Docentes mayores de 60 años no deberían regresar a los salones de clases

"Todo el que recuerda su propia educación, recuerda a sus maestros, no los métodos o técnicas. El maestro es el corazón del sistema educativo": Sidney Hook

La humanidad es como es, porque hay educadores formando a las nuevas generaciones. Es por eso que, a lo largo de la historia, muchas importantes figuras nos han dejado como legado reflexiones para maestros que supieron calar en sus mentes y corazones.

Desde su aparición en Diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan, el brote del nuevo coronavirus COVID-19, ha generado una alarma de salud pública a nivel mundial. No se puede negar que para la ciudadanía la información puede resultar contradictoria. Y para el sector educativo universitario es la paralización de la transmisión y generación de conocimiento.

En el mundo existen contagiados: 17.603.864; recuperados: 10.344.084 fallecidos: 679.633

Cualquier persona corre riesgo de contraer COVID-19 si se ve expuesta al virus. Algunas personas tienen mayor probabilidad de enfermarse gravemente que otras, lo que significa que pueden necesitar hospitalización, cuidados intensivos o asistencia mecánica que las ayude a respirar (respirador), e incluso algunas podrían morir. Todos los días aprendemos un poco más acerca del COVID-19 y, a medida que haya más información disponible, la OMS continuará actualizando y compartiendo la información acerca de los factores de riesgo de enfermarse gravemente.

Al conocer los factores que hacen que usted corra mayor riesgo, puede decidir acerca de qué tipo de precauciones tomar en su vida diaria.

Los más afectados por la presencia de este virus son las personas de la tercera edad, o sea, profesionales con calidad y mayor experiencia.

Las universidades deberían implementar un esquema de alternancia para ser aplicado en algunas secciones de estudiantes y que los docentes mayores de 60 y aquellos que tengan preexistencia de enfermedades no regresen a los salones de clases. Y olvidarse un poco de las actividades académicas presenciales, del marcador y de la pizarra acrílica. Quedarse en casa y realizar la actividad docente a través de la tecnología digital no es mala idea y se puede desarrollar más experiencias de la formación y el aprendizaje en línea. Manifestaba Joyce Meyer que los profesores como forjadores de almas jóvenes, pueden cambiar vidas con la mezcla correcta de tiza y desafíos.

USO DE LA TECNOLOGÍA DIGITAL PARA LA ENSEÑANZA Y EL APRENDIZAJE

La tecnología combinada con el talento de los docentes crea entornos de aprendizaje diversos. Su uso en la educación transforma los modelos de aprendizaje lineales y tradicionales en modelos innovadores, interactivos y personalizados, que mejoran el proceso educativo.

Siempre se puede aprender algo nuevo, la experiencia de profesores mayores de 60 años con las clases en línea es fantástico. Sin duda, Paulo Freire ha inspirado el trabajo de más de algún docente y hoy no será la excepción. Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear posibilidades para su producción o su construcción. Quien enseña aprende al enseñar y quien enseña aprende a aprender.

"Mientras enseño continúo buscando, indagando. Enseño porque busco, porque indagué, porque indago y me indagó. Investigo para comprobar, comprobando intervengo, interviniendo educo y me educo. Investigo para conocer lo que aún no conozco y comunicar o anunciar la novedad."

El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas.

Al igual que en otras esferas socioeconómicas, en la educación, las empresas tecnológicas son importantes actores en el espacio de las TIC y la educación. Ellas proporcionan ‘servicios educativos basados en las TIC’ a las instituciones de educación, a través de los contenidos digitales y el profesorado en TICs.

Dado que su contenido digital puede reproducirse fácilmente en los centros educativos, se lo considera una solución para las necesidades de contenido a gran escala del sistema de educación pública.

Sin embargo, este proceso generalmente conlleva a que el profesor siga siendo un "consumidor" de contenidos creados en otros lugares, y que este "contenido digital" se una al libro de texto que el departamento de educación del Estado produce para todas las universidades.

A fin de garantizar que las TIC se utilicen para empoderar a los docentes y las universidades, es esencial adoptar tecnologías libres y abiertas.

Impartir clases virtuales y reuniones, se nos puede venir el mundo abajo; nos podemos sentir inútiles por primera vez en educación. Pero el uso de las aplicaciones y sitios web, es una oportunidad para aprender algo nuevo. Y nos brinda muchos beneficios.

En verdad, nuestro papel como profesor, al enseñar cualquier contenido, no es solamente esforzarnos por describir con máxima claridad la sustantividad del contenido para que los estudiantes lo asimilen. Nuestro papel primordial, al hablar con claridad sobre un tema, es incitar al estudiantado para que él, con las herramientas que ofrecemos, produzca la comprensión del objeto en lugar de recibirla, integralmente, de nosotros.

CON LA EDUCACIÓN ONLINE ¿VALE LA PENA ESTUDIAR EN UNA UNIVERSIDAD?

Con esta contingencia del COVID-19 las instituciones de educación universitaria han estado llevando todas las asignaturas de forma online, a través de correos, Whats Apps, Zoom, Classroom, Microsoft Team, etc.

Los estudiantes manifiestan que las carreras por internet no tienen el mismo reconocimiento social que una presencial. No se toma muy en serio a quien estudió a distancia, especialmente en carreras como la ingeniería.

Si bien tiene la ventaja de que pueden estudiar desde la comodidad de su casa, hay algunas desventajas:

Hay más trabajos en línea que en presencial.

  • Tienes que aprender por tu propia cuenta y no hay un profesor explicándote. Se aprende más fácil yendo a un aula de clases real.

  • Hay más distracciones en casa y procrastinación.

  • Una mala conexión a internet puede costarte la evaluación, así como otras fallas técnicas.

  • No socializas. Es demasiada la carga de tareas y lo que tienes que estudiar que no tienes tiempo de salir de casa. Al menos en la escuela puedes platicar en las horas libres con los amigos.

La socialización es el proceso por medio del cual las personas adquieren conductas, creencias, normas morales y motivos que son el objeto del aprecio de su familia y de los grupos culturales a los que pertenece.

La educación no cambia al mundo: cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4057 veces.



Héctor Yi Durán

Ing. Luchador Social

 hectoryi@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Yi Durán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Yi Durán

Héctor Yi Durán

Más artículos de este autor


Notas relacionadas