Trincheras de Ideas

El apagón fué solo una advertencia

Tropecé dos veces con la misma piedra. Así dice una vieja canción para indicarnos que cometemos algún error más de una vez y no rectificamos. Así parece ocurrir con este segundo apagón general, producto sin dudas de un sabotaje, exactamente en el mismo lugar que el anterior. ¿Cómo fue eso posible, no se tomaran las medidas de seguridad correspondientes después del primero que mostró gravedad extrema o lo que se dijo entonces de la malla no era el fondo del problema? ¿Por qué no se calculó entonces que podía ocurrir en donde ocurrió, es decir, que se podía desprender el conductor de la línea 765?

El Ministro Jessi Chacón habló y no convenció, quizás ha debido presentar su renuncia porque en eso él tiene una alta cuota de responsabilidad, por lo menos de no haber tomado las previsiones estratégicas y de seguridad que lo ocurrido la primera vez aconsejaban, sobre todo en ese mismo lugar. Ninguno de los mortales que habitamos en este país sabe dónde está el lugar del primer saboteo eléctrico, las informaciones que tenemos son las que nos da el Ministro y Corpoelectric, pero no hay que ser excesivamente inteligente para pensar que los saboteadores y terroristas si saben las condiciones del sitio y lo desguarnecida que está, gente, supone uno, o que activa en Corpoelectric o salieron o es un complot terrorista con gente de lado y lado, es decir, de adentro y de afuera que conoce las debilidades de seguridad que aún se mantienen la industria más allá de toda la cháchara del Ministro.

Evidentemente lo ocurrido el lunes 2 de diciembre parece un aviso de advertencia en el marco de una amenaza subversiva de más largo alcance que pudiera tener el sábado 7 de noviembre su día D para tratar de impedir las elecciones. El propio presidente Maduro ha dicho varias veces que así sea con velas las elecciones municipales van. Indudablemente que la voluntad del primer mandatario es incontrastable y la decisión de la Revolución de no permitir sabotaje o suspensión alguna del proceso comicial.

Evidentemente lo dicho por el Presidente de votar con velas es un recurso o exageración pedagógica para indicar la voluntad de celebrar las elecciones. Ya varias veces, en distintas oportunidades, Maduro se ha referido al tema y nos asalta la pregunta: ¿se sospechaba algo? Lo ocurrido el 2D así parece indicarlo, entonces ¿por qué se bajó la guardia y nos golpearon exactamente en el mismo lugar anterior aunque los efectos de la conflagración pudo ser controlados a tiempo, aunque hizo su daño. ¿Si no hay luz cómo funcionarán las máquinas o cada una tiene una planta eléctrica incorporada para las emergencias?

Llama la atención que de inmediato al apagón en algunas barriadas y urbanizaciones se produjeron tímidos toques de cacerolas, grupitos paramilitares pretendieron crear guarimbas, zozobra en tres zonas del país y quemaron cauchos, y ni se diga por las redes sociales que anunciaron llegado el momento de derrocar al tirano Maduro. El odio fascista se desató a raudales, ello indica, por supuesto, que el sabotaje es parte del plan subversivo organizado por Noriega, Otto Reich, Uribe, la CIA, el Mosad y el gobierno de Obama que ha sido reiteradamente denunciado y es ampliamente conocido.

Pero si nos vamos unos meses atrás, cuando el gobierno puso al descubierto los planes de la CIA y tomó la medida de expulsar del país a tres agentes de esa corporación delictiva norteamericana, que organizaron un plan separatista del estado Bolívar del resto de Venezuela siguiendo el ejemplo de Libia y la ciudad de Bengazi que la separaron del país, en sus planes estaba nombrar un gobierno títere que sería reconocido por el gobierno norteamericano, que tienen la estrategia de sabotear el sistema eléctrico a partir del Guri, habría que preguntarse si ese plan se conjuró entonces totalmente o las fuerzas o sectores golpistas separatistas y fascistas se reagruparon después de la expulsión de los líderes y se aprestan al zarpazo final según sus intenciones. ¿Por qué no hubo ni un preso por hechos de tan extrema gravedad? No existe la menor duda que los integrantes de la trilogía del mal: la Machado, Capriletti y el trono López son la cabeza visible del plan, igual el cascarón Causa R y su líder Andrés Velásquez, tienen sus cabecillas en las empresas básicas y no han dejado de trabajar en el sentido de destruir el gobierno revolucionario. Las declaraciones de estos personajes después del apagón culpando al gobierno de ineficaz, de no invertir en el sistema eléctrico, etc. no son más que cortinas de humo, distracción para no apartarse del objetivo que es sabotear las elecciones municipales.

No apartemos los ojos del estado Bolívar, allí se está cocinando algo gordo. La derecha fascista sabe que el chavismo va a arrasar en las elecciones del 8D, ese optimismo está potenciado por la infinidad de ejecutorias y obras que día por día se desarrollan en todo el país para beneficio del pueblo, baste mencionar el cable tren en Petare, el Metro Cable de la Urbina, la Estación del Metro en los Altos Mirandinos, los sistemas de autobuses en las principales ciudades del país. Pero sin duda el mayor impacto lo ha tenido la arremetida o contra ofensiva del Gobierno de Nicolás Maduro contra la guerra económica que instituciones extranjeras como Benanchan o Fedecámaras y Consecomercio, y políticas como la MUD o los dirigentes fascistas y corruptos amarillos lanzaron para derrocar a Maduro.

Maduro le dio en la madre al capitalismo usurero y ladrón, depredador, esclavista, traficante de divisas. Ese es un golpe del que difícilmente se repongan. Ese modelo de comercio entró en crisis terminal, los que no están presos no admitirán ganar el 20% ó el 30% cuando se acostumbraron a tener ganancias por encima del cien, doscientos y hasta mil por ciento como mínimo. Nicolás destapó la Caja de Pandora y de allí está saliendo los demonios y toda la podredumbre capitalista. Por eso la Revolución va a recoger los saldos políticos de esa extraordinaria ofensiva anti capitalista que apenas comienza, como dijo el propio Nicolás, lo ocurrido es sólo la punta del iceberg. ¿Qué se plantea ante el sabotaje eléctrico y la ofensiva desesperada del fascismo? Luce redundante decir que afinar la vigilancia de inteligencia, la del Estado y la popular, pero hay que manejar un lenguaje, en los días que quedan de campaña, un discurso optimista, difundir las obras recientemente hechas y difundir la campaña electoral del Gran Polo Patriótico y sus candidatos a Alcaldes y Concejales, demostrar que se está fortaleciendo el Poder Popular.

El objetivo del sabotaje eléctrico es, en primer término, sicológico, amedrentar, atemorizar a la población para que se abstenga de votar, no vaya a los centros de votación. El otro objetivo es crear las condiciones de una ofensiva insurreccional de los grupos fascistas, repetir lo del 15, 16, 17 y 18 de abril, aun cuando esa derecha está muy debilitada, dividida, ya aquellos 7 millones de votos que obtuvieron el 14 de abril no existen, no en ese volumen, los errores de Capriletti y la derecha en 8 meses se encargaron de ello. Esas 11 muertes no se olvidan tan fácilmente.

Ya para finalizar, la pregunta que todo el mundo se hace: ¿Y no va a haber ningún terrorista preso? Leopoldo López todos los días reta al gobierno, incita a la violencia, es el cabecilla de las bandas terroristas que los días de abril azotaron el país. Cómo él muchos más que están no sólo identificados sino que han cometido evidentes delitos. ¿Qué espera el gobierno para actuar y conjurar el plan subversivo que está requeté anunciado y evidenciado? Si no se conjura voy a tener razón cuando digo que el apagón del 2 de diciembre fue un aviso. (03/12/13)

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2324 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: