¿Guardián de su memoria o el último edecán de Bolívar?

Héctor Bencomo Barrios: una cátedra bolivariana andante

"La claridad de su estilo y la lógica diáfana de sus conclusiones, revelan el origen docente de quien por muchos años ha ejercido con éxito el quehacer de la enseñanza"

J. L. Salcedo Bastardo.

Héctor Enrique Bencomo Barrios (n. Tovar 15/7/1924 - m. Caracas 7/2/2012), hijo de José Francisco Bencomo Araujo y Delia Victoria Barrios, naturales de Escuche - Trujillo, fue bautizado de manos del Pbro. Eliseo A. Moreno, cura y vicario de la iglesia Nuestra Señora de Regla el 1 de septiembre, sus padrinos: José Dávila y Matilde Codina(1), siendo el segundo y único varón de seis hermanos: Carmen Delia (n. Tovar 1923), Margarita María (n. Ejido 1926), Cira Elena (n. Santa Cruz de Mora 1928) y las morochas María Ana Teresa y María Luisa (n. La Azulita 1930). Su familia vivió de manera errabunda en: Tovar (1922 - 1925), Ejido (1926), Santa Cruz de Mora (1928), La Azulita (1930), Lagunillas (enero, 1933) donde estudio la primaria y Mérida a partir de (julio, 1936) donde realizó la secundaria. Contrajo matrimonio en la Parroquia El Salvador de Caracas con Iraida Mercedes Inojosa (natural de Tucupita) el 9 de enero de 1954, padres de: Héctor José (1956 - 2008), Iraida Elena (1957), Aída Lucía (1958) y César Enrique (1966).

A inicios del gobierno del General Isaías Medina Angarita ingresó a la Academia Militar de Venezuela, donde de graduó de subteniente el 5 de junio de 1947, integrante de la Promoción de oficiales General en Jefe José Félix Ribas y Herrera. En 1954 cursó estudios de artillería antiaérea en la zona del Canal de Panamá. Entre 1959 y 1961 realizó estudios de Comando y Estado Mayor en la república del Perú. Se desempeñó como oficial de planta en la Academia Militar de Venezuela, en la Escuela de Artillería y en la Escuela Superior del Ejército; Comandante de los grupos de artillería General Bartolomé Salom y General Pedro María Freites; miembro del Estado Mayor General del Ejército; Director de Educación del Ejército; Director de Educación de las Fuerzas Armadas; agregado militar a la Embajada de Venezuela en Colombia. El 5 de julio de 1977 al cumplir 30 años de servicio activo pasó a situación de retiro con el grado de General de Brigada. Continúo como profesor de Paleografía en 1980 y profesor de Cátedra Bolivariana en el Instituto Universitario de la Policía Metropolitana de Caracas, entre 1987 y 1997; al cumplir 50 años de dedicación a la enseñanza militar se retiró, aunque siguió dictando charlas y conferencia, que eran su pasión.

En reconocimiento a sus méritos perteneció a las siguientes instituciones académicas: Sociedad Bolivariana de Venezuela, Sociedad Bolivariana de Colombia, Sociedad de Historia Militar de Irlanda, Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela, Instituto Venezolano de Genealogía, Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela, miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia del Perú, miembro correspondiente del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay, académico correspondiente de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala. Además fue miembro de la Comisión Nacional para la conmemoración del 190º aniversario de la Declaración de la Independencia de Venezuela y de la Comisión Nacional para la conmemoración del 180º aniversario de la batalla de Carabobo en el 2001, asesor histórico del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC), Curador del Archivo del Libertador y su nombre honra la Cátedra Bolivariana del Municipio Tovar, que a partir de septiembre daré reinicio a sus actividades.

Su trayectoria militar y académica fue reconocida con las siguientes condecoraciones: Orden del Libertador en el grado Oficial. Orden Militar General Rafael Urdaneta en las tres clases. Cruz del Ejército en las tres clases. Orden Andrés Bello en su primera y segunda clase. Orden 27 de junio en su primera clase. Orden General Francisco de Miranda en su segunda clase. Orden Militar General José María Córdoba en su clase de Gran Oficial (República de Colombia) y Orden Don Tulio Febres Cordero (Mérida).

Es importante destacar su actuación en la Academia Nacional de la Historia, donde fue designado miembro correspondiente por el estado Guárico el 23 de mayo de 1975 y casi cuarenta años después electo Individuo de Número(2) para ocupar el sillón "B" el 18/11/2004, siendo sus predecesores: Vicente Coronado (fundador, 1888 - 1896), Rafael Villavicencio (1920), Lisandro Alvarado (1923 - 1929), Mario Briceño Irragory (1930 - 1958), Alfredo Boulton (1959 - 1995) y Pedro Grases (1996 - 2004), quien le antecedió. Su discurso de incorporación fue el 14/04/2005 y versó sobre: "Bolívar y Sucre en la Emancipación del Perú". La contestación estuvo a cargo del académico Don Ramón Tovar López, quien afirmó: "Valora con maestría la significación y transcendencia del acontecimiento y no son escasas las interrogantes y reflexiones que promueve"(3). Quizás en alusión a lo dicho por el general Bencomo Barrios en cuanto a las lecciones de Junín y Ayacucho: "Durante el mando, tanto político como militar, los líderes se mantuvieron muy alejados de los actos de corrupción de todas las especies. Nadie se enriqueció ni usó de su influencia para la obtención de bienes y posición"(4). Palabras que también sirven de lección en la Venezuela actual, cuando los seudo lideres hacen todo lo contrario.

Su prolífica obra biblio-hemerográfica la podemos catalogar en: I. Libros; II. Folletos; III. Compilaciones, estudios preliminares y prólogos; IV. Colectivas y en colaboración; V. Publicaciones en boletines, revistas y periódicos y VI. Grabaciones magnetofónicas, videos, multimedia y hojas sueltas.

I. Libros: Campaña de Carabobo 1821. Caracas, Cromotip, 1971 y segunda edición, corregida y aumentada. Caracas, edición del Comando General del Ejército, sin pie de imprenta, 1991; Campaña de Bomboná. Caracas, Imprenta del Congreso de la República, 1974; Hazañas de Páez. Caracas, edición del Banco del Caribe C. A., Corporación Universo, 1976; El General en Jefe José Félix Ribas. Caracas, Oficina de Artes Gráficas del Ministerio de la Defensa, 1978; Campaña del Centro (1818). Caracas, Editorial Arte, 1980; Bolívar jefe militar. Serie Bicentenario, Cuadernos Lagoven. Caracas, Cromotip, 1983; Rafael Urdaneta, Ilustre Prócer de la Independencia. Caracas, Editorial Papi, 1988; Campaña libertadora del Perú. Batallas de Junín y Ayacucho. Caracas, Talleres de Editorial Texto, 1991 y reedición especial Biblioteca Bohemia Biografías. Caracas, sin pie de imprenta, 2002; Campaña libertadora de Ecuador. Batalla de Pichincha. Caracas, Talleres de Editorial Texto, 1991; Campaña libertadora de Venezuela. Batalla de Carabobo. Caracas, Talleres de Editorial Texto, 1991; Campaña libertadora de Nueva Granada. Batalla de Boyacá. Caracas, Talleres de Editorial Texto, 1991; Campañas Libertadoras Suramericanas. Caracas, Edición del Banco del Caribe, Gráficas Acea, 1992; Lecciones de Cátedra Bolivariana. Caracas, Editorial Melvin, 1994; Antonio José de Sucre, estadista y guerrero. Caracas, Grijalbo de Venezuela S.A. Italgráfica S.A., 1995; Miranda y el arte militar. Caracas, Homenaje del Gobierno del Estado Miranda. N° 72 de la Biblioteca de Autores y Temas Mirandinos. Italgráfica, 2000; El General en jefe Juan Bautista Arismendi. Una vida al servicio e Venezuela. Fundación Polar. Caracas, Talleres de La Galaxia, 2002; Los héroes de Carabobo. Ediciones de la Presidencia de la República. Caracas, Talleres de Anauco Ediciones C. A. 2004; Páez y el Arte Militar. Academia Nacional de la Historia, Colección Libro Breve Nº 236. Caracas, Gráficas Franco C. A., 2006; Manuel Piar: Estancias de una existencia provechosa. Ediciones BanCaribe, Caracas, Anauco Ediciones, C.A., 2006; La Emancipación del Perú. Caracas, Italgráfica, S.A., Caracas, 2007 y Bolívar ante la política. Archivo General de la Nación - Centro Nacional de la Historia, Colección Bicentenario. Caracas, 2010. Libros inéditos: Bolívar y Caracas, Prontuario para la elaboración de trabajos escritos, Los indígenas de Venezuela y el Arte Militar y la tercera edición de la Campaña de Carabobo 1821.

II. Folletos: Promoción José Félix Ribas. 20 años (1947 - 1967). Un homenaje de los integrantes de la Promoción a su héroe epónimo. Contiene: cronología sucinta del Prócer y la fotografía de cada uno de los oficiales de la Promoción. s.p.d.i y s.f (c. 1967); Liberación de Cumaná. Caracas, s.p.d.i. y s.f (ci. 1971); Carabobo 1821. Síntesis de la Campaña de Carabobo. Publicación del Ministerio de la Defensa. Ofrecimiento por la Comisión del Sesquicentenario de la batalla de Carabobo. Caracas, Oficina Técnica del Ministerio de la Defensa, 1971. Biografía de un edificio. Breve historia del edificio de la Academia Militar de Venezuela, construido en la Planicie. Caracas, Oficina Técnica del Ministerio de la Defensa, 1976 y reedición con anexos. Incluye el discurso del general de división Tomás Abreu Rescaniere, Ministro de la Defensa, pronunciado el 15 de mayo de 1981, con ocasión del acto de la traslación del Ministerio de la Defensa a su nueva sede en el Fuerte Tiuna. Caracas. s.p.d.i (c. 1981); Venezuela en la Escuela de las Américas: discurso pronunciado en la Escuela de las Américas (Fuerte Gulik, Canal Zone) el 15 de octubre de 1976. s.p.d.i y s.f. Barlovento: discurso pronunciado en el Concejo Municipal del Distrito Páez, el 13 de noviembre de 1976; El Maestro Bonnet. Dirección de Educación de las FF. AA Caracas, Impresos – Herrera, 1977 (al arribar el Maestro a sus 85 años); La Puerta y Semen: dos campos de ingrata recordación. En: Separata de: Boletín Histórico [Fundación John Boulton]. Nº 43, enero de 1977. Págs. 62-74; Los grados militares del Libertador. Ediciones de la Sociedad Bolivariana de Venezuela. Caracas, Italgráfica S.R.L. 1979; El Ilustre Prócer de la Independencia Coronel Luis María Rivas Dávila. En separata del Boletín de la ANH Nº 247. Caracas, Italgráfica S.R.L., 1979; Los grados militares del Libertador y del Gran Mariscal de Ayacucho. Publicación del Ministerio de la Defensa. Caracas, Editorial Arte, 1981; Los planes de Carabobo. En separata del Boletín de la ANH Nº 258. Edición auspiciada por la Comandancia General del Ejército. Caracas, Italgráfica S.R.L., 1982; Los grados militares del Gran Mariscal de Ayacucho. Comisión Nacional del Bicentenario del Gran Mariscal de Ayacucho. Caracas, C. A. de Artes Gráficas, 1994; El Ilustre Prócer de la Independencia Coronel Luis María Rivas Dávila. Mérida, Formas Gráficas Quintero, 2000; Cosas menudas de Carabobo. Anexo a: Carabobo 1821. Multimedia interactiva. Disco compacto. Caracas, Prodiseño, Escuela de Comunicación Visual, 2001 y Bolívar y Sucre en la Emancipación del Perú. Discurso de incorporación como Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, Gráficas Franco SRL, 2005.

De su autoría aparecen 211 artículos en la segunda edición del Diccionario de Historia de Venezuela en 4 volúmenes. Caracas. Editorial Exlibris, 1997 y como colaborador de El Universal "El día histórico" (1987 - 89), El Nacional, El Carabobeño, Tópicos Shell, Diario de la Frontera (Cúcuta), Diario 2001 "Hoy en la historia" (2005), Informes del Banco Caribe, Revista de las Fuerzas Armadas de Venezuela, Farol, Casa de la Fragua (Tovar) y del Boletín de la ANH.

De la obra del General Héctor Bencomo Barrios han escrito, entre otros: el historiador Don Manuel Pérez Vila, que en 1974 señaló: "…cuenta en su haber un conjunto de excepcionales condiciones: su exacto conocimiento de las corrientes historiográficas modernas, aunado al dominio de las técnicas de la investigación; su capacidad de exposición, sobria, convincente y certera, acendrada por años de ejercicio de la docencia; su vocación castrense, que le ha hacho consustanciarse con los principios del Arte Militar"; por su parte el banquero y editor N. D. Dao en 1976, lo calificó de: "…alto oficial activo de las Fuerzas Armadas Nacionales, se ha hecho un hombre de relieve en las filas se los buenos historiadores venezolanos…", el polígrafo Don Pedro Grases en 1994, considera que: "…escribe en idioma claro, simple y sin pretensiones…"; el biógrafo Don Tomás Polanco Alcántara en el 2000 sustenta que: "…los estudios realizados por él sobre los diversos aspectos técnicos-militares de nuestra Historia, son importantes, en algunos casos únicos en su campo y siempre llenos de noticias y argumentos que solamente pueden provenir de alguien conocedor a fondo de los temas tratados"; para Don Rafael Hernández Heres, Director de la ANH en 2004: "…Bencomo Barrios es un hombre honesto y de trabajo(…) enriquece la iconografía del procerato nacional…" y el Dr. Alfonso Ramírez advierte en el prólogo del último libro publicado en vida "Bolívar ante la política": "La mayoría de los libros históricos de este autor recae sobre temas militares, pero el asunto principal de la presente otra es el pensamiento político de Bolívar y cómo lo llevó a la práctica"

Mención especial y aparte merece su dedicación como curador Ad Honoren del Archivo del Libertador desde el 10 de junio de 2004 hasta escasos días de su muerte ocurrida el martes 7 de febrero de 2012. Su celo, conocimiento y entrega por el rescate, conservación y difusión de los escritos de Bolívar lo convirtieron en ¿Guardián de su memoria o su último edecán?(5)

El Archivo de Bolívar estuvo bajo la guarda y custodia de la Academia Nacional de la Historia desde enero de 1999, que logró dotarlo de sede propia gracias al aporte privado del Banco Venezolano de Crédito, al mismo tiempo en que el general Bencomo junto con la División de Conservación de la Biblioteca Nacional se encargaron de realizar el diagnóstico, análisis exhaustivo y meticuloso de las colecciones que lo integran que conllevó a su digitalización. Desde mayo de 2010 los fondos archivísticos y bibliográficos de Simón Bolívar junto con los de Francisco de Miranda pasaron por una decisión incongruente al Archivo General de la Nación en el Foro Libertador. Por su parte, la Academia el 20 de mayo del 2011 lanza en la web el Portal del Archivo del Libertador como parte de la "Memoria del Mundo" y registrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Lo demás es historia.

Las Fuerzas Armadas y la Academia Nacional de la Historia fueron las dos instituciones pilares fundamentales de su ser y actuar, allí dejó lo mejor de sus años; su ejemplo, constancia y tenacidad serán muy difíciles de igualar, así como su vasta obra dedicada a la Guerra de Independencia de Venezuela y de Hispanoamérica, sus batallas y próceres. Estudios, monografías y ensayos de consulta obligatoria y su Cátedra bolivariana andante un ejemplo a rescatar cuando en Venezuela de lo que menos se habla y nos ocupamos es de Bolívar. Nos convirtieron en bolivareros y cada vez somos menos bolivarianos.

Concluyo esta semblanza con palabras de Don Edgardo Mondolfi Gudat, leídas en sus honras fúnebres: "…el General Héctor Bencomo fue un hombre inmensamente útil como servidor público, es decir, desde su condición de oficial de carrera; pero también lo fue como historiador. De hecho, asumió la Historia como su otra gran pasión, orientando sus afanes y pesquisas hacia el campo de la Historiografía militar. Fue, pues, un militar que vivió metido entre papeles y libros, condición poco común al resto de sus colegas y, en general, al resto del país"

*La Abadía, julio 15, 2021

nestorabadsanchez@gmail.com

Notas:

(1)"Venezuela, Arquidiócesis de Mérida, registros parroquiales y diocesanos, 1654-2015," database with images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:QGKX-YYQ4 : 8 March 2021), Hector Enrique Bencomo Barrios, 01 Sep 1924; Baptism; parish Nuestra Señora de Regla, Tovar, Mérida, Venezuela, Arquidiocesis de Merida (Archdiocese of Merida), Venezuela.

(2)De acuerdo al Reglamento de la Academia Nacional de la Historia, la propuesta la firmaron como Individuos de Número: Don Rafael Armando Rojas (tovareño), Don Ramón J. Velázquez y Don Idelfonso Leal.

(3)Academia Nacional de la Historia: Discurso de incorporación como Individuo de Número de Don Héctor Bencomo Barrios. Caracas, 2005, p. 27.

(4)Ibíd., p. 22.

(5)En la milicia, la palabra edecán (proviene del francés "aide de camp") hace referencia al ayudante de campo, y surgió en el siglo XVI y se popularizó con el ejercito de Napoleón Bonaparte para designar este oficio a militares de alto rango y de confianza, con el fin de acompañar al jefe de Estado en sus actividades políticas, civiles y administrativas. Tenía como tareas el envío de cartas y documentos, entre otros. Aunque en este caso la alusión es a quien cuida y promociona su legado.

 

nestorabadsanchez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 843 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones