Maestras, maestros, despójense de la servidumbre voluntaria

Este mensaje tiene como destino todo el cuerpo docente nacional. En tal sentido, no voy a quemar tanta polvora con los zamuros de siempre, por supuesto que tampoco los voy a salvar de las responsabilidades bien sabidas que tiene la hamponcracia madurista y la de la oposición por el desastre de la educación, mucho menos gastar tiempo en un nefasto personaje como ese que impusieron desde Miraflores para que destruyera e hiciera de Carabobo un Sodona y Gomorra y ahora bajo el efecto de quien sabe que porquería se burle de los docentes..

El propósito de este artículo es otro, busco cómo provocar la conciencia individual y colectiva para producir una reflexión descarnada, si se quiere, una autocrítica constructiva en los docentes venezolanos, pero que sea una reflexion que genere acción inmediata, que ponga en movimiento todas las fuerzas del magisterio, toda su carga de dignidad, que termine por acabar con esa mezcla de miedos, de temores y complacencias y solidaridades lo que hacen es mantener paralizada las luchas de las maestras y los maestros y que solamente sirve para mantenerlas sumergidas y sumergidos en un estado de ostracismo y empobrecimiento.

Los docentes en Venezuela son un inmenso y poderoso ejército que además de tener sobre sus espaldas la monumental tarea de que la juventud venezolana aprenda, en primer lugar, a pensar criticamente, y a enseñarle un oficio y profesión para que en el futuro no sean esclavos de nadie, aparte de eso movilizan a toda la economía nacional, porque son por execelencia el aparato de producción de conocimiento del país.

Pero si lo anterior es la misión suprema de la escuela y por consiguiente de las maestras y maestros venezolanos, entonces, hay que encontrar una explicacion, si la hubiere ,por qué más de medio millón de trabajadores de la educación, con participación, seguramente, de padres y representantes, es decir con apoyo de todo el país, no hayan sido todavía capaces de ponerse de acuerdo para llevar a cabo una poderosa huelga nacional indefinida que obligue al gobierno a sentarse en una mesa de negociación con voceros escogidos por las mismas bases del magisterio en las propias regiones, pero donde se le prohíba a las burocracias sindicaleras participar en tales negociaciones. Tal organización nueva es factible porque ella emergería de la fuerza de la misma huelga general.

Pero volvamos a la pregunta de este artículo. ¿Que es lo que mantiene paralizada la lucha por la indexación salarial a los docentes y por la firma de una nueva Convención colectiva?, nosotros creemos que la respuesta no debe buscarse en otra parte, sino, que los maestros mismos, se han autoimpuesto ser: "Servidumbre Voluntaria". Es decir, maestras y maestros decidieron sin que nadie se los esté imponiendo calarse, como esclavos conscientes, voluntariamente soportar un estado de empobrecimiento, no solo de su salario sino incluso hasta de su desarrollo personal, de salud física y mental, y la salud y desarrollo mismo de su propia propia familia.

Argumentar que la lucha se paralizó porque las burocracias sindicaleras traicionaron y están buscando como negociar con el gobierno no puede ser un argumento válido porque como dijimos anteriormente los docentes tienen la capacidad intelectual para construir su propia organización y apartar definitivamente a los que han negociado con sus inereses gremiales. Asimismo, continuar descargando la culpa sobre el gobierno, que nadie lo puede negar que la tiene, pero en este caso el gobierno a pesar de sus amenazas e intimidaciones no puede impedir la decisión y derecho de ningún docente a pelear por sus derechos laborales, este argumento también termina siendo una flaca justificación. Argumentar, igualmente, que el directivo y los supervisores han optado por ser esquiroles dándole la espalda a sus compañeros amenazándolos con abrir expediente, pues, que levanten todos los que les de la gana y que asuman su responsabilidad de capataces y adulantes del patrón. Decir que es por el temor de que le suspendan el pago, cabe ahora la pregunta, y quién mantiene a su familia y se mantiene ella con 12 y 14 dolares mensuales, ese argumento se cae por su propio peso.

La única verdad aquí, es que la huelga general por la indexación salaria y la firma de una nueva y justa Convención Colectiva del Magisterio, que es el único recurso constitucional que el gobierno le ha dejado a los trabajadores de la educación, no se ha llevado a cabo porque las honorables y respetables maestras y maestros cultores del pensamiento y la razón simplemente se entramparon psicológicamente y han decido ser Servidumbre Voluntaria y los maestros no pueden ser nunca esclavos conscientes, eso contradice el ser docente, las maestras y maestros son herederos de Samuel Robinsón el maestro de la libertad, la dignidad y la justicia de Venezuela y Nuestra América.;Tremenda responsabilidad! y podemos también entonces parafrasear al Libertador y decir: "Asumir la profesión de maestro para después indignamente no luchar por serlo siempre, es el colmo de la miseria"

Posdata: además de la servidumbre voluntaria, no vayan ahora a salir detrás de candidatas y candidatos que ha aprovechado las luchas docentes con propósitos politiqueros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1531 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: