¿Cuál máscara?

En Aporrea, uno de estos “personajes” creados por la revolución arremete en mi contra acusándome de haberme quitado la careta, por haber escrito contra la extensión del voto a empleados y obreros, en las elecciones de autoridades de las universidades. Se ve que este señor no lee o el área no es su tema, pues nunca he tenido careta ya que desde 1986, hace 23 años, he escrito en multitud de ocasiones contra el voto de los trabajadores en las elecciones de las instituciones de educación superior. En aquel tiempo me acompañaban muchos de quienes ahora, perdido el juicio, aparecen como grandes partidarios de esta medida populista y demagógica.

En las universidades no existen clases sociales derivadas de la actividad universitaria, señor Hernández, y en estas instituciones no se dan relaciones de explotación, sino de colaboración y de solidaridad en la creación y transmisión de conocimientos. El tutor de un estudiante de doctorado no es su jefe, es su guía hacia el conocimiento. Un profesor titular no es el jefe de un profesor asociado o agregado y éstos no son los jefes de un profesor asistente o de un instructor. Las jerarquías obedecen a la formación y el conocimiento que se hayan adquirido en el estudio y la investigación científica. Los obreros y los empleados, al igual que los profesores asalariados, son explotados por el sistema capitalista y no por la universidad.

La palabra universidad viene de “universitas” y significa “gremio o colectivo”. El “universitas magistrorum et scolarium” era el gremio de profesores y alumnos, quienes se reunieron en Bolonia a comienzos del segundo milenio de nuestra era, para discutir sobre lo conocido y desconocido hasta ese momento. Era un gremio similar al de los talabarteros, los herreros, los carpinteros y los panaderos. Cada gremio en su interior establecía una jerarquía que nada tenía que ver con votaciones, sino con conocimientos. El maestro en la cúspide, pues era quien más sabía, luego su oficial o compañero y luego los aprendices. Lo que Hernández dice de los gremios profesionales actuales es simplemente un disparate, que nada tiene que ver con mi planteamiento.

El voto estudiantil es el 25% del voto profesoral y escribí profesores con mayúscula pues estaba después de dos puntos. Deje la paranoia.


lft3003@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1821 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a86094.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO