Maduro íngrimo ante las universidades o del absurdo de una política salarial

I

-Así, pues, la vigilancia que debemos observar –añadí- habrá de extenderse a la templanza, al valor y a todas las demás virtudes, por lo que respecta a la distinción entre el hombre bastardo y el de buen linaje. Porque es bien sabido que cuando un particular o una ciudad no aciertan con esta distinción, se ven precisados a servirse en el servicio de la amistad o del gobierno, de hombres cojos, en un caso, o bastardos, en otro.

-Cosa muy frecuente, por cierto, asintió.

-Por tanto, hemos de poner un cuidado sumo en estas cosas –advertí-. Si realmente prodigamos nuestra educación a hombres bien conformados en cuerpo y espíritu y, además, los aplicamos a estas enseñanzas y ejercicios, la justicia misma no podrá censurarnos nada, y salvaremos así la ciudad e incluso el régimen político. De cualquier otro modo, esto es, dedicando a estos trabajos a hombres de condición distinta, el resultado será totalmente contrario, con lo cual procuraremos a la filosofía un ridículo todavía mucho mayor.

-Cosa vergonzosa, por supuesto-, dijo.

-En efecto –afirmé-. Pero me parece que yo mismo estoy cayendo en el ridículo.

- ¿Qué quieres decir? - preguntó.

-Pues que me he olvidado –añadí- de que todo no es más que un proyecto, y lo he tomado con mucho calor. Y es que al hablar miré a la vez a la filosofía, y viéndola tan indignamente ultrajada, subió de punto mi irritación, e indignado contra los culpables, puse un celo desmedido en su defensa.

(Platón. La República. Aguilar, S. A. De ediciones, Juan Bravo, 38, Madrid (España). 1968. Libro VII. P. 496).

II

Meditar en la implicación actual de lo acotado por ese clásico que es siempre La República, de Platón, citado arriba supera los propósitos del presente suelto, destaquemos solo dos o tres aspectos, a saber, (a) que ante coyunturas sociopolíticas como la actual venezolana requiere de todos estar vigilantes, ejercer la templanza y demás virtudes que otros dan en llamar cardinales: prudencia, justicia y fortaleza, ¿no las tenemos todos un poco olvidadas? Principalmente quienes tienen responsabilidades de gobierno, dice uno, ¿no?; (b) quienes tienen hoy responsabilidades de gobierno deben actuar con prontitud en ese sentido, y así evitar que inescrupulosos se sirvan de detonantes por la desesperación; (c) sólo los líderes que posean legitimidad suficiente y no sean cojos o bastardos, conducirán a buen puerto la república, según una cierta lógica de sentido común, no siempre fácil de comprender por su obviedad; el corolario es que el punto anterior no se puede lograr sin una clara teleología sobre la educación, una antropología pragmática que reconozca en la práctica la dignidad de la persona humana, su aspecto trascendente y animada de valores, en tal contexto los aspectos anteriores representan cuestiones fundamentales, será por eso que Platón dice:

"Por tanto, hemos de poner un cuidado sumo en estas cosas –advertí-. Si realmente prodigamos nuestra educación a hombres bien conformados en cuerpo y espíritu y, además, los aplicamos a estas enseñanzas y ejercicios, la justicia misma no podrá censurarnos nada, y salvaremos así la ciudad e incluso el régimen político. De cualquier otro modo, esto es, dedicando a estos trabajos a hombres de condición distinta, el resultado será totalmente contrario, con lo cual procuraremos a la filosofía un ridículo todavía mucho mayor" (Platón, ob cit).

En ese sentido, la gestión del Sr. Nicolás Maduro por diversas circunstancias presenta graves déficits, junto a lo que el comandante Chávez dio en llamar "deuda social", principalmente en lo referente a los salarios y seguridad social de los docentes universitarios y demás trabajadores de Venezuela; "la crisis humanitaria compleja" que señalan voceros de ciertas ONG es notoria y las opciones de salida ideadas por quienes dirigen el gobierno son muy precarias;, como sostiene Cécil Gerardo Pérez, Sociólogo y Dr. en Ciencias Sociales (UC), docente de la UCLA, en una reciente contribución en este portal, son absurdas: "Presidente el sueldo es un absurdo" ( sábado, 10, 04, 2021, www.aporrea.org).

Allí, mediante un estudio comparativo el experto y consecuente militante revolucionario haciendo acopio de su formación científica destaca que:

"Es tiempo de hacer algo, pues observamos que en la Cuba revolucionaria, socialista acaba de colocarse el sueldo mínimo en 87 dólares mensuales, pero los ingresos de los trabajadores cubanos son más altos. Y Cuba es una nación caribeña casi sin ningún recurso exportable, bloqueada por el capitalismo y el imperio desde hace más de 60 años, al igual que la República Islámica Iraní que tiene décadas de bloqueo imperial, pero donde el sueldo mínimo para este año 2021 es de 338,68$"

A continuación, agrega:

"Por tanto, es ilógico, disparatado, irracional, desatinado, demencial, incongruente, caótico, incomprensible, extravagante, estrafalario, disparatado, que el sueldo mínimo en nuestra Patria sea de 1.800 Bs. mensuales, más la cesta ticket de 1.800 Bs, lo que suman 3.600 Bs. es decir, que en términos de la dolarización de precios que tenemos en Venezuela sea entonces el ingreso mínimo mensual (al día de hoy) de apenas un miserable 1,5 dólares mensuales".

Pareciera que el alto gobierno padece de una distorsión de la realidad, entonces cuando los trabajadores de acuerdo a los lapsos electorales habían elegido hombres y mujeres de "condición distinta", como señala Platón, y no una "ideología de reemplazo", se preguntan ¿por qué los lineamientos políticos planteados inicialmente que tendían a beneficiar las mayorías nacionales, hoy son un recuerdo lejano? ¿Por qué serán tan absurdos y todo lo atribuyen al bloqueo? Argumento ambiguo del que constantemente se valen todos los voceros del gobierno de Maduro, ministros, diputados y los dos o tres zopencos fanáticos que, en verdad ya resultan fastidiosos. Tornado nuevamente a Platón, se puede decir:

-. Pero me parece que yo mismo estoy cayendo en el ridículo.

- ¿Qué quieres decir? - preguntó.

-Pues que me he olvidado –añadí- de que todo no es más que un proyecto, y lo he tomado con mucho calor. Y es que al hablar miré a la vez a la filosofía, y viéndola tan indignamente ultrajada, subió de punto mi irritación, e indignado contra los culpables, puse un celo desmedido en su defensa.

III

En concreto las universidades y sus trabajadores están muy precarizados. Padecer el rol que el gobierno y los ministros asignan a las históricas casas de estudio resulta vergonzoso, ha sido muy triste; pero en eso todo el claustro y la comunidad estudiantil y del entorno tampoco deja de ser culpable, ya que según el Dr. José Sanz-Ros, de la ULA-Mérida han pululado en el campus redomados pillos, que recibían sueldos muy superiores a los aportes que daban al país en ciencia, tecnología y humanidades y otros privilegios increíbles, casa, carros, viajes, entre otros; además de que algunos se enriquecieron indebidamente negociando con distintos proveedores o usando la academia universitaria como plataforma para ascender a cargos políticos (alcaldías, gobernaciones, ministerios, embajadas, etc.); lo cual vendría a ser también una forma de corrupción moral, sino entendimos mal semejantes consideraciones, que se pueden rescatar de los archivos de esta misma web; quien sabe si ese estimado escritor hoy habrá cambiado de parecer por estar alejado de la vieja casona colonial de El Encantado y dedicado a labores agrícolas y pecuarias por esos parajes andinos de singular belleza. Pero, si es por su sueldo de profesor emérito como todos debe estar ensartado, valga el parafraseo a su portal web.

Lo cierto es que el gobierno ha fracasado en la gestión universitaria, incluso antes que grandes espacios físicos y simbólicos dedicados a la pluralidad del saber, la consideran "un veneno", como decía aquel ministro triste de educación y ahora alcalde, de algún municipio del estado Aragua, Prof. Rodulfo Pérez, respecto de la UPEL. "La UPEL es un veneno" espetó arengando en el marco de la campaña electoral de 2014 a un grupo de docentes allá en el Centro Nacional de Formación Simón Rodríguez en San Antonio de los Altos, en un encuentro sobre historia insurgente. ¡Qué desconsideración hacia su Alma Mater!, noble institución con la que parece mantener una relación de amor-odio, quién sabe por qué.

Ya hemos contado la anécdota que se hacía acompañar en el presidio de una docente ordinaria del Instituto Pedagógico de Caracas, quien hizo mutis. La pobre ¿qué podía decir? Es lo que pasa, volviendo a Platón "… cuando un particular o una ciudad no aciertan con esta distinción, se ven precisados a servirse en el servicio de la amistad o del gobierno, de hombres cojos, en un caso, o bastardos, en otro" (ídem).

IV

En fin, como ya se acerca el 1° de mayo, docentes y demás trabajadores estarán a la expectativa, vigilantes a ver si nivelan a la inflación actual estos ridículos salarios (¿?) y abandonan esa "filosofía" absurda que aplica el gobierno de Maduro en la gestión del talento humano, que en verdad ya no lo aguanta nadie; aunque algunos han perdido toda esperanza, sólo resta esperar alguna transformación. ¿Harán efectiva la propuesta de la FTUV de dos Petros? ¿Los trabajadores petroleros, no fue eso lo que alcanzaron? ¿Todo depende de ese botón que hace del Estado-Nación un poderoso taumaturgo, como señala Gustavo Coronil en su libro El Estado Mágico?, como un presidente de USA dizque se decía "Es la economía, estúpido".

Así la discusión sobre elementos teóricos-pedagógicos del actual sistema educativo venezolano no suele ser cuestión frecuente, se les escapa a todos; lo básico es sobrevivir, ¿qué responderá Maduro y sus colaboradores? No ha podido construir una "épica" universitaria, como recomendara en general días atrás Óscar Schémel al ministro de comunicación poeta Alfred Nazaret, aunque recientemente Maduro volvió a ponderar la importancia de la Misión Sucre que ha logrado llevar la posibilidad de profesionalizarse a la gente hasta en los más apartados municipios del país, (municipalización de la universidad llaman a eso).

Aunque allí el reto siempre viene a ser la dotación didáctica, bibliotecas actualizadas, conectividad de los equipos electrónicos, laboratorios y talleres para las ciencias experimentales o labores de aplicación, entre otros. ¿Sino cómo van a estudiar veterinaria, electricidad o mecánica en la Aldea Universitaria del municipio Urdaneta, estado Lara, en el centro occidente de Venezuela, por ejemplo?

La calidad de los procesos educativos, pues, así como la idoneidad de los docentes-colaboradores resultan variables o atributos importantes. Y, en consecuencia, todo ello repercute en la cuestión de la calidad, entendida como su relevancia científica-técnica y pertinencia social; por demás, tampoco ese docente-colaborador de Misión Sucre puede vivir de los estipendios que recibe, ¿comprenderán eso el presidente y sus ministros?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 888 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: