Septiembre caliente: se enfrentarán la razón educativa y la antieducación de Maduro

La escuela sigue simbolizando lo más noble de lo público, no obstante hoy resume el malestar y la indignación nacional por el empobrecimiento donde están hundidos los docentes venezolanos, demostrándose así el inmenso desprecio que el gobierno de maduro tiene por la educación del pueblo.

Sobran las evidencias de que la educación venezolana está atravesando en la actualidad un franco proceso de destrucción como derecho público recogido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La misión fundamental de la escuela no sólo ha sido distorsionada por la necesidad que tiene el gobierno de maduro de aparentar altas pero engañosas estadísticas de rendimiento escolar, sino, que la mision de enseñar no la está cumpliendo a cabalidad porque el gobierno de maduró se ha encargado, con la aplicación de sus políticas públicas de hambre, de destruir la tranquilidad y serenidad que los docentes venezolanos necesitan tener para poder enseñar, que es para lo que estudiaron y lo que más les gusta.

En las actuales circunstancias de crisis terminal del gobierno de maduro - le quedan pocos meses - nadie duda, que hacia el magisterio se ladeó toda la voluntad de lucha por la indexación salarial y la defensa del derecho de gozar de una contratación colectiva justa. Es que el magisterio sintetiza la esperanza, los sueños y el futuro de la vida nacional. Por eso la lucha de las y los maestros por la indexacion salarial y la firma de una convención colectiva, termina por transmitirle energia y movilizar al conjunto de las clases trabajadoras. Las reivindicaciones del magisterio son el múltiplo común denominador de las luchas de la sociedad venezolana por vivir dignamente.

Pero el madurismo neoliberal, encompinchado con la oposición progringa en la defensa del sistema de explotación del capital que reina en venezuela -Dios lo cría y el diablo los junta- sabe que esto que estamos diciendo es pura verdad, y por eso se le puede ver, usando las amenazas, intimidaciones y bonos, dentro del sistema educativo, para intentar destruir la voluntad de lucha e impedir que se desarrolle la capacidad de organización autónoma e independiente de los trabajadores venezolanos de la educación, y desmontar así las batallas que este sector estratégico de la vida nacional tiene planteadas.

Por tal razón, a maduro le urge dar con la manera de destruir anticipadamente una potencial alianza de los maestros con el conjunto de las clases trabajadoras, porque septiembre promete ser el mes más caliente del calendario, donde con a seguridad se darán masivas y generalizadas jornadas de lucha del pueblo trabajador para ganarle al gobierno neoliberal de maduro, una de las reivindicaciones políticas más estratégicas; la indexacion salarial y la firmas de todas las convenciones colectivas de los trabajadores.

Hay tres aspectos que son claves para que el magisterio logre alcanzar la victoria en esta justa lucha. Por un lado, lograr construir una organización gremial propia, acomunarse de la forma más simple y sencilla pero que sea garantía de transparencia y de ejercicio de democracia directa en las decisiones y acciones de todo el gremio, y sobre todo que sea literalmente independiente de las viejas burocracias sindicaleras. La organización autónoma e independiente es clave y no se le puede dejar a los mercenarios.

De otro lado, enlazarse organizativamente a nivel nacional para actuar mancomunados para concentrar todas las energías y la dirección del movimiento nacionalmente. Así se evitaría malgastar energías individual y erróneamente. En este sentido las regiones vecinas deben enlazarse y estas a su vez a través de voceros se deberán enlazar con las demás regiones hasta constituir un comité de conflicto nacional conformado por los distintos voceros de todas las regiones del pais.

El tercer aspecto, ir consensuando con el aporte de todos los Comité Independientes de trabajadores de la Educación (CITE) de todas las escuelas una propuesta de Convención Colectiva para presentarla por el Comité Nacional de Conflicto.en una mesa de negociación al gobierno

Y el cuarto aspecto, es de suma importancia construir una mesa de coordinación nacional con todas las organizaciones sindicales de trabajadores para coordinar las acciones conjuntas. En la unión está la garantía de victoria.

Septiembre sin lugar a dudas será un mes caliente y se van confrontar dos visiones de país, el proyecto de país empobrecido, subdesarrollado y dependiente de maduro vendido como gallina flaca a las grandes empresas transnacionales, y el proyecto de una República de valores de uso, independiente, eco desarrollada, de altos niveles culturales y educativos y fundamentada en una sociedad de productores libremente asociados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2161 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: