Carta abierta a la ministra de Educación Universitaria Sandra Oblitas

"Tengo un gran respeto por el mundo universitario, un gran respeto por lo que significa la universidad, la verdadera universidad venezolana. Hugo Chávez (*)

 

Estimada colega: Cuando alguien recibe un cargo tan importante en cualquier país del mundo como la conducción del Sistema Universitario debe plantearse: tremendo compromiso asumo con decenas o cientos de miles de trabajadores universitarios y de la educación universitaria que significa nada más y nada menos que la formación de los profesionales que la Patria necesita, la producción y/o generación de saberes y conocimientos científicos e intelectuales y la vinculación de estos centros de saberes con la sociedad y por ende, las comunidades (es decir, lo que en términos tradicionales se llama docencia, investigación y extensión) que eran las tres funciones de las universidades en el país. Algo que es fundamental para el desarrollo armónico y la transformación de una nación. Tal como lo plantea Blenda Castañuela: "Hablar de la universidad es hablar de desafíos, debates, conocimiento, cambio, transformación social, investigación y pensamiento crítico. Es el reflejo de una sociedad en su conjunto, su crecimiento, luchas, resistencia, gremios, democracia y equidad. Es mirar hacia los jóvenes, su movilidad social y oportunidades de mejora. La universidad no implica una educación mercantilista, sino una educación como bien común con una función social". http://www.cienciacierta.uadec.mx/2016/12/14/la-universidad-y-su-funcion-social/.

También es primordial la atención integral al personal que en estas instituciones labora y que en los últimos años ha sido fuertemente golpeado en sus condiciones materiales de vida, o en la disminución de la calidad de su vida, bien sea por las políticas imperiales que asedian al gobierno bolivariano, o por las inadecuadas o deficientes políticas laborales provenientes del Gabinete Económico: (Planificación, Economía, Finanzas).

Ya en otras oportunidades durante las gestiones de ministros(as) anteriores como el inefable Hugbel Roa, (hoy, para vergüenza del sector, investigado y detenido por supuesta corrupción) César Trompiz, la ministra lamentablemente fallecida Tibisay Lucena y usted misma, nos hemos referido a este tipo de situaciones, pero que hoy siguen lacerando el cuerpo y el alma de los profesores universitarios y de toda la comunidad que hace vida en estas instituciones educativas.

El solo hecho que el sueldo de un(a) docente con los mayores escalafones (Titular a Dedicación Exclusiva, con doctorado y 25 años de antigüedad) no llegue a los 30 dólares mensuales y que aún con los bonos que no tienen incidencias salariales, no alcance los 100 dólares mensuales (30$ del bono de guerra y 40$ el bono de alimentación) hace casi imposible que se cumplan los objetivos que usted juró defender al asumir el cargo cuando declaró: «Asumo con total responsabilidad el compromiso con la Patria, la Revolución y con la Educación Universitaria. Sin dudas la educación universitaria es un pilar fundamental para cualquier Estado, en nuestro caso que estamos construyendo la Patria Socialista y Bolivariana, pues toca, desde la educación universitaria la formación de la juventud y del pueblo, para asumir las diferentes responsabilidades en los distintos escenarios en los que se forma».

Hace más de 4 años, en abril de 2019 publicamos un artículo titulado: "Trabajadores universitarios en la ignominia. Al Presidente Nicolás Maduro" donde planteábamos: Los trabajadores universitarios estamos pasando momentos terribles desde hace 5 años. Eso es algo que no se puede obviar ni ignorar, sino hay que hacerlo presente en todos los escenarios posibles. No es sólo una expresión patética sino una cruda realidad. Como revolucionarios y como universitarios no debemos ocultar las realidades sino develarlas…..Lo cierto es que en la actualidad los trabajadores universitarios sin distingos, docentes, empleados, obreros, activos y jubilados, estamos en una situación altamente precaria desde el punto de vista salarial (para no tratar ahora el tema más amplio de la situación de las universidades) en la que no nos alcanza ni siquiera para cubrir los gastos de alimentos mínimos para la subsistencia vital, mucho menos para gastos en salud, y menos aún para algún gasto en recreación. https://www.aporrea.org/trabajadores/a277924.html.

Pero no nos quedamos en la mera denuncia sino que también realizamos propuestas concretas que, en el marco de la compleja situación socioeconómica venezolana podían y pueden solventar en gran parte, los problemas que nos aquejan como trabajadores(as) universitarios(as).

Y el año pasado, cuando usted fue designada como ministra también publicamos un artículo denominado: "Desafíos de la ministra Sandra Oblitas en Educación Universitaria", con fecha 26/04/2023 el cual le sugerimos revise puesto que allí también hay una serie de propuestas y planteamientos surgidos desde las bases de los trabajadores universitarios. https://www.aporrea.org/educacion/a321291.html.

Así culminábamos dicho texto: "La ministra Sandra Oblitas tiene la oportunidad de demostrar una gestión eficiente al frente de esta nueva responsabilidad. Si logra consolidar sus propósitos será premiada, sino, será demandada por el pueblo universitario. Su éxito, será el éxito de la Patria y el éxito para el sector universitario tan golpeado en los últimos años por causas internas y externas". (**) ANEXO

En fin, ciudadana ministra Sandra Oblitas, usted debe convertirse en líder verdadero del sector universitario y plantear ante las instancias correspondientes, incluso el mismo presidente Nicolás Maduro que debe hacerse Justicia Social con toda la Comunidad universitaria a la cual usted representa para salir del marasmo en el que se encuentran los trabajadores y trabajadoras de este sector y que recuperen su dignidad en el marco de una Política Universitaria eficiente y de respeto para cada uno de sus integrantes.

(*) Hugo Chávez. Discurso en la Av. Bolívar. Caracas. 2 de junio de 2007.

(**) ANEXO: AGENDA TÁCTICA-COYUNTURAL:

Ante la coyuntura inmediata y para rescatar la calidad de vida de los trabajadores universitarios y trabajadoras universitarias, relanzar el subsistema universitario para dar respuesta a la crisis nacional y la guerra multifactorial:

1.- Cumplir con la IV Convención Colectiva Universitaria para que a la brevedad posible se concreten los acuerdos necesarios que permitan tener un marco regulatorio laboral de protección integral para los trabajadores universitarios.

2.- Elevar los sueldos y las escalas salariales de los trabajadores y trabajadoras en función de la realidad económica venezolana, así como monitorear la realidad económica para adaptar el tema salarial ante los cambios que ésta genere, tal como lo ha exigido el propio presidente para no permitir el rezagamiento entre ingresos y precios.

3.- Diseñar e implementar de manera urgente un esquema de protección de salud y la vida de los trabajadores universitarios.

4.- Mientras tanto, llevar el beneficio de la bolsa de alimentos (carbohidratos y proteínas) y de productos de higiene personal y del hogar para los trabajadores universitarios, tal como lo hacen con los trabajadores del ámbito militar y de otras empresas públicas venezolanas.

5.- Liberar los ingentes recursos que hay en los fondos de jubilaciones que las universidades tienen represados en bancos sólo generando beneficios para el sector financiero y no para los trabajadores. Dichos recursos deben ser usados para las políticas de salud de los universitarios.

6.- Hacer una realidad la consigna de la "Universidad Popular y Productiva". No pueden ser ni las viejas universidades, ni las nuevas repetir el esquema, universidades que dependan absolutamente de las fuentes de financiamiento del estado. La comunidad universitaria debe asumir compromisos reales de hacer de las universidades instituciones que produzcan, resuelvan situaciones de la vida cotidiana del pueblo y de ellas mismas.

7.- Realizar una profunda auditoría al uso de los recursos en el ministerio y sobre todo en la OPSU.

8.- Investigar la gestión de Hugbel Roa-Francar Martínez en cuanto al tema de la adquisición de las máquinas de minar. Cuánto se invirtió en las mismas. Dónde están, Quiénes las usan. Qué hacen con las criptomonedas captadas y a dónde van los recursos que podrían estar generando. Esta es una gestión pendiente de los ministros Trompiz y Lucena que no profundizaron en el tema tan espinoso. Un ejemplo: Cuando se abrió la Universidad "Martin Luther King", al oeste de Barquisimeto, ese dueto malévolo, en complicidad con el rector de la misma, inauguraron un laboratorio de "Blockchain" para minar criptomonedas (así engañaron hasta al propio presidente Maduro). Luego esas máquinas desaparecieron. Hay que investigar dónde se encuentran, o a dónde se las llevaron Roa, Matínez o Yacobucci, el rector de dicha universidad. https://www.telesurtv.net/news/venezuela-universidad-martin-luther-king-criptomonedas-20180403-0043.html.

9.- Activar y fortalecer los consejos de desarrollo científico, humanístico y tecnológico en todas las universidades.

10.- Reactivar de manera decidida y con recursos estimuladores el PEII (Programa de Estímulo a la Investigación e Innovación).

11.- Reactivar el plan de Ciencia y Tecnología que dejó Chávez y que está plasmado en el Plan de la Patria.

12.- Apoyar la iniciativa de la Nueva Ley de Educación Universitaria e impulsarla a través de la Asamblea Nacional. Con ello se está en mora con lo pautado en la LOE.

13.- Respetar la LOTTT y la Convención Colectiva Universitaria.

14.- Impulsar la democracia participativa y protagónica en el sector universitario desde una verdadera constituyente universitaria no cooptada. En función de ello, convocar a elecciones en todas las IEU que corresponda, según la normativa vigente (art. 34.3 de la LOE). Para ello es necesario llegar a acuerdos complementarios entre la Sala Constitucional del TSJ, el ministerio y la AN.

15.- Que el CNU designe, de inmediato nuevas autoridades universitarias en todas las Instituciones de Educación Universitarias que tengan los períodos vencidos y/o estén encargados por ausencia absoluta de quienes detentaban dichos cargos.

16.- Que se resuelvan los procedimientos legales y administrativos abiertos a las autoridades rectorales de algunas universidades. Ello implica convocar sesiones del Consejo Nacional de Universidades y hacer cumplir sus resoluciones.

17.- Renovar y activar los Consejos superiores de las universidades experimentales.

18. Designar rectores y autoridades en universidades ARBOL donde hay incongruencias". Un ejemplo patético de esto es que en el estado Lara, el inefable ministro Hugbel Roa designó como rector de la Universidad Campesina en el año 2017, a un sujeto llamado Jean Piero Yacobucci y un año después en el 2018 (sin que este hubiese sido sustituido) lo designan también rector de la novel Universidad "Martin Luther King", situación irregular que se mantiene hasta ahora teniendo este individuo la condición inusual de doble rector universitario. https://www.aporrea.org/educacion/a281400.html.

AGENDA ESTRATÉGICA:

1.- Se debe construir un verdadero sistema de educación universitaria eliminando la dualidad de lo que hoy existe y donde se eliminen igualmente las odiosas desigualdades y discriminaciones existentes entre las universidades "tradicionales" y las emergentes, entendiendo que estamos en una sola república con un solo estado, leyes para todos y donde la autonomía universitaria debe desarrollarse con criterios de responsabilidad y no de confrontación con el estado que financia a las universidades. Ello debe ser bien entendido tanto por las autoridades de las universidades como por el propio estado venezolano. Este sistema puede transversalizar las actividades de las universidades tomando en cuenta el Plan de la Patria, unos "pensa" actualizados en función de las nuevas realidades nacionales, latinoamericanas y mundiales y la eliminación de la fragmentación de los saberes en las universidades y donde lo académico esté por encima de lo presupuestario -administrativista.

2.- Discutir y aprobar una nueva Ley de Educación Universitaria, tomando en cuenta lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la Ley Orgánica de Educación, sobre todo los fines de la misma y concretando lo establecido entre los artículos 32 y 36 de la Ley Orgánica de Educación. Recordemos que Chávez vetó la Ley de Educación Universitaria, aprobada previamente por la Asamblea Nacional. Por tanto, es tiempo de retomar este tema, vital para la normalización y transformación de las universidades en favor de la nación y no de grupos, clanes y/o mafias académicas. No está demás decir que cualquier decisión que provenga de la Asamblea Nacional, del gobierno bolivariano, o de instancias judiciales que vayan a favor de nuestro pueblo encontrará resistencias de parte de las autoridades, gremios y organizaciones estudiantiles oposicionistas. Pero hay que avanzar en ese sentido. Seguir en la inercia sería seguir afectando los intereses de las mayorías nacionales.

3.- Desarrollar un Reglamento electoral único para universidades públicas que elijan autoridades. En función de lo anterior, considero que es imprescindible, para darle una salida a la situación de anomia reinante hoy en las universidades que eligen autoridades, proceder a la elaboración y aplicación de un Reglamento Electoral único que concrete lo establecido en el artículo 34 numeral 3 de la Ley Orgánica de Educación. Sólo procesos electorales que permitan un refrescamiento de la dirigencia universitaria, puede rescatar las universidades del marasmo, la negligencia y la desidia en la que se encuentran hoy.

4.- Nuevo mecanismo de rendición de cuentas para universidades. Las autoridades universitarias se jactan de que rinden cuentas y que por ello el gobierno debe enviarle los recursos que demandan. Sin embargo, quienes estamos dentro de las mismas, sabemos que esas rendiciones de cuentas por lo general son tardías, deficientes, mal elaboradas y no enmiendan los errores que son detectados año tras año por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU). Por ello debe generarse un mecanismo más eficiente de rendición de cuentas, muy bien especificado, que sea rápido y eficiente y no se convierta en la excusa permanente de las autoridades de generar conflictos aduciendo tardanza del gobierno en remitir los recursos. De allí que sea necesario entonces sancionar autoridades que incumplan con los aspectos administrativos. Simplemente hacerles cumplir lo que está en las leyes venezolanas. El gobierno debe retomar la rectoría de las universidades con autoridad y severidad.

5.- Nuevo mecanismo de asignación presupuestaria. Este es otro tema grueso en la política universitaria. Se debe establecer parámetros claros en la asignación presupuestaria a las universidades. Tomar en cuenta la matrícula estudiantil, tipo de carreras (o Programas Nacionales de Formación), número de docentes y por supuesto, investigación y extensión universitaria. No es posible que universidades autónomas que son 5, más las experimentales tradicionales que son 6 tengan un 70% del presupuesto de todas las universidades cuando apenas concentran un 20% de la matrícula universitaria del país. Y no es posible que las universidades (sobre todo las de AVERUO) que manejan más recursos al final del año tengan remanentes enormes producto de la no ejecución del presupuesto asignado y de los créditos adicionales, contradiciendo de esa manera el discurso oposicionista de que el gobierno las tiene "asfixiadas" presupuestariamente.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1762 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: