Alquimia Política

Rosa Peña, ejemplo del nuevo profesional universitario

El pasado 04 de diciembre del 2014, recibieron sus títulos de presionales universitarios de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora, Vicerectorado de Producción Agrícola del estado Portuguesa, un contingente de cuatrocientos egresados en diversas carreras; las más afines a mí, Licenciatura en Administración y Licenciatura en Contaduría Pública, del programa Ciencias Sociales, destacaron por su alegría y su sentido de pertenencia a sus respectivas carreras. Entre este contingente sobresalió la estudiante de Licenciatura en Administración Rosa Peña, de la Sede Guanare, quien le tocó leer el discurso de orden por ser el mayor promedio de su promoción.

Rosa, apostó a decir, en sus palabras, una de las posturas más gallardas de los últimos tiempos: expresar el valor social del nuevo profesional universitario. Es por esto, que he querido compartir con ustedes partes de sus palabras: “…en este honorable Acto de Grado,… lejos de hacer de él un Acto triste de despedida, hagamos de él un Acto de alegría, de fé, de convicción, de reafirmación de nuestro sentir venezolano, de nuestra identidad como seres pensantes y sobre todo, con nuestro ferviente deseo de seguir conquistando la independencia y soberanía tecnológica y científica. Muchos docentes nos llevaron de la mano en este tránsito, con algunos coincidimos y aprendimos; con otros aprendimos pero quizás no coincidimos, pero ello no resta el valor de buenos docentes, de gente con vocación, con sentido de responsabilidad y sobre todo, con un compromiso con cada uno de nosotros en hacernos profesionales competitivos, activos, críticos y sobre todo, profesionales con consciencia social.

Más adelante resalta: “Recuerdo, y sé que muchos de ustedes recordaran, las palabras de quien hoy es uno de nuestros padrinos, el Dr. Ramón Azócar, cuando nos confrontaba con el “elefante blanco” de la Tésis de Grado, cito: El discurso científico es necesario vincularlo con lo cotidiano, con las cosas que nos suceden y que pensamos que están ajenas a la academia; la academia no es una parcela de eruditos y sabios, es un lugar para interactuar, crear y hacer de cada uno de ustedes mejores seres humanos. Quienes egresan de la academia pensando que son mejores que el señor que limpia los parabrisas de los carros en las estaciones de servicio, no merecen el título que por cumplir un programa curricular se han ganado, porque carecen de humildad, de respeto a la dignidad humana. El profesional que merece nuestro respeto es el que vincula el conocimiento de la academia con la comunidad y trabaja con ella para mejorar día a día la calidad de vida de los ciudadanos. Esos son los profesionales que yo sueño cada semestre ir formando…” Fin de la cita.Y hoy que egresamos, profesor Azócar, le podemos decir con propiedad, con sentido excelso de convicción y responsabilidad, que estamos acá profesionales convencidos de que hemos llegado a un peldaño de esa academia con mayor humildad de la que comenzamos y que estamos sensibles a las necesidades de la sociedad y que vamos con nuestras habilidades y destrezas enseñadas en esta digna Casa de Estudios, a contribuir con el desarrollo de las comunidades y a conquistar el sueño de una Patria Grande como la idealizó nuestro Libertador Simón Bolívar.”

Además de lo destacado, Rosa coloca un punto especial dedicado al papel de los egresados en esa nueva tarea que les tocará llevar como profesionales universitarios: el “…compromiso del egresado con la universidad, es mucha la tarea que nos queda por cumplir; no es este Acto una despedida de nuestra Universidad, debemos coincidir en todos los espacios y proyectos en que ella nos convoque; en el rediseño del Plan Nacional de Formación Universitaria, en la asistencia técnica a las comunidades y organizaciones comunitarias; a la contribución permanente desde los gremios profesionales a mejorar la capacitación de los egresados; en fin, nos queda una tarea inmensa que no podemos rehuir y que es parte de este título que hoy nos confiere las autoridades de la UNELLEZ.

“En una palabra, concluye la estudiante, hoy Licenciada en Administración Rosa Peña, “…gracias a todos aquellos que de una manera u otra nos hicieron más transitable el camino que hoy llega a esta primera estación del título, al personal administrativo y obrero, a cada uno de los que nos motivó a llegar hasta este día, muchas gracias y tengan por seguro que con profesionalismo, entrega y gran respeto a la vida y a la condición humana, seremos profesionales para transformar en buenas noticias nuestro quehacer por la Patria y por nuestros semejantes…”

Como se puede apreciar, fueron palabras que trascendieron la elocuencia y el sentido contestatario de un profesional que se siente profundamente humano y cuya percepción del título alcanzado es para aportar a sus semejantes y no para servirse de ellos. Felicitaciones estudiantes míos, y mi gratitud a las palabras de Rosa Peña, quien se inauguró como un ser excelso de conciencia social y de compromiso revolucionario con su entorno y con la universidad.

*.-azocarramón1968@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2406 veces.



Ramón Eduardo Azocar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: