El techo caído en la UCV y la crisis de techos en Venezuela, según Chela la Ñeca

Mamanta, estoy ahora leyendo la obra de bulto.

Epa Chela, cuál bulto.

Mamanta, ese que le echa bastante paja a Trump.

Chela, no es bulto, es Bolton

Bueno Mamanta, no importa mucho el nombre, lo importante es el detalle. Sabes Mamanta, que al decidirme a leer esta obra en inglés, me di cuenta de una vaina.

¿Que vaina Chela?

Mamanta, esta obra, es como una tapara de humo, que va servir para estar ahora por mucho tiempo discutiendo que Bolton y Trump son unos grandes carajos, cosa que todo el mundo sabía, pero que ahora, hay que ponerse realizar análisis y hablar bastante para así olvidarnos de otros problemas. En verdad Mamanta, me puse a leer esta obra porque a veces estoy sin hacer nada, pero yo me imagino (sin necesidad de leer el libro), la cantidad de porquería que Bolton tiene en su cabeza. ¿Me entiendes Mamanta? Calcula porque sostengo que el libro de Bolton es una totuma de humo?

Más o menos Chela; más o menos.

Mamanta, pero lo genial es que a medida que iba leyendo esta obra en inglés, que ya voy perfeccionando, me encontré que la obra tiene un tremendo parecido con el techo del pasillo que recientemente se desplomó en la UCV. Ese techo caído, también debe verse como una totuma de humo.

Mire Mamanta, me puse a leer las "opiniones" que ha generado la caída del techo del pasillo que conduce a la facultad de humanidades y la escuela de ingeniería de la UCV y me encontré con muchas vainas. Me asombró Mamanta, la cantidad de análisis "revolucionarios", que descuartizaron ese desplome. Hay otros desplomes que están en el limbo para muchos "revolucionarios" y no se analizan.

Leí opiniones de una banda y opiniones de la otra banda y me asombré de los parecidos analíticos. Me asombré de ver mentes gemelas procesando la caída del techo del pasillo con la misma lógica. La única diferencia entre estas mentes gemelas con patrón de "entendimiento" igual, era el lugar desde donde cada grupo ve la caída del techo.

Para mentes con mucha goteras, el techo se cayó y el responsable es el dictador Maduro que perturba la labor de una rectora con un ADN sobradamente democrático. Estos techos como de cartón, se les olvidó eso de la autonomía y los hechos de corrupción que miembros de esta banda le cargan a las actuales autoridades.

Para la otra banda que también tiene goteras, la culpable es la vitalicia rectora, que se ha sembrado en la UCV para, hacer de la casa que vence la sombra, la casa de la oscuridad. Fíjese Mamanta los parecidos: Dictador y vitalicia, es como la misma vaina.

Para unos, Maduro es un dictador, pero Guaidó es un líder democrático que lo cogieron en una calle de Caracas. ¡Me entiendes Mamanta?

Más o menos Chela.

Para unos Mamanta, que tienen sus goteras, cuyos techos pueden desplomarse en cualquier momento, el gobierno ofrece la recuperación, que efectivamente, es la mayor obra del gobierno de Maduro. Recupera para volver a recuperar.

Unos y otros con sus goteras en sus techos de cartón, ven las dictaduras que desean ver. Vitalicia es la rectora que en verdad agarró el cargo y la autonomía sólo para ella. No son vitalicios los cargos de altos funcionarios públicos que ya tienen el mismo tiempo que la rectora de la UCV.

Fue muy lamentable que el techo del pasillo que conduce a la Facultad de Humanidades se haya caído. La autonomía y la gestión de una mujer (única) que ha sido concebida y parida por un hombre, tiene su grado responsabilidad, aunque unos techos de cartón, se empeñaron en explicarla con otra razón. Maduro, es posible que tenga la suya. Es más lamentable creo yo Mamanta, la cantidad de techos con goteras que tenemos. Esa si es una crisis profunda y muy hueca.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI