¿COVID-19 "oportunidad" para una mejor educación en el mundo?

"Antes de la COVID-19, la educación ya estaba en crisis. Ahora nos encontramos ante una crisis educativa cada vez más profunda y que puede crear aún más divisiones" afirmó Robert Jenkins, Jefe de Educación de la UNICEF.

Según Jenkins, quien es Director Asociado de la División de Políticas y Estrategias de la UNICEF, "el acceso a la tecnología y a los materiales necesarios para seguir estudiando mientras las escuelas permanecen cerradas es notablemente desigual".

No hay que ser expertos ni especialistas en materia educativa para saber que el cierre masivo de escuelas, a partir de marzo de 2020, ha afectado especialmente a los más pobres del mundo y viene a ensanchar la brecha entre quienes han podido seguir accediendo a la educación en plena pademia y quienes definitivamente dejaron de hacerlo.

Nadie puede soslayar que no sólo cerraron las escuelas, sino que buena parte de las labores económicas se han paralizado y que millones de familias se enfrentan al drama de cómo garantizar la subsistencia a su prole.

A pesar de los esfuerzos que intentan hacer los gobiernos por garantizar el acceso a la educación en los sistemas de educación a distancia que se vienen improvisando las desigualdades sociales no se pueden ocultar. El acceso a las tecnologías de comunicación es limitado en vastos sectores de la población del mundo. Esta brecha no se podrá superar en cuestión de meses, en muchos casos no es temerario afirmar que podría suponer décadas.

Llama la atención el "optimismo" que se desprende de Informe del Banco Mundial del mes de mayo COVID-19: Impacto en la Educación donde se hacen afirmaciones que parecen sacadas de manuales baratos de autoayuda y superación, tan de modo en los tiempos que corren. En dicho material se hacen afirmaciones como la que citamos a continuación

"…si los países reaccionan con rapidez para apoyar el aprendizaje continuo, pueden mitigar el daño e incluso convertir la recuperación en una nueva oportunidad…"1

El mundo sin duda está condenado a la transformación radical después de la COVID-19, pero llama la atención cómo se espera que los países más atrasados y con menos posibilidades de enfrentar la crisis sanitaria que supone la pandemia, en África y Latinoamérica, podrían comenzar a "hacer mejor las cosas". El informe del Banco Mundial no aborda el espinoso tema del financiamiento que requerirá la incorporación de las tecnologías al campo educativo. Parece un asunto de mera voluntad de quienes gobiernan. Como si los niveles deficientes que presentan estas sociedades en educación dependieran exclusivamente de la mala voluntad de sus gobernantes.

Cerramos estas reflexiones con una extensa cita del informe donde parece estar la solución al problema de la educación

"… la planificación de un futuro mejor debe comenzar ya. Incluso a medida que los sistemas enfrentan el periodo de tiempo en el cual las escuelas permanecen cerradas, deben comenzar a planificar de qué manera se gestionará la continuidad cuando las escuelas reabran y cómo se mejorará y acelerará el aprendizaje. El principio rector debe ser utilizar todas las oportunidades que se presenten en cada etapa para hacer mejor las cosas. Al aprender de las innovaciones y de los procesos de emergencia, los sistemas pueden adaptar e implementar las soluciones más efectivas. Al hacerlo, pueden convertirse en sistemas más eficientes, ágiles y resilientes. Una visión y una acción proactiva ayudarán no solo a reducir el daño que cause la crisis actual, sino que podrían convertir la recuperación en crecimiento real. Las sociedades tienen una verdadera oportunidad de "reconstruir mejor". Deben aprovecharla"

  1. http://pubdocs.worldbank.org/en/143771590756983343/Covid-19-Education-Summary-esp.pdf


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 609 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: