Columna Prestes, 4to Disparo

La Dolarización del salario, un anzuelo para incautos

Dice un argot popular, que “rico no quiere a pobre, y cuando le habla bonito hay que agarrarse los bolsillos”. En ese mismo hilo, la burguesía con mayoría en la Asamblea Nacional aprobó en primera discusión el Proyecto “Ley Especial de Protección al Salario”, que busca centralmente dolarizar el salario como la “defensa frente a la inflación”; Tal propuesta que aparentemente defiende los intereses de los trabajadores, en realidad los envía al abismo, veamos cómo nos plantea el problema la derecha:

“Como los rubros que se producen en el país dependen de las importaciones y en consecuencia del dólar, a todos estos rubros, se les imputa la devaluación de la moneda nacional, pero el trabajo no crece de la misma forma que el incremento de precios de las mercancías por esta devaluación; entonces, con esta ley, al igualar el salario al precio del dólar, cada devaluación incrementaría de manera automática el salario”.

Este razonamiento que en principio le arrebata al gobierno nacional la cualidad de fijar el salario general mínimo y se la otorga a la relación mercado mundial/producción nacional, tiene cuatro consecuencias visibles:

#1 Los costes de la relación salario/dólar no mejoraría las condiciones de los trabajadores

La medida de relacionar el salario general mínimo al dólar, que apuesta a que cada devaluación de la moneda, que incrementa los costes de los precios de los productos básicos, sería compensada con un aumento general de salarios (salario mínimo) como mejora para los trabajadores, pasa por alto, que los empresarios capitalistas siempre buscan resarcirse de los aumentos de salarios y de los costes por devaluación de la moneda, aumentando los precios de sus mercancías, es decir, trasladando tales subidas de sus costes al trabajador/consumidor, eliminando así tal mejora.
Carlos Marx (1865) en su discurso “Salario, Precio y Ganancia” frente a sus camaradas de la asociación internacional de trabajadores, enfocaba, que el salario está siempre en relación directa pero contraria a la tasa de ganancias de los capitalistas, de allí, la tendencia del capital a que cada incremento de salarios que reduce las ganancias privadas, es compensado por fuerza de los capitalistas con el incremento de precios de las mercancías que a su vez reduce el salario.

Es por ello, que Marx termina diciendo que en el marco de la sociedad capitalista, el salario sólo puede mejorar a costa de la reducción ganancia de los privados, y esto sólo se gana en una gran batalla. En síntesis, la relación salario/moneda extranjera, no representaría una mejora en el consumo básico de los trabajadores asalariados.

#2 Despojar a los trabajadores de la protección estatal y trasladarla a las manos visibles del mercado, colocaría a los trabajadores en un callejón sin salidas

El conjunto de la política laboral de la MUD, que acompaña la medida de dolarizar el salario, y que es presionada por Fedecámaras y Consecomercio parte por derogar esenciales medidas de protección del salario: la inamovilidad laboral, la Ley Orgánica del Trabajo, la Lopcymat y la Ley de Precios Justos; es por ello que el espíritu de la propuesta de dolarizar el salario pasa por despojar al gobierno nacional de su atribución de decretar el incremento del salario general mínimo, lo que dejaría a los asalariados sin más mediaciones para tal fin que la relación mercado mundial/producción nacional; en ese callejón sin salidas, los privados sin mediaciones externas harían recaer su poder frente a los asalariados.

#3 El costo de la dolarización del salario.

La dolarización del salario tendría como consecuencia inmediata recortes sustanciales de la nómina del sector público, única manera de sostenerla.

#4 La relación salario/dólar colocaría a los trabajadores en oposición al desarrollo de la producción nacional.

En una hipotética situación (negada por la tendencia del capitalismo dependiente en Venezuela): Si la producción nacional se incrementa y se diversifica, la demanda de los privados de divisas caería, el dólar en consecuencia bajaría su precio en relación al bolívar, entonces en ese supuesto del desarrollo de la producción nacional, que tuvo que generar un incremento de las riquezas nacionales producidas por el trabajo, en tal escenario, el incremento salarial quedaría estancado e incluso iría a la baja, sin significar eso que los precios de los productos bajen, lo que hace contradictorio el desarrollo de la producción nacional con el incremento de los salarios.

Esto que parece ingenuo, trata de colocar incentivos ideales y discursivos a la desnacionalización, y por tanto es la mejor forma de presentar un proyecto neocolonial, como sería el rasgo esencial de un eventual gobierno de la MUD.

El Problema del salario una aclaratoria necesaria.

Contratando la fuerza de trabajo, todo capitalista se hace dueño de lo que pueden producir los trabajadores en la jornada laboral. Pero sólo durante una parte de esta jornada, los trabajadores realizan de hecho los valores que los patronos reconocen como el salario, el resto de la jornada, la mayor parte de ella, los trabajadores realizan un trabajo excedente, un plustrabajo, un valor que va entero a los bolsillos del patrón, esta es la plusvalía, la fuente esencial de las ganancias privadas.

Los precios de toda mercancía encierran los costes de producción (salario del trabajo vivo y el trabajo pretérito (tecnologías) y además las ganancias de los privados, Marx en sus ensayos logró demostrar como “Una subida general de los tipos de salarios acarrearía una baja de la cuota general de ganancia, pero no afectaría, en términos generales, a los precios de las mercancías”.

La burguesía en efecto, puede compensar esta caída de su tasa de ganancias, incrementando los precios de las mercancías, es decir trasladándola al consumidor/trabajador, pero esta no es una acción natural, una ley en la economía, sino una maniobra de guerra de una clase contra otra en el proceso productivo. Es por ello que Marx concluye su discurso (salario, precio y ganancias) afirmando: “La tendencia general de la producción capitalista no es a elevar el promedio standard del salario, sino a reducirlo” por lo que los trabajadores no sólo tenemos que luchar contra los efectos de las crisis del capital, luchando por mejores salarios, mayor protección del empleo, por profundizar los controles de precio a las mercancías, so pena de una reducción de la tasa de ganancias de los explotadores, sino que sobre todo debemos luchar por el socialismo, por abolir el sistema de trabajo asalariado y avanzar hacia el predominio del trabajo liberador, en el que las riquezas producidas por el trabajo no se las embolsillen los capitalistas sino que sean la base de la libertad social.

A modo de conclusión

Como hemos visto, la MUD engaña nuevamente con sus cantos de sirena a las y los trabajadores, la dolarización del salario, es como lo hemos resumido una fuente del saqueo neocolonial al que seríamos sometidos los pueblos en las manos de la MUD y del mercado mundial, en tanto, no dicen nada sobre ¿cómo sin control de precios, se pueden mantener los productos básicos accesibles para los trabajadores?. La mejor promesa que puede hacer la derecha hoy, es que “aparecerán los rubros cuando los más pobres no puedan comprarlos”, de esa manera la demanda no presionaría la oferta de rubros. Que el Pueblo nos libre de la mano visible de la derecha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3228 veces.



Consejo Regional del Poder Popular

El Consejo Revolucionario es un espacio de Unidad y Lucha de las expresiones del Poder Popular en la concreción del Socialismo Comunal.

 poderpopularcrpp@gmail.com      @tucampana

Visite el perfil de Consejo Regional del Poder Popular para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Consejo Regional del Poder Popular

Consejo Regional del Poder Popular

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /endogeno/a231583.htmlCd0NV CAC = Y co = US