"El infeliz articulo de Aporrea"

A doce años de la Universidad Bolivariana

Hablemos de infelices e infelices, en particular de"El infeliz artículo de Aporrea" escrito por el profesor ….como se llama, --pidiendo ayuda a una profesora, --Alexander Acosta", así fue calificado por el Director David Morillo, de la Universidad Bolivariana del eje político Cacique Mara, (Maracaibo), refiriendo hoy, 27-07-2015, en una Asamblea Pública de trabajadores universitarios, en el Salón Auditorio Carlos Marx, bajo unas condiciones inclemente de calor, dado que el sistema de los aires acondicionados de la institución no funcionan, en dicha asamblea llamada para tratar el tema de la Inseguridad por la que está pasando la institución y que tiene a las autoridades preocupadas en virtud de los robos sostenidos más reciente del cual ha sido víctima la universidad para las cuales trabajamos. Así que nuestro tema es en verdad, la infelicidad, puesto que hay infelices e infelices dirigiendo la Sede.

"El infeliz artículo de Aporrea" a quien se refirió el director David Morillo fue publicado en Aporrea en fecha 20-07-2015 titulado "a doce años de la UBV-Zulia, la deuda de la calidad no se ha saldado", antes de comentar el artículo debo decir que el distinguido académico doctor Morillo, egresado de la Universidad de la Habana, sin ánimo de desmeritar la reputable Universidad al no tener más argumento como sostener la gestión que lleva y cuya fotografía se puede leer en "el articulo infeliz", tratando de desviar el tema de discusión, el de la Seguridad y al peor estilo de su persona, decide calificar el artículo de Aporrea de "Infeliz" en plena asamblea universitaria, además a su autor de reputar de "infeliz", al profesor "Alexander Acosta".

En ese momento sentí, la cacería política de una gestión que lejos de preocuparse realmente en estos 12 años de los problemas acumulados, opta por la persecución personal, violando derechos constitucionales de libertad de expresión, en el derecho de disentir, así como a la libertad y la critica, al parecer este caballero, no respeta los estilos de Maduro ni de Chávez, cuantas cosas peores no se dijo de estos honestos líderes y de la revolución bolivariana, y ni siquiera levantaron palabra alguna para no someter a ciudadano (a) alguno (a) al escarnio público a sus disidentes, pero eso, en la UBV Zulia, no es posible, le añadimos a esos doce años, al expediente de la gestión del señor Morillo quien en un estilo de intolerancia se rasga la vestidura rojita dizque para defender la revolución en las condiciones en que se halla la UBV Zulia, y que en defensa propia lo llama "el infeliz artículo de Aporrea".

"El infeliz artículo de Aporrea" calificado por Morillo, en él se recorre un conjunto de problemas universitarios pendientes, no solo de infraestructura, sino también cuestiones académicas vinculadas al conceptualización de la Universidad en la etapa presente de la revolución, es decir vinculado al desfase ideológico y político del Primer y Único Plan Rector que hay en la institución que no ha sido modificado luego de 12 años transcurrido, concibiendo viejas ideas, metodologías y conceptos académicos y políticos agotados en el contexto de la revolución bolivariana y socialista actual, diríase que una especie de resistencias se atrinchera dentro de la UBV a nivel de las autoridades nacionales y porque no decirlo locales, que no le han dado curso a la transformación socialista del Plan Rector de la educación universitaria bolivariana.

Asimismo; en "el infeliz artículo de Aporrea" se deja ver que no es ahora sino a lo largo de estos 12 años que la UBV Zulia no ha saldado la deuda de calidad con la comunidad estudiantil, es decir calidad que no termina de concretarse, por el déficit de equipos audiovisuales, inexistencia de laboratorios en particular de los estudiantes de hidrocarburos y ambiente, aún yacen en el olvido equipos en cajas que el mismo Director opuesto a su antecesora le espectó el no haberlo usado, aparte de los equipos de comunicación que no terminan de hacerlos operativos, en cada gestión de un ir y venir, y ninguna respuesta, bajo la mirada triste de los estudiantes que no pueden realizar sus prácticas audiovisuales en la institución.

Lejos de cuestionar estas verdades, el señor Morillo no dijo nada, solo quedó en descalificar el artículo de Aporrea públicamente y el autor de dicho artículo, ni siquiera se molestó a discutir si eran ciertas o nó las cosas que se dicen, por ejemplo la necesidad de reciclar pedagógicamente a los docentes, darles mejores condiciones de trabajo, herramientas (computadoras) de investigación, asesoría, y docencia, al punto que la misma institución del INPSASEL notificó de impropias las instalaciones para desenvolver las actividades laborales y académicas.

Así que nuestro director Morillo, debe estar infeliz por las condiciones de trabajo que dijo públicamente, queriendo someter a otros al escarnio, el mismo víctima de la infelicidad, ahogándose de calor en su propia oficina, pero él no puede o no quiere reconocer ese derecho a otros, sobre todo a personas que padecemos de tensión, o aquellos propenso al infarto, ni que diga de los salones aún contaminados por los excrementos de animales que se le debe hacer seguimiento y control de la sanidad.

Negándose a ver realidades y no la crítica, asfixiado en su gestión el director Morillo no ha negado públicamente en la asamblea ni una coma ni un punto de la situación que se describe en "el infeliz artículo de Aporrea" que expuso en la Asamblea, tratando de desviar la discusión, animado por su estilo usual de confrontación, invoca el célebre artículo de Aporrea, solo para someter a su autor al escarnio público, a la acusación, sin comentar que en él se dice verdades sobre las condiciones ausentes de investigación no solo para los docentes sino también para estudiantes, la carencias de equipos fotocopiados, libros, a tal punto que los docentes prefieren trabajar en sus hogares, y los estudiantes investigar en una biblioteca que solo de verla, por la pobreza de los textos universitario, sin archivo de consulta activo, --aunque lo tenemos, el mueble-- pero no hay profesional que lo haga, ni siquiera su coordinadora, pese a tener estudiantes becados que prestan servicios en la biblioteca, esto si es triste en lo que va de gestión del señor Morillo.

Sigamos denunciando las tristezas en que se halla la UBV Zulia, en estos doce años, que lucha por la calidad puesto que hemos heredado un saldo muy triste pese a los logros y éxitos alcanzados, no todo es felicidad de que hablar, también podemos hablar de nuestras tristezas, por eso el artículo infeliz de Aporrea, por culpa de la corrupción de direcciones y administraciones pasadas recibimos aulas sin aires acondicionados, robos de aires acondicionados, aulas insoportables de calor, --y ellos quienes eran ¿Rojitos?--, la negligencia, la desidia, el encubrimiento pero también la indolencia de quienes se rasgan la vestidura rojita, lobos negros vestidos de ovejas rojitas, y no olvidemos el cementerio de ventiladores domésticos para los salones como solución inmediata, herencia de la actual administración queriendo administrar la cosa pública y quedó como un hazmerreir con su cementerio infeliz.

Una vez más; en "el infeliz artículo de Aporrea" se mencionan no solo los actos de corrupción, también se dice del problema de vigilancia, la forma como se lleva, pongamos por ejemplo, se tienen como 65 vigilantes, todos quieren hacer guardia de 24 horas para descansar tres días consecutivos, de manera que un vigilante trabaja cinco día y tiene 15 días de descanso, diez días de 24 horas acumuladas tiene un mes de descanso, total roban en la universidad, motos sierras, video Bean, hasta una cooperativa "MI Hogar Bonito", fue saqueada, única cooperativa sobreviviente, compuesta por un conjunto de mujeres valerosas, comprometida con la UBV Zulia, prestando sus servicios de cocina, brindándole apoyo a cientos de profesores y estudiantes y trabajadores además de visitantes, cuando nadie quiere ir tan lejos a trabajar, ahora que les roban, las despojan de su únicos medios de trabajo, las dejan en la calle, y desean llamar a "licitación" para ocupar estos espacios y expulsar de la universidad a estas heroínas del trabajo ¿Qué habrá detrás de esto, me decía un trabajador?.

Infelices e infelices los hay en la UBV Zulia, me parece una bestialidad producir más infelices, por esos los hijos de los obreros que no disfrutaron de los inflables en el aniversario, ¿Qué dirá la señora directora nacional, la Rectora Hanson?, faltó información, cortesía y hasta apoyo, no podemos sostener una universidad desinformada, con el nepotismo, el autoritarismo dizque para defender la revolución, a Chávez después de muerto, el aprovechamiento de los cargos de dirección para darle oportunidad a familiares en gestiones pasadas y presentes, negligencia con los campesinos adyacentes para el trabajo conjunto, de esto habla el articulo infeliz, de la infelicidad en la UBV Zulia, sede Maracaibo.

En verdad son tantas verdades que decir que escuchando al director de la UBV Zulia, tuve que retirarme, por tanta infelicidad salida de su boca, haciendo gala de un lenguaje impropio a su nivel académico, mencionándole tres veces "el CDM" que nos tiene acostumbrado en sus discursos folclórico, es decir mentando la Madre "a cual o tal periodista" públicamente, no pude contenerme, no pude continuar escuchando a persona levantando insolencia pública en la Academia, con el lenguaje soez y vulgar que hay quienes lo de defienden o justificando que el tipo es muy "folclórico", otros dicen que le tienen envidia, que lo critican porque "es negro", pero resulta que nada de eso, ya hemos visto como maneja los asuntos estudiantiles, sin darles derecho a organizarse, acabó con las anteriores organizaciones de estudiantes, se enfrentó a ellas, no solo de palabra, al punto de decir en la Asamblea que "no tenía discurso" frente a sus argumentos, procediendo al enfrentamiento físico en persona, todos los vimos reseñados en los medios impresos de la región caer en una jardinera por enfrentamiento con estudiantes.

No creo que una institución a sus 12 años se merezca un director con tal estilo personal de manejar los asuntos universitario de la forma como en dos o tres últimos años se llevan, con las instalaciones sanitarias derruidas, solo una inspección del Ministerio de Salud las daría por cancelada, olores nauseabundo en los pasillos u oficinas, basta notar que en la misma asamblea se sentía la podredumbre que destilaban, la UBV no se merece tanta infelicidad, tanta podredumbre de gestión, están colapsando, alguien podría decir que estamos dominado por un espíritu oscurantista de bestialidad, puesto que hasta muertos ha dejado en el frente de las instalaciones. Termino con las palabras de Chávez: "Creo que las condiciones de trabajo en Miraflores deben ser emuladas por la UBV, para que no solo los muchachos (as) reciban educación con excelencia y calidad". Manos al trabajo, salvemos la Universidad Bolivariana, está preñada de buenas intenciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2529 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a211391.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO