Maduro destruyó el sistema público de educación

En la última década, hemos asistido en Venezuela a un fatal cambio de rumbo en la politica educativa, con una despiadada brutalidad han desbarrancado todo el sistema público de educación. Fue interrumpida la formación del espíritu científico y humanístico de la juventud venezolana. Y todo como consecuencia de las infaustas medidas económicas neoliberales que Maduro le viene imponiendo al pueblo venezolano sólo para favorecer los intereses de los sectores más ricos, los capitalistas. Los resultados, de tan desastroza politica, están a la vista del que tenga ojos para ver.

El sistema público educativo ha sido desmantelando fisica y teóricamente, pues, para el gran capital la educación publica no resulta rentable, y, como los grandes capitalistas son lo que realmente comandan el estado en Venezuela actualmente, entonces, el proyecto de la educación popular robinsoniana lo han mandado al sipote. En resumidas cuentas, estamos viviendo la tragedia de la privatización, de lo no común, la educación pública fue literalmente destruida, las escuelas están destrozadas, ya no hay ni pupitres, mucho menos laboratorios, ni talleres para el cultivo de las ciencias y las artes.

El salario de los docentes se redujo a un bono para el mantenimiento de un esclavo, el programa de alimentación ya no existe, el rendimiento académico se halla en niveles muy bajos a nivel mundial. Detrás de esta premeditada destrucción del sistema público de educación está escondida la verdadera intención, cual es, armar la justificación para acabar con los bienes comunes como ineficientes por naturaleza y así achicarlo o sacarlo del gasto público como medida neoliberal para luego dejar en manos del negocio privado y bajo las frias y violentas lógicas de la oferta y la demanda del mercado, el proceso de la enseñanza-aprendizaje la formacion de las nuevas generaciones.

Esa es la orientación destructiva a la que está atado y obligado obedecer maduro en materia educativa. Destruir la educación pública para favorecer el jugoso negocio de la educación De tal manera, es dentro de este contexto, que puede también comprenderse la causa principal que ha ha originado la pulverización del salario de los trabajadores de la educación y de todas las clases trabajadoras, y en general, la depredación de los activos líquidos destinados a garantizar el derecho constitucional a una educación de calidad, dañando así el bienestar del pueblo venezolano llevado a cabo por ordenes del capitalismo financiero.

Por consiguiente, los docentes estamos en la obligación moral de reaccionar, dejar de ser una masa de asalariados sumisos y desorganizados, y hacer conciencia que para recuperar nuestra dignidad y la altivez del rol de educadores, para reinvidicar nuestro vínculo orgánico con la sociedad y con la razón, es juntando todas las fuerzas de base del magisterio con las del pueblo, para hacerle cumplir a este gobierno, enemigo de la educación, la indexación salarial como un derecho constitucional y que cumpla con su obligación de un estado docente. No tenemos otra opción, la única vía es reconstruir la voluntad política colectiva, esto quiere decir, que los trabajadores de la educación a nivel nacional deben organizarse en una fuerza asociativa apropiada a su gremio, autónoma e independiente de toda politiquería.

Tiene que ser una organización de nuevo tipo, para evitar tropezar con la misma piedra. Generar un inmenso movimiento que interpele a la sociedad en su conjunto, que garantice la unidad gremial, y que esa unidad pueda ampliarse con la incorporación de madres/padres, abuelas y abuelos y se vincule con las luchas de todos los trabajadores venezolanos, constituyéndose en un Frente Nacional por la defensa de la educación publica y el salario, entendiendo que la educación es nuestra principal empresa productiva nacional, es entonces un asunto que incumbe a toda la sociedad.

La precarización laboral que se le impone a los docentes es intolerable, de tal manera, que reuniendo todas las fuerzas sociales en un poderoso movimiento nacional y solamente haciéndolo asi, la lucha por la indexacion salarial tendrá una verdadera solución y habremos salvado la educación popular.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1784 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: