Segundo SOS para el Ministro Acuña

En el primer SOS pusimos en cuenta del ciudadano Ministro de Educación Superior de la mora financiera que tiene con el personal jubilado universitario desde 1999.

Hasta 2005 la Universidad canceló Prestaciones Sociales y Fideicomiso. Hubo profesores privilegiados que salieron ya en el año 2002 o 2003 que recibieron su finiquito. La Universidad irrespetó el orden cronológico y la antigüedad de su personal jubilado. Nada raro, por cierto, para un Estado donde el irrespeto campea en casi todos los servicios públicos nacionales.

El último pago recibido por este concepto prestacional fue un pago parcial montante a 40%, aprox. de la deuda acumulada para ese entonces, hace ya varios años.

Como es de su conocimiento, nuestras prestaciones sociales fueron colocadas en Fideicomiso desde el año 1975, una figura que va acrecentando los intereses cada año, en caso de que el Estado no cancele oportunamente el monto adeudado por dichas prestaciones y sus correspondientes intereses causados.

A estas alturas el “mono” que adeuda la Universidad vuelve a ser tan gigante como el que recibió el Presidente Chávez, y sobre el que prometió villas y castillos durante su campaña de ascenso gubernamental, pero al parecer él ordena una cosa, y su tren burocrático hace otra.

Rehacemos un clamoroso llamado al ilustre ciudadano Ministro Acuña para que tome en consideración que mientras no cancele enteramente este pasivo la Deuda Pública del Estado sigue creciendo exponencialmente. Es una verdadera irresponsabilidad fiscal no ponerle coto a e semejante irregularidad financiera

Desde aquí y modestamente le sugerimos que si su despacho acusa un déficit fiscal bien podría cancelar, por lo menos, los intereses que ya montan sus buenos bolívares fuertes, de tal manera que el Estado alivie el lastre de una deuda que crece a cada segundo.

Sabemos que son muchos los compromisos financieros sociales que se hallan en mora, pero un pago aquí y otro allá irían aliviando la carga, y el propio Presupuesto Nacional se vería oxigenado con la reducción de este tipo de deuda creciente que tarde o temprano deberá afrontar el Estado.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1940 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: