El mayor y envilecido sabotaje en el mundo entero (1/2)

Mientras el gobierno venezolano combatía el horrendo sabotaje a la industria petrolera del país, la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV, sacaba unos documentos reclamando al gobierno posibles arbitrariedades cometida contra los saboteadores, además, sus jerarcas ordenaron que en los servicios eclesiásticos los oficiantes dieran sus sermones basándose en aquel insidioso reclamo. Sin duda que la CEV ha demostrado durante estos 14 años, y antes también, estar constituidos por dirigentes políticos en rebeldía, ahora en contra el Papa Francisco y su prédica; por ello los chavistas llaman a la CEV, y con razón, el partido político de la CEV. Bien, estimado lector, ahí queda eso, usted sabrá lo que piense al respecto; mientras tanto sigue la narración sobre la ultra terrorista acción de sabotaje a nuestra principal empresa petrolera; PDVSA.

11 de enero de 2003

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, ordenó que los batallones de Cazadores patrullen los oleoductos para evitar nuevas acciones de sabotaje a las instalaciones petroleras y a la distribución de gasolina.

12 de enero

La ministra del Ambiente, Ana Elisa Osorio, denunció que quienes participaron en el paro petrolero ejercieron una acción de terrorismo ambiental en el pozo 11-74 del campo Bachaquero en el Lago de Maracaibo, donde, como consecuencia de lo sucedido, se derramaron 10 barriles de petróleo. Más de mil 100 millones de pies cúbicos diarios de gas está produciendo el campo petrolero de Punta de Mata, ubicado en el estado Monagas, cuyos índices normales de producción se ubican en los 2 mil millones de pies cúbicos, lo cual evidencia una recuperación de 50% luego de que PDVSA fuera objeto de un paro político emprendido por sus trabajadores.

14 de enero

La junta directiva de PDVSA hizo pública, por medio de dos avisos en el diario Últimas Noticias, los despidos de 100 ciudadanos que hasta la primera semana de enero prestaron sus servicios en la principal industria del país. Trabajadores de diferentes empresas privadas y obreros de PDVSA han denunciado que algunos empresarios y representantes de la oposición los alentaron a firmar documentos para adelantar sus vacaciones, con lo que los estarían obligando a paralizar sus actividades laborales.

15 de enero

El gobernador del estado Mérida, Florencio Porras, reconoció que sigue crítica la situación del suministro de combustible, como consecuencia del sabotaje petrolero, a pesar de la llegada de 51 gandolas de gasolina la semana anterior.

16 de enero

La junta directiva de PDVSA, por medio de tres avisos publicados en el diario Últimas Noticias, notificó la decisión de prescindir de los servicios de 216 ciudadanos que se desempeñaban en distintas áreas de la industria, por sumarse a la paralización de la principal empresa nacional.

18 de enero

El presidente de la República, Hugo Chávez, aseguró que se aplicará todo el peso de la ley a los involucrados en el caso del sabotaje de las redes de informática de PDVSA que afectaron el funcionamiento de la estatal. El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, se reunió con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, para definir aspectos de la dinámica del llamado Grupo de Amigos de Venezuela o países que se comprometieron a colaborar con el país ante los hechos de desestabilización impulsados por grupos de oposición. Gracias a un trabajo de inteligencia ejecutado por efectivos de la GN, fue detenido "in franganti" un trabajador de PDVSA cuando cometía un sabotaje en una planta de gas ubicada en el municipio Cabimas del estado Zulia.

19 de enero

El presidente de PDVSA, Alí Rodríguez Araque, destacó la total recuperación de la industria petrolera, pues pasó de un registro diario de alrededor de 150 mil barriles diarios, b/d, durante los días más críticos del sabotaje a producir 2 millones de b/d a la fecha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 733 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor