría nuevos desarrollos allí, es de 42 dólares el barril. Y el ancho de la franja representa unos 124 mil millones de barriles, que permitiría a esos países producir 17 millones de barriles diarios adicionales durante 20 años.

Sorpresivamente, como lo registran los comentaristas de esta presentación, el petróleo de las lutitas norteamericanas (el light tight oil) con 46 dólares el barril de crudo Brent, sería el segundo nivel en cuanto a la justificación de nuevas inversiones.

En la escala de probabilidades y precios aparecen sucesivamente, plataforma continental, con 49$/bl, aguas profundas con 58$/bl, Rusia en tierra con 59 $/bl y los crudos extrapesados, vale decir Faja Petrolífera, también con 59$/bl.

Analizando la gráfica en la amplitud de la abscisa correspondiente, es posible apreciar que la estimación de factibilidad que presenta Rystad para este de crudo, es del orden de los 20.000 millones de barriles de recursos recuperables, suficientes para producir 2,8 millones de barriles diarios durante 20 años.

¡Y aquí es donde quería llegar!:

Si la mitad extrapesada de los tres millones de barriles que "planifican" producir los gestores del "Plan País" requieren un precio de equilibrio promedio Brent de 59$ /bl, sea cual sea el mínimo calculado para la otra mitad convencional y tomando en cuenta que, como ya se señaló, que para los crudos ya en producción en el mundo el breakeven price promedio es de 26$/bl, ¿De dónde sale ese nivel promedio de "menos de10$/bl" para los crudos venezolanos?

Conclusión:

Se trata de un ejercicio descarado de demagogia, para alimentar sueños de un público desinformado por voluntad de sus dirigentes de todos los bandos, cada uno interesado en vender su propio paraíso terrenal.

¿Cómo se sostienen las ofertas de tirios y troyanos que todavía creen que reimpulsarán a la industria petrolera para "apalancar" el rescate de la economía nacional?

Lo triste del caso, para un economista, cochinamente interesado en la rentabilidad de los negocios propios y los de su familia extendida, es que estos proyectos ruinosos hundirán más al país y serán pasto para el enriquecimiento privado de los pícaros proponentes que siempre estarán del lado de los que cobrarán financiamientos y ayudas desinteresadas, durante las próximas décadas.

Aunque ahora creo que ni para eso alcanzará…

Contemplando las circunstancias del momento, me viene a la memoria las imágenes de "Cuando el destino nos alcance", protagonizada por Charlton Heston y Edward G. Robinson: la humanidad alimentándose de "Soylent Green" galletitas hechas con restos de otros humanos, muertos programadamente al cumplir los sesenta años.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2521 veces.



Carlos Mendoza Potellá

Economista. Investigador Petrolero. Docente. Blog: http://petroleovenezolano.blogspot.com

 cmendop@gmail.com      @cmendop

Visite el perfil de Carlos Mendoza Potellá para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: