En las esquinas también se dan procesos educativos

En el teatro Teresa Carreño con motivo del acto para la presentación de los candidatos y candidatas que optaran y ganaran las diputaciones en nuestra querida Asamblea Nacional, el Presidente Nicolás Maduro dentro de muchas otras cosas, hizo tres (3) precisiones que nos parecen fundamentales en esta nueva batalla de la Revolución Bolivariana.

El primer elemento que atacó y condenó con su habitual firmeza fue el sectarismo, el grupismo en las corrientes organizativas de los militantes del proceso.

El segundo aspecto tiene que ver con el manejo de la comunicación con la gente, no desde una cabina de radio un estudio de televisión o un colorido afiche, si no la que da el calor del tú a tú con la gente en las calles, callejones y las esquinas.

Por último tocó el tema de la vanguardia, que hay que desarrollarlo en la búsqueda de un cuadro de la revolución más integral. A estos aspectos voy a dedicarles algunas consideraciones o aportes que contribuyan a la clarificación de la magnitud de la batalla que estamos en víspera de presentar.

Lo que tiene que ver con las posiciones sectarias, creemos lo siguiente; Necesario es que en el preludio a esa contienda, se eleve el nivel de conciencia y credibilidad de este pueblo en su proceso, para que la vencedora sea la Patria que ud. candidato encarna, a la par con el fortalecimiento del partido; necesario es la unidad de todas las fuerzas que apoyan el proceso revolucionario, necesario es reafirmar el compromiso con los intereses del pueblo, abriendo y organizando todos los espacios de participación para la ejecución del combate

La batalla es por Chávez, es por Maduro, por nuestros hijos, hermanos en fin es por la Patria; entonces es fundamental la disciplina revolucionaria; si no se deponen las posiciones personales o grupales, si nos infectamos de sectarismo, la coordinación de la batalla será más complicada, ello pasa, por el reconocimiento del otro militante del proceso como sujeto histórico, político y social de esta batalla. No podemos permitir que el contrincante escale posiciones en los ni-ni, mucho menos en nuestras filas, es una sola la lucha, por ahora mantener la revolución en la Asamblea Nacional.

Si la revolución es verdadera, habrá muchas contiendas, antes o después, hoy o mañana, el combate es inevitable, los intereses de clase así lo definen; será en el escenario electoral o en otro campo, pero habrá batalla.

El Camarada Presidente Maduro insistió en el tema de la comunicación persona a persona, hay bastante experiencia en este aspecto, solo que esbozaremos algunos pasajes históricos para ilustrar esta línea de trabajo que oriento el presidente.

En los momentos más cruciales del desarrollo de la revolución, nos referimos con precisión a la conspiración manifestada con más fuerza en los paros, huelgas, marchas y guarimbas hasta el 11, 12 y 13 de abril del 2002, el papel de las esquinas calientes fue fundamental, tan necesario que esos espacios se convirtieron en uno de los convocantes a la defensa del palacio del gobierno nacional y de muchos gobernantes y funcionarios que aun teniendo serios cuestionamientos en su gestión, hubo que defender para mantener la integridad y continuidad del proceso .

Recuerdo que la poblada que se aglomeraba el día del golpe en los alrededores de Miraflores, puente Llaguno y la avenida Baralt, para enfrentar la arremetida del fascismo, éramos los que día a día u ocasionalmente nos encontrábamos en la esquina caliente de la Plaza Bolívar, ESO NO SE PUEDE OLVIDAR, creo que tenemos mucho más acumulado histórico más organizaciones populares en los callejones, en los barrios; penetrados los espacios donde se consideraba control de la burguesía; gracias a la Misión Vivienda en las urbanizaciones consideradas áreas de la clase pudiente, donde hoy habitan los reivindicados de esta revolución.

Vuelvo a lo de los espacios para el debate, la organización y la formación política de los transeúntes. Lo que más llama la atención y nos preocupa es que luego de todo el protagonismo y participación que tuvo las esquinas calientes y después de haber sorteado todo tipo de peligros; luego de haber contribuido a la estabilidad política del país, de haber ayudado a muchos candidatos a ser gobierno; esta práctica se ha dejado un poco de lado, olvidando la vital importancia que ella tiene para la profundización del debate público y la defensa de la revolución.

En la coyuntura actual se vienen observando amenazas, que están afuera del marco electoral y que esnecesario debatirlas , informarlas y combatirlas en la calle; ellas son: desabastecimiento programado, secuestros, atentados, asesinatos selectivos, descredito a la acción y política del gobierno; todo ello exacerbado con una cobertura y manipulación mediática abultada, obedeciendo esto a un plan concebido para la batalla, donde actúan actores nacionales e internacionales, sicarios y disociados, organismos financieros en completa coordinación, nada está ocurriendo de forma fortuita o aislada

Hoy más que nunca la contraloría social y las esquinas calientes, no sólo son una necesidad, son más aún una garantía de control territorial en el desarrollo de la revolución.

Ese escenario es el adecuado, desde el punto de vista de la discusión pública de masa para debatir nuestros puntos de vista, La ley Plan de la Patria, los problemas vecinales, locales, regionales y nacionales, así como fijar posición respecto a los ataques del imperio y las amenazas a nuestra soberanía, igualmente establecer las formas organizativas y los planes de acción para ACOMPAÑAR AL PRESIDENTE NICOLAS MADURO en las decisiones de estado que haya que tomar para defender junto a su pueblo aguerrido la dignidad de la Patria. Los sucesos de abril demostraron que la revolución no depende de la maquinaria partidista electoral, mucho menos de neo elites que se erigen como vanguardias institucionales alejadas del pueblo

Por ello llamamos a todos los revolucionarios a retomar sus espacios de formación y debate en las esquinas y las calles, para garantizar la información socializada, que permita tener mayor claridad y organización, a la hora tomar algunas decisiones colectivas.

Sobre el tema de la Vanguardia revolucionaria el presidente Maduro hizo severas críticas a ciertas posturas o comportamientos en las filas de nuestra revolución; atendiendo a estas consideraciones es necesario que nos asumamos todos en vanguardia impulsores y defensores del proceso. Desde luego se tendrá que pasar por ciertos parámetros que no los tenemos todos, como por ejemplo: Vanguardia es aquel que incluye, no el que excluye, es el que une, no el que desune, es el que aglutina; el que convence con sus ideas y su práctica, es el que marcha sin miedo y sin vacilación al frente de la causa que cree y defiende, es el primero en la tarea más difícil, su condición de candidato - elector es mucho más madura y consciente, desde luego entiende que las ambiciones políticas personales, la búsqueda de los cargos públicos como botín, la vanidad, la arrogancia y la persecución del poder como inclinación perversa, son ajenos a sus intereses.

En fin ser vanguardia de un proceso implica llenarse de ética revolucionaria, oír las orientaciones del soberano y del líder " el que esté perdido pregúntele al pueblo", esto no es otra cosa que oír a los que mantuvieron oprimidos, que hoy se emancipan y encuentran su expresión libertaria en la confianza depositada en su camarada presidente, esperando también depositarla en las y los designados en los circuitos para optar a las diputaciones garantes de la continuidad de la Revolución Bolivariana



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1701 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: