La educación que necesitamos para entrar en el futuro

"Lo que necesitamos es imaginación, pero imaginación encorsetada en la terrible camisa de fuerza que es el conocimiento"

Richard Feynman

Es aquella que se libere del dogmatismo y la estrechez curricular positivista y viva el proceso de enseñanza aprendizaje como un feria permanente de investigación e innovación. Aquella que se sacuda la pereza cognitiva y ejerza el esceptimo y el asombro en la construcción del conocimiento.Una que destine todos los productos de su indagaciónes cientificas, tenológicas y artísticas incluyéndo el pensamiento mítico al servicio del buen vivir. Que despliegue toda la capacidad creadora de la imaginación en el diseño de modelos futuros posibles y deseables, donde las diversas culturas que se han desarrollado y habitan el planeta no se vean como extrañas sino como la necesaria y feliz diversidad. Una que asuma como patrimonio propio todas las ingeniosas creaciones del pensamiento.

Evidentemente, para practicar una educación así se requiere una sociedad dispuesta espiritualmente a desear vivir en el futuro liberándose de este presente de crísis destructivas ciclicas, repleto de plutocracias y burocracias avaras y entorpecedoras de utopías, como de dogmatismos inconmovibles. La posibilidad de una educación así hay que hacerla pública no seguirla ocultando o descalifarcarla como una alucinación de mentes ultras. Es urgente que los congresos pedagógicos discutan este tema.

A la lógica neocolonialista de la civilización del capital le aterrá un futuro imaginado y planificado por el común de la gente, porque se derrumbaría su más cara herramienta de dominacíón; la alienación. Y hará lo imposible por encontrar la forma y las retóricas -tiene siglos consiguiéndolo- para seguir imponiéndo matrices epistémicas funcionales a su naturaleza depredadora del tiempo humano.

Debe tenerse siempre presente que la educación es un flujo y reflujo de opiniones y prejucios en conflicto, un campo de confrontación político y epistemológico. En élla, y más concretamente a la escuela y al currículo se trasladó todo el debate que se dio en la modernidad donde se impuso la racionalidad técnica, el liberalismo y el positivismo, pilares ideológicos fundamentales del industrialismo capitalista entre los siglos XIX e inicio de los XX. La disputa es por la institucionalización del método único y correcto. Son confrontaciones en el marco de la relación sociedad escuela. Anibal Ponce puede ilustrar más ampliamente al respecto en su conocida obra," Educación y Lucha de Clases".

La educación que requerimos para entrar al futuro debe asimilar, estudiar e integrar todo el avance cientifico que se viene dando en distintas disciplinas del saber la genómica, la cibernética, la teoría de sistemas, los descubrimientos en neurociencia y psicolingüistica, los plantemientos de la teoría del caos, de la bioética y de la ecoética, el materialismo dialéctico etc. teorías sin las cuales no lograremos asir el Hilo de Ariadna para entrar al futuro.

PD: Por supuesto, debe incluirse mejorar mucho más la situación laboral de los educadores y educadoras.

arnaldo.aguilar@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 899 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnaldo Aguilar Dorta

Arnaldo Aguilar Dorta

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a265482.htmlCd0NV CAC = Y co = US