Se requieren Universidades que concilien la Academia, con Las Sabidurías de los pueblos

Al analizar el estado de desasosiego que vive el mundo, por las evidencias que muestran los diferentes medios publicitarios. Con una somera investigación se ha demostrado que un alto porcentajes de eventos noticiosos, son falsos. Esto indica que también los procesos de modelaje comunicacional, que se han creado a través de siglos están sufriendo un resquebrajamiento, en los principios y valores espirituales; que incentiva a la investigación. Donde en la actualidad, son escasos los medios de publicidad que alcanzan el consagrarse; soportado por un proceso de certificaciones, que también han perdido la credibilidad. Porque los que las implementan han sufrido desviaciones, presionado por el temor de perder lo que siempre han añorado; no trabajar o trabajar poco, para obtener máximas ganancias.

Organizaciones que diseñaron en el mundo, los procesos de comunicación centrando las actividades y eliminando las posibilidades que generarán disidencias, erigiéndose como actores y generadores de verdades. Lo cual se puede inferir, que para satisfacer los deseos, consideraron a los receptores del servicio, como replicadores paramétricos. Es por eso, todos los esfuerzos que desarrollan, para evitar las uniones de los pueblos. No obstante, en pleno Siglo XXI las acciones reivindicativas de los pueblos, ha permitido el incremento de la profundidad conceptual, en un nivel en que los momentos desintegradores generan efervescencias políticas, con acciones desmedidas, por los que creen que con violencia, pueden conservar el poder y recobrar los espacios perdidos.

En la historia se confirman que hombres con criterios, honestidad y principios, direccionaron medios comunicacionales. Conscientes en desarrollar productos, con alta aproximación de la verdad, trabajaron muy duro y se les reconocen los esfuerzos. Sin embargo, fueron muchos los hijos, que extendieron la pasantía de vivir sin trabajar. Y al darle el destino la oportunidad de dirigir las empresas de los padres, han cambiado los principios, para mantener o incrementar las riquezas, mediantes artes reñidos con principios idóneos sociales. Esto se observa a lo largo y ancho de los pueblos latinoamericanos y caribeños. Al perder las perspectivas, se han empecinados en unir esfuerzos para neutralizar todas las iniciativas, que favorezcan a una mayoría, que lucha por consolidar los derechos.

El afán de los pueblos de lograr mejorar el sistema de vida, se han profesionalizado actores y opositores. Actores, que buscan orientar a una mayoría en camino que conduzcan hacia la verdad. Y los opositores, que al ver mermado la capacidad convocatoria, deciden transitar por los caminos que los alejan de la verdad. Y para consolidar las probabilidades de acceder al poder, se han colegiado, donde la política es el común denominador. Con ellas se consagran, componendas y mafias, que desafían lo instituidos, como idoneidad profana. Por contar con ciertos medios de comunicación, que les lavan la cara. Aunque cada dia que pasan, se hace más difícil, por iniciativas populares.

Un sistema diseñados para que los meritocráticos, suban la escaleras del desarrollo; que todavía una porción apreciables minoritaria, que defienden hasta con la propia vida, con vehemencia y orientando las inquietudes, para lograr, un estatus quo impulsados por núcleos familiares que cuentan con recursos necesarios, para incentivar los sueños. Con riesgos, propios de los que se quedan sin dinero y no tienen la creatividad necesarias para recuperarlos. Con factores de controles, con un desprecio hacia la pobreza, por diversas razones: 1. Para que no le recuerde el pasado. 2. Porque le da terror la pobreza y 3. Cuando no ve las posibilidades a corto y mediano plazo, de lograr las metas que se han propuesto.

Siempre habia creido, que la clase media «agrupados preferencialmente alrededor de los medios comunicacionales » dan énfasis el cultivar las aptitudes y actitudes. Sin embargo, las experiencias han indicado, que las Sabidurías, están más cerca del camino que conduce hacia la verdad. Mientras que los conocimientos, sólo mediante la profundización conceptual se puede acercar al ansiado camino. No obstantes, para concluir, el desarrollo tiene que descansar sobre dos pilares fundamentales: Las Sabidurías y la profundidad conceptual de los conocimientos; la primera como táctica y la segunda, como estrategia. Esto indica, que se hace necesario una conciliación entre la Academia y Las Sabidurías; en una unión perfecta para lograr un desarrollo integral.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 942 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: