Las corrientes sindicales en la revolución Bolivariana

Los trabajadores/trabajadoras de la Patria no terminan de unificar criterios que conviertan a la clase trabajadora en la vanguardia de la Revolución Socialista propuesta como paradigma por el Camarada  Hugo Chávez: “Yo que soy un soldado trabajador les digo a ustedes sencillamente cuenten conmigo, con este Gobierno como un trabajador más, sigan ustedes forjando la nueva Clase Obrera, yo como dije, me la juego con ustedes, con los trabajadores y trabajadoras, para construir la Patria Socialista, y para ello hay que derrotar el capitalismo y al imperialismo, contribuir a la creación de la Patria grande suramericana, de la Patria grande latinoamericana…” (Hugo Chávez, Teatro Teresa Carreño, 30-04-2010). Y mientras el objetivo unitario sigue en eso, en solo deseos; la clase trabajadora revolucionaria continúa en su proceso fraccionario, cuya tendencia es, indudablemente, hacia su “balcanización”. Las clases que orientan y dirigen el actual proceso revolucionario en curso, sin duda, la pequeña burguesía y la llamada boliburguesia o neo burguesía, surgida del propio proceso; trabajan es en función de frustrar la aspiración de nuestro pueblo, de vivir en Socialismo. Trabajan es, en función, de que se conviertan en sueño irrealizable, como bien lo reflejan las investigaciones que sobre nuestra economía ha realizado el camarada Víctor Álvarez, ex ministro de Industrias Básicas y Minería, quien tras analizar “las cifras oficiales" del Producto Interno Bruto (PIB) venezolano, concluyó que “luego de diez años de revolución”, la economía "se ha hecho más capitalista" (www.aporrea.org, 21.6.2010). De igual forma, el camarada Álvarez, también pudo constatar que: “En 1998 al factor trabajo le tocaba el 39.7% del nuevo valor creado, superior al 36.2 % que le tocaba al capital. Diez años después, su participación cayó a 31.69 % mientras que la de los capitalistas subió a 49.18%”. (www.aporrea.org, 14.12.2010). Conclusiones que, sin duda, deben ponernos a reflexionar sobre el rumbo que ha tomado la Revolución Bolivariana, evidentemente desviado de su objetivo propuesto de construcción de un nuevo modelo societario, postcapitalista, el Socialista.

  El 4 de febrero pasado, con motivo de la conmemoración de esa importante fecha histórica, los trabajadores/trabajadoras de la Patria se hicieron notar en distintos actos y marchas realizados ese día, demostrativos de las distintas orientaciones que hoy circundan el panorama del movimiento sindical venezolano. Así, mientras las fracciones sindicales de la burguesía se alineaban tras la pírrica marcha convocada por el grupo de Orlando Chirinos, ex dirigente de la Únete, para exigirle al gobierno nacional exigiéndole que: "escuche la voz de los trabajadores tanto del sector público como del sector privado" (Globovisión, 05-02-2011), convirtiendo una marcha que debía ser de trabajadores/trabajadoras, en una reunión de opositores a ultranza de la Revolución Bolivariana, como María Corina Machado, quien adelantándose al carnaval expresaba que, desde la Asamblea Nacional estará abogando por el derecho de los trabajadores. "Se han planteado numerosos proyectos de ley. Llevamos una inflación de más de 30% y los trabajadores ven deteriorado su poder adquisitivo", se imaginan compatriotas, a esta firmante del decreto de disolución de los poderes públicos de Pedro Carmona Estanga y admiradora del genocida George Bush, defendiendo los derechos de los trabajadores/trabajadoras, fin de mundo!!!

  Y así junto con ella, quienes desde la extinta CTV, en conjunción con Teodoro Petkoff procedieron a robarles a los trabajadores/trabajadoras de la Patria sus Prestaciones Sociales mediante la Ley Caldera o vigente Ley Orgánica del Trabajo, también se dejaron ver entre los marchistas ese día. Atrás quedaban, para Orlando Chirinos, aquellos discursos radicales en que manifestaba: "No tenemos nada que ver con la CTV ni con los burócratas rojo-rojitos, somos protagonistas de la lucha por refundar el movimiento obrero" (Radio Ecos 93.9 FM, 18-03-2009). Con esa marcha, Chirinos se plegaba a las políticas de la burguesía y el imperio, de constituir un movimiento sindical que les  permita llevar al seno de los trabajadores/trabajadoras de nuestra Patria su política de sometimiento del trabajo al capital; el otrora dirigente sindical radical, termina así su  carrera revolucionaria entrampado en las redes de la burguesía, como un agente más del imperio; atrás quedan también, las enseñanzas de ese gran revolucionario ruso que fue, León Trotski, tan contrario al establecimiento de alianzas con la burguesía o factores que les representan en los diversos escenarios de la lucha de clases, cuya máxima expresión son sus tesis de la Revolución Permanente, ampliamente comprobadas por los hechos históricos.

  Y mientras Chirinos marchaba tras las banderas de AD, Copei, PJ, UNT,PPT y demás organizaciones y ong´s que la burguesía ha ido creando para oponerse al Gobierno Revolucionario de Hugo Chávez y legitimar el financiamiento que recibe del imperio norteamericano, en otro lado de la ciudad, en la Plaza Bolívar de nuestra capital, Caracas, se reunían en asamblea , los llamados dirigentes sindicales “bolivarianos”, en un escenario que bien merece nuestro análisis, ya que en el mismo se expresa la orientación política que se persigue. Pues bien, dicha asamblea, bien distante de la que están acostumbradas las masas trabajadoras, agolpados unos tras otros, disciplinadamente; se caracterizaba por sillas elegantemente adornadas, colocadas en hileras sobre la plaza, y en frente una mesa principal, en donde se sentaría el vocero principal de la asamblea, el canciller Nicolás Maduro, quien se dirigiría a los presentes. La sola puesta en escena del acto, como decíamos antes, daba el mensaje de lo que aspiran construir como movimiento sindical “bolivariano”, una dirigencia sometida a los dictámenes de la burocracia estatal, revivir el viejo estilo sindical de la cuarta república y su CTV, tal cual. “Carlos López, vocero del Fuerza de Trabajadores Socialistas, manifestó que la meta es construir la nueva Venezuela de los trabajadores. "Estamos aquí reunidos trabajadores petroleros, universitarios, del Ferrocarril de Caracas, del sector público y privado, con el planteamiento de discutir, de manera inmediata, con la Asamblea Nacional, la nueva Ley Orgánica del Trabajo, en conjunto con la participación popular del trabajador legislador", dijo.” (RNV, 05-02-2011). Discutir, conciliar, aprobar, tres palabras claves que definen su accionar.

  La experiencia histórica es dejada a un lado, a la hora de analizar el movimiento sindical internacional, el caso ruso es excepcionalmente aleccionador, las trabajadoras/trabajadores rusos fueron capaces de dar grandes batallas que conllevaron a la primera experiencia que se orientó en la perspectiva de construir una Patria Socialista, en 1905 crearon la primera experiencia organizativa revolucionaria, los soviets o consejos de trabajadores. A partir de esa experiencia organizativa, pudieron en 1917 dar al traste con la monarquía y empezar a construir un nuevo modelo societario, el Socialismo. Años más tarde, fueron sometidos a los dictámenes de la burocracia estatal, los sindicatos se convirtieron en apéndices del aparato estatal. Cuando cae la URSS, las trabajadoras/trabajadores y sus organizaciones, no movieron un ápice, en defensa del Estado que hasta entonces, les había beneficiado.

  Con su conversión en apéndices del Estado, nació una aristocracia sindical que se convirtió en “correa de transmisión” entre la burocracia estatal y las trabajadoras y trabajadores. Lenin fustigaba, en su tiempo,  duramente esa dirigencia sindical: “Esta capa de obreros aburguesados (continúa Lenin) o de ‘aristocracia obrera’, completamente pequeño burgueses en cuanto a su manera de vivir, por la cuantía de sus emolumentos y por toda su mentalidad son los verdaderos agentes de la burguesía en el seno movimiento obrero, los lugartenientes obreros de la clase capitalista, los verdaderos portadores del reformismo y del chovinismo”. Ya antes que Lenin, Marx se había dado cuenta del fenómeno, en 1858: "El proletariado inglés se va a aburguesando de hecho cada día más; por lo que se ve, esta nación, la más burguesa de todas, aspira a tener, en resumidas cuentas, al lado de la burguesía, una aristocracia burguesa y un proletariado burgués. Naturalmente, por parte de una nación que explota al mundo entero, esto es, hasta cierto punto, lógico". Casi un cuarto de siglo después, en su carta del 11 de agosto de 1881, habla de las "peores tradeuniones inglesas que permiten que las dirija gente vendida a la burguesía o, cuando menos, pagada por ella".

 Esa experiencia y la nuestra, con la extinta CTV, no ha sido asimilada por la dirigencia revolucionaria del Psuv, se continúa en el sendero “acción democratista” de construcción de una dirigencia sindical parasitaria del viejo Estado Burgués, que aún le sobrevive a la cuarta república, como sus agentes. Interviniendo en el escenario de la lucha de clases, para amortiguarla, restringiendo con ello, las aspiraciones de las trabajadoras/trabajadores de la Patria por mejores condiciones de vida.

  Y mientras opositores y “bolivarianos” se manifestaban en puntos distantes, ese mismo día, una tercera opción, de nuestro movimiento sindical, se manifestaba de manera totalmente antagónica a las antes expresadas; en un céntrico hotel de la ciudad, el Alba Caracas, la dirigencia de la Unión Nacional de Trabajadores/Trabajadoras, la Únete se concentraba en una rueda de prensa, para denunciar la muerte del dirigente Misael Peña en el estado Aragua, quien fue asesinado el pasado miércoles 2 de febrero, por sicarios. “Destacó que lo ocurrido a este dirigente de Unete se ha repetido en anteriores oportunidades sólo con trabajadores de esta organización y no existen culpables que paguen por esas muertes. Máspero mencionó el asesinato de Florencio Ríos, quien falleció en agosto de 2010, tras recibir varios disparos dentro de la empresa en la cual laboraba, denominada Granja La Caridad y ubicada en el peaje entre Villa de Cura y San Juan de Los Morros, y aún no se han determinado los autores de este hecho” (…) “Queremos decirle a la clase obrera, a nuestros trabajadores, que no nos van a detener, que seguimos luchando, que en el marco del derecho que tenemos a la defensa utilicemos entonces todos los métodos que tengamos, pero no podemos permitir un muerto más de la clase obrera”, expresó” (…) “La organización sindical también responsabilizó al grupo empresarial de la Galletera Tencua, antigua Puig, y a su grupo de abogados, quienes amenazaron a Fructuoso Garay, miembro de Unete-Aragua, al decirle que “era más barato pagar un sicario y acabar con él que pagarle los derechos a los trabajadores”. (AVN, 04-02-2011).

  Así están las cosas, en nuestro movimiento de trabajadoras/trabajadores, la burguesía tratando de resucitar un colectivo sindical que le sea afecto, para ello utilizarán al renegado de Chirinos; por otro lado, la burocracia estatal hace intentos por resucitar una nueva aristocracia sindical que les permita controlar al movimiento sindical y minimizar con ello, las luchas de las trabajadoras/trabajadores por mejores condiciones de sobrevivencia y, un tercer factor, mayoritario, la Únete que se ha caracterizado por impulsar las luchas sindicales por mejores condiciones de vida, lo que le ha valido la feroz represión del aparato estatal y de la burguesía. No podemos menos, que manifestar nuestra simpatía y solidaridad, por quienes desde sus trincheras de luchas, reivindican la independencia de clase respecto del Estado y de la burguesía, pugnando por el protagonismo de las trabajadoras y trabajadores de la Patria en la construcción de la nueva sociedad, la Socialista.

  “Rosa Luxemburgo, nació en Polonia, la asesinaron en Berlín. Bien. Escribió entre tantas cosas, este es uno de sus trabajos, Reforma o Revolución. Y escribe esta frase, fíjense ustedes, esa sabiduría, más vigente que nunca antes jamás, esto, y muchas de estas cosas que están acá. Nosotros no llegamos aquí a hacer una reforma ¡no! es una Revolución, y si nos descuidamos, si no tuviéramos bien claro de qué se trata, pudiéramos terminar haciendo una simple reforma, una simple reforma para que al final nada cambie. No, no, no, en esto se nos irá la vida, pero es una verdadera Revolución lo que aquí estamos haciendo y lo que debemos hacer, una Revolución profunda, plena, integral, de valores, de ética, Revolución del saber, del conocimiento, Revolución social, Revolución económica, Revolución tecnológica, Revolución policial, Revolución militar, Revolución toda, espiritual, integral. Entonces dice ella así lo siguiente: “Sólo cuando las masas trabajadoras se apropien con más energías de las armas del socialismo científico, podrán anularse las corrientes oportunistas surgidas del pensamiento pequeño burgués, el movimiento estará entonces sobre suelo firme y seguro...”

(Hugo Chávez Frías, 05-03-2010, puesta en funcionamiento del centro de coordinación policial “Antonio José de Sucre”). 
 

henryesc@yahoo.es

 Caracas, 07 de Marzo de 2011



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2072 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /endogeno/a119074.htmlCd0NV CAC = Y co = US