Reflexiones ingenuas: la casa vencida por las sombras

Podemos sintetizar la historia de la universidad como el proceso histórico de evolución de las escuelas catedralicias y escuelas monásticas que se formaron desde el siglo VI d.C. hacia la sociedad moderna, incorporando la noción de libertad académica y el otorgamiento de grados académicos como característica de la sociedad burguesa.

Las universidades, pese a su filosofía, fueron instituciones cerradas, elitistas, que evolucionaron lentamente. En América Latina, los aspectos actuales nacen con la Reforma Universitaria de 1918, extendida por toda América Latina. Serán focos de resistencia social y política frente a las dictaduras que años después asolarán el continente, de ahí que se les denomine La Casa que Vence las Sombras por su enfrentamiento a los regímenes totalitarios.

Se conoce por Reforma Universitaria de 1918, Reforma Universitaria de Córdoba, Reforma Universitaria de Argentina, o simplemente Reforma Universitaria, el movimiento estudiantil que se inició en la Universidad Nacional de Córdoba de Argentina en 1918, liderado por Deodoro Roca y otros dirigentes estudiantiles, y que se extendió luego a las demás universidades del país y de América Latina. La Reforma Universitaria dio origen a una amplia tendencia del activismo estudiantil, integrada por agrupaciones de diversas vertientes ideológicas, que se definen como reformistas. Entre sus principios se encuentran la autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición.

A pesar del sentido democrático y revolucionario, la universidad se constituye como institución educativa cuya finalidad es reproducir las relaciones de producción, desarrollar los medios productivos y las fuerzas productivas, es decir, una institución de carácter ideológico.

Con el proceso neoliberal, las universidades fueron perdiendo el carácter autonómico y se crearon institutos de carácter universitario pero con visión tecnocrática, destinadas a conformar el personal de carácter técnico que necesita la nueva forma de división del trabajo, bajo la supervisión del Estado y vista el modelo CEPALINO

El estado venezolano paulatinamente fue creando universidades experimentales cuya rectoría estaba restringida a la dirección del M.E. al igual que los IUTecnológicos y los Colegios Universitarios. Este modelo se consolidó al imponerse el modelo neoliberal con el gobierno de Rafael Caldera.

A partir de este momento la concepción de excelencia académica, devino en una universidad con una cultura clientelar, partidocrática, en una agencia de empleo de los partidos políticos. No importa el conocimiento, no importan las competencias, lo que importa es la militancia política, la fidelidad al partido.

Hoy por hoy no hay universidades de primera. Todas asumieron la cultura de la tecnocracia, la titulomanía, la concepción mercantilista de la enseñanza, el corta-pega, el fusilaje. Ya no hay investigaciones serias ni relevantes. Pocas tesis con carácter verdaderamente científico. Cobro por asesorías y tutorías, ausentismo académico tanto de profesores como de alumnos. Corrupción administrativa, académica. Degradación ética y moral. Deterioro profesional tanto en los docentes, estudiantes, personal administrativo y obrero. Compra-venta de investigaciones o trabajos realizados.

En fin, aquella universidad de cuyas aulas salieron eminentes científicos, historiadores, arquitectos con docentes de la talla de Jacinto Convit, Luis Fuenmayor, José María Vargas, Antonio María Pineda, Luis Razetti,Rafael Rangel.. De donde emergieron generaciones de aguerridos luchadores contra las dictaduras de Gómez, Pérez Jiménez, contra los gobiernos represivos de la cuarta república, tal como la generación del 28 con Gustavo Machado, Prieto Figueroa, Luis Fuenmayor , de la generación de los años 60, Toro, Fabricio Ojeda, Francisco Tamayo, quienes hicieron honor al nombre de aquella casa que vencía la sombras

Es triste ver la deformación intelectual y política en que han caído las universidades venezolanas, incluyendo las llamadas universidades rojas, rojitas como la UBV, la UNEFA. Éstas por tener en su plantilla de docentes, además de escuálidos declarados, profesores egresados de las primeras, es decir, de las tradicionales y de no haber una formación basada en principios, valores socialistas, humanistas, tal como es la visión que las identifica. Y las tradicionales, por el mercantilismo que priva en los ambientes universitarios y que paulatinamente sustituyeron la visión revolucionaria que caracterizaba los ambientes universitarios.

En síntesis, las universidades venezolanas se han convertido en refugios de la derecha, en mercados de títulos sin valor real, en lenocinios académicos, en pocilgas morales y éticas. En letrinas de las excretas de los sectores más reaccionarios y oscuros del golpismo, paramilitarismo y guarimberismo asesino.

Y los pocos reductos de docentes, estudiantes, administrativos y obreros han quedado arrinconados, acorralados por la jauría demente de los escuálidos, académicos de pacotilla, que desconocen hasta los símbolos patrios, o los lugares de la geografía y la historia venezolana.

En fín, aquellas fortalezas que durante los períodos de las dictaduras y la cuarta república constituían los puntos de referencia revolucionaria, de los focos que alumbraban el camino de la academia y la lucha revolucionaria, que VENCÍA LAS SOMBRAS, ha sido, tristemente, derrotada por las tinieblas, por el oscurantismo y la mediocridad.

Sólo queda lapidar sus residuos, encalar sus restos y levantar un edificio construido sobre bases sólidas de moral y ética socialista, con muros construidos con el saber popular y el conocimiento científico y tecnológico del progreso real, con escalones levantados por el quehacer académico profundo, y con un techo que las resguarde de la mediocridad, del mercantilismo académico, del neoliberalismo, de la globalización, de la arrogancia meritocrática, de la vagancia y la delincuencia institucional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1264 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a202205.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO