Dos ministros y otras pendejadas

Nos parecen extraordinarios los nuevos mecanismos de protección social al magisterio venezolano anunciados días atrás por el presidente Nicolás Maduro ( Ver: Maduro aprueba recurso para postgrado de los docentes, www.eluniversal.com, 15 Ene 2018; VIDEO Presidente Maduro ordena iniciar discusión del contrato colectivo del sector educativo, www.aporrea.org, 17 de enero de 2018; Maestros contarán con uniformes, medicamentos y Mi Casa…rnv.gob.ve/maestros-contaran-con-un…; www.aporrea.org).

Justa expresión, creemos, de un gobierno de amplia sensibilidad social pero que se ha dejado por fuera a los trabajadores universitarios, ¿cómo habrán de corregir semejante pifia o es que éstos constituyen grupos tan selectos y especiales que no son susceptibles de tales beneficios? Los lectores, si es que hay lectores, de estas líneas se encontrarán con unas reflexiones sobre estos asuntos o más bien unas dos o tres pendejadas, dado que los destinatarios óptimos no se sentirán aludidos, de tan altos jerarcas que son e iluminados por "Batalla de las ideas".

Aunque este gobierno ha tenido que capear un contexto marcado por la "estanflación" debido tanto a errores internos en el diseño e implementación de políticas económicas con fines de redistribuir la riqueza, pero la irrupción de corrupción de seudo-revolucionarios y prácticas de mala fe por parte de comerciantes inescrupulosos favorecidos con divisas oficiales. En fin, guerra económica que ya muy pocos se atreven a negar, cuya expresión más concreta es la escasez y agresión externa en los planos económico y político. Cuestión que en ese mismo ámbito internacional manejan la OEA, y USA por su intermedio, la CEE y su Parlamento; de tal suerte que ha sido un fenómeno sin precedentes en la historia contemporánea de Venezuela. Pero todo lo anterior no ha llevado a que el Ejecutivo olvide al magisterio venezolano, según la propaganda oficial que padece un "estrés ambiental" como dice cierto discurso gerencial, aunque ello también es un reconocimiento de que cada aumento salarial se vuelve sal y agua en un tris, merced la inflación y la especulación.

Así, pues, volviendo al punto central de este escrito, nos agradan esos anuncios de protección social al magisterio venezolano, tal vez porque fuimos no hace tanto: Docente de Aula, 1° a 6° Grado durante diez años en comunidades rurales (municipio Urdaneta, estado Lara, en el Centro occidente de Venezuela, de 1995-2005); en cambio, ¿y será envidia o tristeza por el bien ajeno, supra valorando la valía personal y subestimando al otro?; nos sorprende que el Gobierno Bolivariano, conducido ahora por Maduro y su equipo de colaboradores, herederos del legado de Chávez, que no haga ningún anuncio para la protección del profesorado universitario, como hemos dicho ya. ¿Obedece ello a las peculiaridades de las instituciones de "Educación Superior"? ¿U obedece más bien a las características personales de los dos ministros encargados de ambos subsectores de la educación en Venezuela hoy en día?

¿Es por ésta y otras "pendejadas" de tenor político-electoral que a las diversas comunidades universitarias se les "ningunea", dado que en las últimas décadas no garantizan altos caudales de votos revolucionarios? Ello porque dizque fueron "asaltadas" en los años de 1980, 1990 y 2000, cuando las teorías neoliberales penetraron en la academia y se impusieron tanto en las cátedras como en los pasillos y café ideologías de la derecha apátrida, cuyos retoños son de irreductible espíritu pitiyanqui y los llevaría a horrorizarse si el Estado y su gobierno actual llegara a ofrecerle ofertas de asistencia social antes aludidos.

Más aun, cabría preguntarse: ¿por qué se pudiera reaccionar en forma tan pendeja tanto por parte de los ministros del ramo universitario o los miembros de tal comunidad universitaria? ¿Es que somos o nos hacen ver como una punta de pendejos engreídos? En previsión con respecto a la observancia de la desconocida ley contra el odio, El Larousse Enciclopédico (1982) viene en auxilio y señala que pendejo: "Es voz que debe evitarse" (p. 785), ello tal vez porque sus otras acepciones son procaces o impúdicas. Aluden al "… al pelo que nace en la región del pubis// Fam. Hombre despreciable o cobarde// Mex., Col., y Chil. Hombre estúpido o tonto" (ídem). Por su parte, el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia (1992), como si fuera poco lo anterior dicho agrega que pendejo alude a "… persona de vida licenciosa" (p. 1566, Tomo II), entonces: ¿cuál de tales acepciones aplica para el caso que nos ocupa?

En Venezuela, y valga la digresión, de tomar en serio a Isaac J Pardo que tiene libro en tal sentido, "Esa palabra no se dice" (Monte Ávila Editores, Caracas, 1978). Pero fue el Dr. Arturo Uslar Pietri (Caracas, 1906-2001) quien dio a la palabreja de marras puerta franca en contextos más formales, (El Nacional, Caracas, 16 de mayo de 1989) aunque ya era de uso común en cualquier animada tertulia; aunque su pragmática atiende a una cierta marcha contra la corrupción que encabezara, entre otros, el recordado humorista, pintor y caricaturista de gran ingenio, don Pedro león Zapata (La Grita, estado Táchira, 1929-Caracas, 2015), llamada "Marcha de los pendejos"; así se puede leer en una fuente electrónica: La ‘marcha de los pendejos’ reivindicó la honestidad de los… 17 Jun 1989… La denominada marcha de los pendejos resultó ser todo un éxito por la numerosa concurrencia que participó el pasado jueves por la tarde en la primera manifestación que se realizara en Venezuela y tal vez en el mundo… www.elpais.com; marca que hasta una canción tuvo cantada por el grupo musical "Un solo pueblo" (Letra de La Marcha de los Pendejos de Un solo pueblo, www.musixmatch.com/es7letras/Un-Sol...).

Así se pudieron reunir un buen número de figuras intelectuales considerados "La conciencia nacional" o "Notables", que denunciaron en su momento la falta de probidad en el manejo de la hacienda nacional o moral pública y el epifenómeno era la inversión de valores (el famoso "Mundo al revés" del gran Eduardo Galeano) y, en tal contexto, la honestidad en el manejo de "La cosa pública" sería sinónimo de pendejo; ya que la viveza criolla, esa misma actitud que hoy revolotea entre tanta gente del pueblo llano que se volvió pájaro bravo, bachaquero y demás, sentencia alevosamente que: "Yo no pido que me den, sino que me pongan donde haiga". Imaginario social que pervive del pasado semi-colonial hasta el presente de supuesto pensamiento descolonizado, pero ha sido una mentalidad cuajada en la piel venezolana que ya no asombra, sobre todo en la PDVSA roja, rojita y otros entes de la administración púbica.

Lo anterior no aplica en sentido estricto al asunto que queremos tratar aquí, sino en la otra acepción de su antónimo, a saber, "ponerse las pilas". ¿Por qué decimos eso en el caso de un hipotético y medio pendejo ejercicio comparativo entre el desempeño más reciente de los dos flamantes ministros de educación que nos gastamos en Venezuela?, (que más bien deberían fusionarse y ahorrar algún dinero en burocracia y así evitar molestias por la deficiencia de uno y las iniciativas novedosas de otro, sobre todo a quienes somos dependientes de uno u otro ministerio). Véase, el ministro de la Cartera de Educación Universitaria, tan bien intencionado y todo, pero no da muestras de ninguna iniciativa relevante como medida de protección al talento humano de las casas de estudios, no arriesga nada. Contrariamente, el otro es muy "pila".

Así, es del todo notorio y comunicacional que el ministro de educación primaria, bachillerato y/o formación técnica media general es muy diligente, pues una vez que el presidente Nicolás Maduro decreta un aumento salarial, de inmediato lo paga a sus maestros y profesores, empleados y obreros. En cambio, el ministro de educación universitaria, ciencia y tecnología, sí paga esos mismos aumentos. Pero dos o tres semanas o aún meses después. ¿Quién lleva la delantera, entonces, en ese desempeño si uno es lo suficientemente ocioso y pendejo para hacer un ejercicio comparativo?

El caso es que el ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, sea por las razones que sea, en verdad no ha sido diligente a la hora y punto de procesar la entrega de los recursos financieros a las universidades a través de la Oficina de Planificación Universitaria, OPSU, u otro ente burocrático del Estado, se argumenta entre autoridades, para el bendito pago de los aumentos salariales o cesta ticket que realiza el Ejecutivo. Sino que es licencioso o se hace el "pendejuano"; y poco importa si lo es o no, porque bien puede tener infinidad de excusas. Todas inválidas, ya que si a ver vamos: ¿por qué sí lo puede hacer el ministro Elías Jaua en el Ministerio del Poder Popular para la Educación, ministerio que se decía era o es un "Monstruo" de no sé cuántas cabezas?

Así que el aumento del 40% de las tablas salariales y de 30% de la cesta ticket, ya cancelados a los docentes, empleados y obreros del MPPE, brilla por su ausencia días posteriores a su oficialización en gaceta en todas las universidades del país. Ello se dirá debido a que la burocracia estatal y de las universidades mismas consume la gestión del compañero Hugbel Roa y toda esa pléyade de rectores son todos opositores y de continuo echan la burra para el monte. Pero, más allá o más acá de lo que pueda explicar la inobservancia inmediata en la aplicación de los decretos de aumento salarial y bono de alimentación, en realidad hay otra cosa: se expresa en esa y otras medidas de protección social al magisterio nacional venezolano, que la prioridad está puesta en los niveles de Educación Primaria y Media General; en cambio, el subsector de la llamada antiguamente Educación Superior, no le fue ofrecido ningún plan de atención social.

Será porque la cosa es más compleja ahí y subsiste una especie de desdén, además de un paralelismo entre universidades autónomas y experimentales tradicionales y universidades experimentales de nuevo tipo. A través de Misión Sucre, UNEFA, UBV o Alma Mater ha crecido el acceso de la juventud al tercer nivel o pregrado universitario. Pero, para no ser completo no existe unidad de mando y predomina el régimen de la desconfianza, sólo una vez ofrecieron la Misión Vivienda y Mercal pero eso se quedó ahí. Puras promesas para los universitarios, incluso creo que eso apareció tanto en la primera como en la segunda convención unitaria de los trabajadores universitarios.

Lo cierto es que en unas y otras ofrecen los mismos estudios desde pregrado, maestrías y doctorados, creando así tal confusión que ya no se sabe cuál es cuál en materia de calidad y mejor posición en el ranking internacional de la educación universitaria en Venezuela; a ello hay que agregar que, por tal barullo, el mencionado ministro ni atiende a unas ni a otras, en consecuencia: deja pasar y deja hacer. Hay que decírselo, aunque se moleste, pero tiene a su favor el hecho que ellos no leen esta web alternativa por ser de gente crítica o dirigida por el chavismo alternativo. Además, Hugbel Roa anda en realidad por estos días muy ocupado con los mineros digitales y hablando de otras cosas, menos de una de sus tareas fundamentales como es la educación universitaria como un todo. ¿qué tendría decir también la flamante FTUV?

Contrariamente, es del todo evidente que el ministro Elías Jaua le lleva una morena. Se ha visto con mayor eficiencia y con iniciativas, repetimos: ¿es la personalidad de cada cual lo que influye o la prioridad que asigna a uno u otro subsector educativo el Gobierno Bolivariano? Al respecto no creo que alguien se moleste en responder semejantes interrogantes. Qué vaina camarada presidente Maduro: ¿cuándo va a ofrecer programas como Mi casa bien equipada a los trabajadores universitarios, créditos, uniformes y otros beneficios o es que desde este sector los van a rechazar?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1612 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a258585.htmlCd0NV CAC = Y co = US