Aquí tenemos que dejarnos de pendejadas con esos Ateneos

Entroncados con el modelo neoliberal que tiene diezmada a las universidades

Ya saltaron las lloronas de la cultura ante el anuncio del ministro Francisco Sesto de que se deben democratizar los ateneos. Claro, todos aquí en Venezuela sabemos que los ateneos se convirtieron en taifas de los Otero. Los manejan a sus antojos y disponen de subsidios multimillonarios del Estado venezolano para vivir conspirando y saboteando la labor del gobierno en beneficio de las grandes mayorías. En los ateneos lo que se vive practicando es el sectarismo más burdo y por supuesto que allí el pueblo no tiene ninguna figuración. La misma estafa de los colegios privados que le sacan con ganzúa al Estado millones de dólares sólo para crear una casta racista, antivenezolana y negadora de nuestros valores y tradiciones. Ahí lo que hay es mucho bicho oligarca, horriblemente racista, de la catadura de los que elabora los editoriales de “El Nacional”. Aquí colocamos una mera muestra de los que han controlado esos ateneos de por vida en nuestro país: María Teresa Castillo-Presidencia, Carmen Ramia Dirección General, Vilma Ramia- Dirección Ejecutiva, Eddy Escorihuela-Gerencia de Administración y Finanzas, Ana Teresa Pedraza de Holder-Contraloría Interna, Judy Shaper-Dirección de Proyectos Especiales, Maurizio Liberatoscioli-Dirección de Cine,… No olvidemos que los dueños de los ateneos en Venezuela controlaban a su gusto y parecer las políticas culturales de todos nuestros presidentes desde el mismo momento en que se inició la IV República. En cuanto Chávez triunfa en 1998, para ponerles camisas de fuerza, lo primero que hicieron Alfredo Peña, el Bobolongo y las Ramias fue meterlo en el Ateneo para que diera su primer discurso como triunfador al país. Y esta gente de inmediato cogió un poder inmenso en Miraflores. Entonces la especiosa red de los Otero estaba bien entrelazada con Venevisión y Globovisión. De inmediato Napoleón Bravo, metido en el negocio le ofreció su casa a la familia de Chávez para que se quedara a pasar esa noche de gran victoria en Caracas. Los Otero trataron inmediamente, y lo lograron por un tiempo de controlar todos los movimientos de Marisabel, y la comenzaron a llevar a todos sus saraos, poniéndola a comer de lo más fino en el Tamanaco y otras esplendorosas recepciones de altura. Marisabel y la familia de Chávez era entonces lo más bello del mundo.

Véanse además los negocios de los ateneos con los equipos rectorales de las llamadas universidades autónomas, y con las mega-empresas conectadas con el Departamento de Estado norteamericano como Universia (del Banco de Venezuela, Grupo Santander). Universia tiene más control sobre nuestras universidades que lo que pueda tener el Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior, y lo demostraré palmo a palmo en este artículo. Bueno, existe un gran acuerdo entre Universia y los caciques de los ateneos de Venezuela, sobre todo el Ateneo de Caracas.



En ocasiones, por la influencia mercantilista y tecnocrática que comenzó a sufrir las universidades nacionales a partir de los 80, principalmente por la aplicación del Plan Atcon (Rudolph Atcon, asesor del gobierno norteamericano para América Latina desde el Departamento de Estado, la OEA y la ONU), se inició un plan “de reformas que incluyó la privatización, el alza de matriculas, la represión al estudiantado y al profesorado. Se redujeron los aportes del estado (a la educación), y el número de años de estudio -para sacar mano de obra rápidamente por medio de carreras “cortas”, educación a distancia, flexibilización de programas y la creación de Universidades para poner en marcha el “Plan Básico” que consistió en: Disminuir la importancia de las humanidades, las ciencias sociales y toda materia que sirviera para analizar críticamente la sociedad, a cambio de un programa de orientación tecnocrática y pragmática. La idea fue “convertir” la Universidad Pública en una institución de formación tecnológica, para lo cual debía elevarse a status de científico y profesional las áreas tecnológicas. Se promovió entonces la educación tecnológica de 1 a 3 años, y la proliferaron los Institutos Politécnicos y Colegios Universitarios[1]”. Fue entonces cuando vinculó a la universidad con el “aparato productivo” y entonces los llamados “empresarios” comenzaron a tomar interés por nuestras casa de estudio para determinar el tipo de egresados que les interesaba y crear los cuadros básicos de una élite articulada totalmente al modelo que más tarde se vería reforzado con la tesis neoliberal.

Cuando la política o la educación se vea seriamente intervenida por los mecanismos del poder mercantilista o de la competencia especulativa, por el compromiso de que se forme un determinado tipo de profesional que cumpla con el cartabón que exigen algunas empresa, con una especial mentalidad productiva-consumista, se acaba echando por la borda toda ética, todo principio y toda esencia humana del conocimiento. Las empresas transnacionales, por ejemplo, necesitan seres que no se planteen otra cosa que la satisfacción de las meras necesidades materiales de la existencia. No quieren seres críticos, espirituales, sensibles a la cultura, a la creación, sino meros y simples trabajadores. Este grave conflicto social comenzó a tener efectos devastadores, a partir de 1825, en muchos de los políticos que participaron al lado del Libertador en la Guerra de Independencia. Se creyó que el modelo para salir de abajo era el que sostenían los liberales ingleses. Bolívar vio en este desatino la perdición de la República. El Vicepresidente Francisco de Paula Santander fue el primero en dejarse embaucar por la fuerza del capital, y comenzó a pensar en ciertos negocios especulativos al lado de personajes (magnates banqueros) altamente funestos como lo fueron José Manuel Arrubla y Francisco Montoya.

Bolívar hizo lo imposible por impedirles a sus funcionarios que se dedicasen a algún tipo de actividad especulativa. Recordemos que cuando Francisco de Paula Santander en su absurda manía mercantilista, le propuso al Libertador formar una compañía nacional para hacer el canal de Panamá, nuestro gran genio de América literalmente lo mandó a hacer gárgaras. Santander le envió una carta (muy especial) el 22 de septiembre de 1823, exhortándole a que se convirtiera en protector de una compañía formada con algunos capitalistas extranjeros. La respuesta fue cortante, sin ambages: no sólo estaba dispuesto a no tomar parte en la fulana sociedad capitalista, "sino que me adelanto aconsejarle que no intervenga usted en ella. Yo estoy cierto -agregaba- que nadie verá con gusto que usted y yo, que hemos estado y estamos a la cabeza del gobierno, nos mezclemos en proyectos puramente especulativos, y nuestros enemigos, particularmente los de usted darían una mala interpretación a lo que no encierra el bien y la prosperidad del país.... Estoy resuelto a no mezclarme en este negocio, ni en ningún otro que tenga un carácter comercial".

¡Qué franqueza y con qué ánimo procuraba ayudar a su amigo el Vicepresidente de la República, para que no se perdiera en las pequeñeces del maldito negocio UTILITARISTA! ¡Cómo lo alertaba de los peligros inmorales que hoy seducen y sacuden tanto a nuestros partidos con la manía sensual de acumular dinero! ¡Cómo seguía los pasos de su gobierno para advertirles a sus íntimos colaboradores para que no creyesen que la salvación estaba en la seguridad que dan los bienes sino en la gran obra social que podían legarle a sus hijos, a la patria! Sin embargo, ya sabemos lo que recibió en pago de tan nobles enseñanzas. Es un hecho probado en la historia, que aquellos que tienen fuerte tendencia hacia los negocios especulativos son quienes, para confundir, se llama a sí mismos libres pensadores.

Por un raro malabarismo genético se encontraban éstos señores políticos imbuidos en lo que se podría llamar en los desechos del Evangelio comercial. En los mismos detritus de las tragedias europeas. Tomando las migas de una prédica baja y miserable cuya base era la consecución del placer y el éxito. Los poetas no podían tener un lugar entre aquellos alucinados que sólo buscaban el provecho inmediato y bienestar material.

Bolívar era un mendigo a los ojos de los magnates neogranadinos y como tal un ser inútil; nada melodioso a los oídos "libre pensadores". Porque pensar libremente es y ha sido desde el siglo XVII- la excusa que han tenido los ricos para exigir cada vez más poder a los gobiernos, y para hacerse con los recursos del Estado. Iban, pues las doctrinas de la libertad sostenidas por la conveniencia pequeño burguesa y por el egoísmo personal. No les importaba que el Estado se hundiera con tal de que los negocios de unos pocos prosperaran; y el patriotismo repentinamente para algunos llegó a tener valor en la medida que hubiese algún bien material qué defender, qué exigir, qué obtener. Por eso Santander y su élite necesitaban ser ricos primero para luego ser patriotas. Un círculo vicioso que hizo de los pueblos más adelantados de Europa un amasijo de autómatas y propietarios sin alma, y por esos fueron los reyes del negocio esclavista en el mundo, y otras miserias que provocaron guerras inmorales y pavorosas con millones de seres masacrados, calcinados.

En la Universidad Simón Bolívar (¡vaya ironías!), y sólo me voy a referir a ella, nos encontramos que ha suscrito convenios, por ejemplo, con empresas como Digitel C.A., con la PROCTER & GAMBLE DE VENEZUELA, C.A. entre las cláusulas, la PROCTER & GAMBLE ofrece “Dictar en “LA UNIVERSIDAD” tres (3) charlas, mini-seminarios, clases o ponencias a cargo de altos ejecutivos de “PGV.” Ofrece también “Patrocinar el “Premio a la Excelencia Docente”, el cual tiene la finalidad de premiar el esfuerzo de los profesores académicos, de las carreras participantes en el Programa de “LA UNIVERSIDAD” en proyectos realizados de forma individual cuyos resultados contribuyan con la mejora de los procesos académicos universitarios”, y habría que preguntarse que puede entender la PROCTER & GAMBLE por academia. Añade esta transnacional: CLÁUSULA SEGUNDA: Por su parte “LA UNIVERSIDAD” se compromete a:

a.- Facilitar la difusión del presente Convenio entre el estudiantado y profesorado de “LA UNIVERSIDAD” mediante un instructivo, elaborado por “PGV”, el cual será entregado a “LA UNIVERSIDAD”. Se espera que dicho instructivo sea compartido con los profesores, con el objeto de que sean ellos quienes expliquen los pormenores del presente Convenio a los estudiantes.

b.- Facilitar a “PGV” un listado de los estudiantes que se ubican en el treinta por ciento (30%) superior de las carreras que participan en este Convenio y que se señalan en el literal “a” de la Cláusula Primera de este Convenio.

Con LA COMPAÑÍA ANÓNIMA PROMESA, la Universidad Simón Bolívar realizó un Convenio en cuyo artículo OCTAVO se lee: PROPIEDAD INTELECTUAL: La titularidad de los derechos sobre las creaciones logradas por los pasantes o tesistas durante el lapso de duración de la pasantía o tesis, bien sean de propiedad industrial o de autor, así como la distribución de posibles beneficios que pudieran derivarse de las mismas, serán objeto de convenios específicos, que celebrarán los firmantes del presente Convenio, al momento en que esta situación ocurra. En dichos convenios, se establecerán los acuerdos sobre derechos de propiedad intelectual y patrimoniales sobre las creaciones, con referencia a las normas legales vigentes sobre la materia. Ninguna adición, variación o alteración de este Convenio será válida si no es refrendada por ambas partes e incorporada por escrito al mismo.

También tiene la USB, acuerdos de cooperación con LA EMPRESA ASERCA AIRLINES VENEZUELA, un CONTRATO DE LICENCIA DE USO DE PROGRAMAS PARA INSTITUCIONES EDUCATIVAS DE ORACLE DE VENEZUELA, y con el Banco Venezuela.

EL CASO DE LA PENETRACIÓN BANCARIA EN LOS ÁMBITOS UNIVERSITARIOS DEBERÍA CONSTITUIR UN TEMA PARA PLANTEARSE UNA AMPLIA DISCUSIÓN ENTRE TODOS LOS QUE PARTICIPAN EN EL NUCORI, Y PARA ELLO HEMOS ANEXADO AL FINAL DE ESTE LIBRO EL EXTRAORDINARIO TRABAJO DEL FILÓSOFO, JORGE DÁVILA, DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES EN SISTEMOLOGÍA INTERPRETATIVA DE LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES.

PERO EN EL CONVENIO DEL BANCO DE VENEZUELA CON LA USB PODEMOS VER LOS SIGUIENTES PUNTOS:

ASPECTOS TECNOLÓGICOS Y FINANCIEROS

CUARTA.- EL BANCO y LA UNIVERSIDAD acuerdan desarrollar e implantar la tarjeta inteligente para el conjunto de los colectivos de LA UNIVERSIDAD (alumnos, profesores, personal administrativo y obrero), para ser utilizada como tarjeta de identificación o carnet universitario, control de accesos, gestión de biblioteca y monedero electrónico, la cual tendrá la identificación de LA UNIVERSIDAD, así como la frase “Por Cortesía del Banco de Venezuela” en el reverso de la misma.

Esta tarjeta inteligente incorporará, progresivamente, los servicios de control de estudios, servicios financieros y otros, previo acuerdo entre LA UNIVERSIDAD y EL BANCO.

EL BANCO se compromete a poner a disposición de LA UNIVERSIDAD, la experiencia acumulada en otros proyectos similares y colaborará, tanto en el diseño gráfico y técnico de la tarjeta, como en el establecimiento y gestión de un circuito operativo eficiente, hasta culminar la implantación del conjunto de aplicaciones antes descritas.

EL BANCO se compromete a costear el cien por ciento (100%) de la inversión que represente:

1. La emisión de la tarjeta inteligente para todos su colectivos (plástico, impresión, personalización, y digitalización de la fotografía) hasta por un monto de ciento veinte mil dólares americanos ($ 120.000,00), en su operativo inicial. En las sucesivas renovaciones, anuales, trimestrales o semestrales, que correspondan dentro de la vigencia del presente Convenio, EL BANCO se compromete a costear el cincuenta por ciento (50%) de la emisión de la tarjeta inteligente para todos sus colectivos (plástico, impresión, personalización, y digitalización de la fotografía).

2. Los terminales de control de acceso a edificios, estacionamientos, comedores, biblioteca u otros espacios requeridos, así como de los dispositivos de adaptación de cajeros electrónicos u otros dispositivos especiales, hasta por un monto de veinte mil dólares americanos ($ 20.000,00), en su operativo inicial.

QUINTA.- LA UNIVERSIDAD se compromete a designar dos representantes técnicos, para el desarrollo e implantación del proyecto tarjeta inteligente, quienes deberán trabajar en equipo, conjuntamente, con los dos representantes técnicos de EL BANCO hasta el fin de la implantación inicial del proyecto y en los sucesivos procesos de mejoras que sobre el mismo acuerden las partes.

Así mismo, LA UNIVERSIDAD se hará responsable del fiel cumplimiento, por parte de los dos representantes técnicos que haya designado, del programa de implantación que acuerden las partes, según especificaciones del Comité Coordinador.

SEXTA.- LA UNIVERSIDAD se compromete a estudiar la factibilidad de realizar una parte de su actividad financiera y de gestión de tesorería a través de EL BANCO (cobro de aranceles, inscripciones, fideicomisos, pagos a proveedores, nóminas u otros).

OCTAVA.- EL BANCO se compromete a dedicar condiciones preferenciales en lo que se refiere a la actividad financiera y gestión de tesorería de LA UNIVERSIDAD, que serán revisables y negociables, así como una oferta de servicios específicos y en condiciones ventajosas para su personal docente y administrativo y alumnado.

NOVENA.- LA UNIVERSIDAD se compromete a poner a disposición de EL BANCO dentro del campus universitario, los espacios físicos e instalaciones que se precisen para la instalación de una agencia universitaria (oficina campus) y medios electrónicos que permitan un mejor servicio financiero a la comunidad.

Hay que mencionar igualmente la cantidad de problemas que ciertas empresas y transnacionales tienen ventilando en los tribunales de la República, hechos que sin duda afectan fuertemente la solidez y seguridad de los convenios que con ellas se realizan. La USB también ha tenido o tiene convenios con venconsul, socia de Digitel, con Asea Brown Boveri S.A., con el diario El El Nacional y Univerxity (portal horriblemente frívolo y plagado de fatuidad comercial, de negocios y pamplinas rockeras)., con CERVECERÍA POLAR DEL CENTRO, C.A., y sobre este convenio, leemos:

PRIMERA: “LA USB” acuerda contribuir con “LA EMPRESA” en la formación de profesionales de alta competencia en el área de Gerencia, ofreciendo a “LA EMPRESA” el Programa de la Especialización en Gerencia de la Empresa.

SEGUNDA: El presente Convenio corresponde a la formación de un grupo de funcionarios de “LA EMPRESA”. Este grupo comenzará sus estudios de Especialización en Gerencia de la Empresa en el área de Tecnología, en el segundo trimestre del año 2001, y se calcula que terminará con el acto de graduación, de aquellos estudiantes que hayan superado todos los requisitos establecidos por la ley, a celebrarse en el trimestre abril-julio del año 2003.

TERCERA: “LA USB” organizará y dictará el Programa de Especialización en Gerencia de la Empresa, con personal académico de la Universidad Simón Bolívar, o con personal de otras universidades o instituciones nacionales o extranjeras cuando así se requiera, ajustado a las necesidades y requerimientos de “LA EMPRESA” y de acuerdo con el Reglamento vigente de Estudios de Postgrado de la Universidad Simón Bolívar y del Consejo Nacional de Universidades (CNU).

CUARTA: “LA EMPRESA” se compromete a normar un régimen especial de trabajo para el grupo de estudiantes a fin de facilitar un alto desempeño de éstos en el proceso de aprendizaje.

QUINTA: “LA EMPRESA” preseleccionará a un grupo de funcionarios, que cumplan los requisitos establecidos. “LA USB”, por vía de la coordinación del Programa de Especialización, diseñará un programa para la selección definitiva de los aspirantes.

SEXTA: “LA USB” administrará el Programa, coordinará el dictado de las asignaturas, seminarios y otras actividades correspondientes según el cronograma establecido y el cual se anexa marcado “A”, y forma parte integrante del presente Convenio, guiará el desarrollo de los trabajos especiales de grado y evaluará el proceso global y el rendimiento de cada alumno en particular.

SÉPTIMA: El trabajo especial de grado, requisito necesario para terminar los estudios, se realizará en equipos de trabajo de 2 ó 3 alumnos cada uno, y sobre temas o problemáticas relativas a optimizar la gestión de “LA EMPRESA”, seleccionadas de mutuo acuerdo entre la “USB” y “LA EMPRESA”.

OCTAVA: “LA USB” otorgará el título de “Especialista en Gerencia de la Empresa” a los participantes de este programa que concluyan satisfactoriamente sus estudios y cumplan con las condiciones establecidas en el Reglamento de Estudios de Postgrado.

NOVENA: En razón de que el programa está ajustado a los requerimientos de “LA EMPRESA” el mismo se desarrollará de acuerdo a las siguientes características: a) modalidad modular; b) actividades presénciales intensivas de aula; c) en horarios y días previamente convenidos para cada módulo y d) en la sede establecida de común acuerdo entre “LA USB” y “LA EMPRESA”.

DÉCIMA: “LA EMPRESA” se compromete cancelar a “LA USB”, por concepto de ejecución del programa considerado en el presente Convenio Específico, la suma de ciento cuatro millones cuatrocientos mil bolívares con cero céntimos (Bs. 104.400.000,00), de la siguiente forma: un anticipo de sesenta por ciento (60%) al momento del inicio del programa (es decir, el primer día de actividades presénciales del primer módulo o asignatura del programa), la otra parte (40%) antes del mes de octubre del año 2001. Cada participante cancelará en su momento, el costo de la preinscripción al programa, el costo de inscripción de cada trimestre y el costo del derecho de grado. A los fines del presente Convenio Específico la cohorte es de 36 participantes.

DÉCIMA PRIMERA: “LA USB” se compromete a informar, al finalizar cada período lectivo (trimestre), los resultados de actuación de los participantes en el Programa de Especialización en Gerencia de la Empresa, para los efectos de registro, evaluación interna y control por parte de “LA EMPRESA”. Asimismo cualquier otra circunstancia que incida directamente en la adecuada ejecución de este Convenio.

DÉCIMA SEGUNDA: Con el objeto de coordinar, dirigir y supervisar las actividades previstas en este Convenio, se designan como representantes: por “LA EMPRESA” al Señor José Pereira y por la “USB” al Profesor Servando Álvarez, Coordinador del Postgrado en Ingeniería Empresarial.

DÉCIMA TERCERA: Las partes reconocen, acuerdan y convienen en mantener todas las estipulaciones del presente Convenio Específico bajo estricta confidencialidad, extendiéndose incluso esta obligación para con sus dependientes o empleados, prohibiéndose para ambas partes la posibilidad de insinuar o hacer del conocimiento del público, por cualquier medio, afirmaciones sobre algunas de las cláusulas del presente Convenio o los términos negociados en el mismo. Si alguna autoridad competente llegase a requerir su exhibición a alguna de las partes, la parte requerida deberá notificar esta circunstancia de manera inmediata a la otra parte.

Igualmente un CONVENIO GENERAL ENTRE LA UNIVERSIDAD SIMÓN BOLÍVAR Y CERVECERÍA POLAR LOS CORTIJOS, C.A. PARA LA FORMACIÓN DE ESPECIALISTAS EN "GERENCIA DE LA EMPRESA", CERVECERÍA POLAR DE ORIENTE, C.A, LAS EMPRESAS DEL GRUPO POLAR-PROMESA PARA LA FORMACIÓN DE ESPECIALISTAS EN "GERENCIA DE MERCADEO" y CERVECERÍA MODELO, C.A, más o menos en los mismo términos del arriba señalado.

Igualmente otro Convenio bastante significativo con ALIMENTOS ARCOS DORADOS DE VENEZUELA C.A. (McDONALD’S DE VENEZUELA), en el que podemos leer:

Entre La Universidad Simón Bolívar, institución de educación superior, creada por Decreto de la Presidencia de la República Nº 878 de fecha 18 de julio de 1967, modificado por Decreto N° 94 de fecha 09 de julio de 1969, ubicada en Sartenejas, Municipio Autónomo Baruta del Estado Miranda, Venezuela, la cual en lo sucesivo y a los efectos del presente Convenio se denominará "LA USB", debidamente representada en este acto por su Rector, profesor Pedro María Aso, venezolano, mayor de edad, de este domicilio y titular de la cédula de identidad Nº 3.185.416, debidamente autorizado en sesión del Consejo Directivo del día 19 de mayo de 2004, por una parte; y por la otra, "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela) sociedad mercantil domiciliada en Caracas, inscrita por ante el Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda, en fecha 05-01-1984, bajo el Nº 85, tomo 2-A pro., constituida originalmente bajo la denominación social de Técnica Alimenticia L.B.T., C.A., y posteriormente modificada ésta según participación y nota de fecha 02-12-1993, asentada bajo el Nº 21, tomo 12a, 4to. trimestre en adelante y a los fines del presente convenio denominada "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela), representada en este acto por su Gerente General, Nino Rotondi Diyacomo, venezolano, mayor de edad de este domicilio, cédula de identidad Nº 5.533.981, carácter el suyo que consta en el Acta de la Junta Directiva de la empresa, de fecha 14-06-1999, suficientemente facultado por la cláusula vigésima de los Estatutos Sociales de la empresa, acuerdan suscribir el presente Convenio General con el objeto de promover actividades de cooperación en materia de docencia, investigación y extensión, que conduzcan al establecimiento de convenios específicos destinados a la ejecución de programas académicos que beneficien a los trabajadores de McDonald's y a los miembros del personal académico y estudiantes de "LA USB", el cual se regirá por las siguientes cláusulas:

PRIMERA: Los objetivos de este Convenio General son los siguientes:

a) Conformación de un grupo de trabajo USB - "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A". (McDonald's de Venezuela) que permita el seguimiento y ejecución del presente Convenio General y de los Convenios Específicos que del mismo se deriven.

b) Evaluación de las diferentes carreras de TSU que ofrece "LA USB" que puedan apoyar la gestión operativa de "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela).

c) Evaluación de los programas de capacitación que desarrolla "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela) para sus trabajadores y gerentes, que puedan apoyar las actividades docentes del personal académico y estudiantes de "USB".

d) Evaluación de otras alternativas en la que "LA USB" pueda apoyar el desarrollo profesional de los trabajadores y gerentes de "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A" (McDonald's de Venezuela).

e) Intercambio de información y documentación de carácter académico, tecnológico, científico y pedagógico entre ambas instituciones.

SEGUNDA: A fin de lograr los objetivos propuestos, ambas instituciones se comprometen a cumplir actividades cuyos detalles de operación, funcionamiento, recursos requeridos y financiamiento, serán definidos en los respectivos convenios específicos.

TERCERA: El presente Convenio General no obliga a "LA USB" ni a "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela) a proveer fondos ni otros recursos propios o ajenos, a menos que así se establezca por escrito en convenios específicos; ni impide la firma de convenios similares con otras empresas nacionales o internacionales. Tanto "LA USB" como "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela) podrán solicitar apoyo financiero de terceras partes de manera conjunta o individual, con el fin de llevar adelante los proyectos y actividades de cooperación, siempre que no se derive compromiso alguno relacionado con este convenio o los convenios específicos, con dichas terceras partes, sin la aprobación de la "LA USB" y de "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A".

CUARTA: Los convenios específicos que se deriven del presente Convenio General, deberán definir claramente los derechos de propiedad intelectual o modalidades de comercialización de resultados, en caso que los hubiere. Así mismo, tanto en este Convenio General como en los Convenios Específicos que del mismo se deriven, el intercambio de información entre las partes será de carácter confidencial, por lo que su publicidad tendrá que ser autorizada expresamente por la parte a la cual corresponda.

QUINTA: Con el objeto de coordinar, dirigir y supervisar las actividades previstas en este Convenio General, se designan como representantes por parte de "LA USB" a la Coordinación de Administración de Turismo y Hotelería de la Sede del Litoral, a cargo actualmente de la profesora María Cristina Alcántara; y por parte de "Alimentos Arcos Dorados de Venezuela C.A." (McDonald's de Venezuela) a la Licenciada Luz Ortega.

[1] ¿Por qué “la inteligencia” está en contra? Por: Héctor Soto(*) Publicado en Aporrea,, 23/03/05.

jrodri@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4363 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a39442.htmlCd0NV CAC = Y co = US